user preferences

Search author name words: Grupo Antorcha Libertaria

La deuda eterna: banqueros ladrones y la vivienda en Colombia

category venezuela / colombia | community struggles | opinión / análisis author Monday May 25, 2009 05:27author by Grupo Antorcha Libertaria - Grupo Antorcha Libertariaauthor email antorchalibertaria at nodo50 dot org Report this post to the editors

“LA ECONOMIA DE LA POBREZA Y LA CULTURA DE LA SUBSISTENCIA”

Sobre la problemática de la vivienda y los desalojos en Colombia. Documento del Grupo Antorcha Libertaria.
no_mas_desalojos_.jpg


La deuda eterna: banqueros ladrones y la vivienda en Colombia

“LA ECONOMIA DE LA POBREZA Y LA CULTURA DE LA SUBSISTENCIA”

EL INICIO DE LA TRAGEDIA

La violencia bipartidista en el campo desatada con fuerza hacia mediados del siglo XX y la concentración de tierras en manos de terratenientes fueron factores determinantes que se conjugaron para dar inicio a una masiva migración del campo hacia las ciudades.

Al llegar a las ciudades los campesinos pasaron a forman una numerosa población desempleada que no tenia acceso a la educación, un sistema de salud ni tampoco a una vivienda digna con sus concernientes servicios públicos básicos.

Aun así para el año1972 Lauchlin Currie economista canadiense y asesor del aquel entonces presidente Misael Pastrana Borrero, sustentaba que el fomentar la llegada de población rural a las ciudades contribuiría al desarrollo económico del país puesto que sé presentaría una mayor demanda de productos, y una importante mano de obra a utilizar para satisfacer tal demanda.

Currie elaboro el plan de desarrollo económico las “cuatro estrategias” en dicho plan se contemplaba la construcción de vivienda entorno al ahorro privado de la población, para facilitar la realización de este plan se crea él instituto colombiano de ahorro y vivienda (ICAV) y las famosas unidades de poder adquisitiva constante (UPAC); en realidad de dicho plan económico la menos beneficiada fue la población pobre puesto que muy pocos lograron acceder a la vivienda promovida por el estado quienes si fueron los grandes beneficiados fueron los empresarios de la construcción quienes por el crecimiento de este sector de la economía se convirtieron en banqueros como es el caso de Luis Carlos Sarmiento Angulo.

Las UPAC tenían la característica de permitir la capitalización de intereses es decir el cobro de interés sobre interés dicho sistema imposibilitaba el pago de los créditos ya que la mayor parte de los pagos de los deudores cubrían solo los intereses mas no el crédito como tal.

La organización y denuncia de los deudores de este sistema de crédito; permitió que en el año 1999 la corte constitucional declarada fuera toda ley el UPAC y ordenara a los bancos la reliquidación de los créditos, pero a la par a esta sanción de la corte un nuevo sistema de cobro entraba en vigencia mediante la ley 546 del 99 las unidades de valor real (UVR) que terminaron siendo el mismo UPAC pero con nombre diferente, las sanciones de la corte desde luego no fueron acatadas por los bancos con lo cual se demostró que el sistema financiero tiene el poder suficiente para coordinar a conveniencia las leyes dictadas desde el parlamento siempre en detrimento de los trabajadores.

El UPAC y la actual UVR han dejado sin vivienda a mas de 375000 familias y unas 480000 están a punto de perderlas, y ante la continua complicidad de autoridades legislativas y policiales la tragedia a un continua en este estado privado de derechos. Que aunque se diga democrático no genera y no generara las condiciones para que exista una verdadera participación de la gente..

PRÉSTAMOS HIPOTECARIOS:
“COMIENZA LA PESADILLA”

La inmensa problemática colombiana, la guerra, el desplazamiento y la corrupción, han generado en nuestro país una serie de políticas financieras para” hacerle frente a la pobreza y desigualdad”. Se trata de préstamos bancarios relacionados con la compra de vivienda, compra de materiales para su construcción o remodelación, haciendo de esta posibilidad de un futuro mejor solo una eterna pesadilla.

Los bancos atraen a sus usuarios con beneficios, facilidades de pago y bajos intereses, siendo todo esto ganchos financieros para aprovecharse de la ingenuidad de unos y la mala situación de otros.

Estos prestamos se hacen a largo plazo con una tasa de interés que los bancos aseguran que será una tasa de interés fija y que pagara su deuda en los años acordados con el banco, que en la gran mayoría los deudores termina pagando su deuda casi en la mitad del tiempo, siendo el resto ganancia para los bancos, que en los últimos años han tenido unas utilidades increíblemente altas a costa del engaño y la usura.

El usuario comienza pagando su deuda normalmente, pero después de un tiempo los intereses empiezan a tener una elevada proporción respecto a su comenzó, generando que la deuda suba y por lo tanto el usuario comienza a tener problemas con su pago.

Esto lo vemos diariamente con nuestros vecinos, amigos o compañeros, quienes entregan su vida a una deuda bancaria.

Mas adelante y cumpliéndose la mayoría del tiempo acordado para pagar dicha deuda, el usuario se da cuenta que debe una cifra superior al valor prestado y a los supuestos intereses “fijos”, haciendo de estos impagables y convirtiendo la vida del usuario un infierno, puesto que al no poder pagar la deuda, sus bienes entran a ser hipotecados por el banco prestamista luego de haber pagado mucho mas de lo que había presupuestado con el banco. Todo esto es a causa del cobro de interés sobre interés, del cobro de interés sobre una tasa tan cambiante y dinámica, el cobro de la deuda no en pesos colombianos si no en Unidades de Valor Real (UVR) tan cambiantes como la misma tasa de interés.

CONSECUENCIAS

Son muchas las consecuencias de este robo legalizado y aquí veremos solo algunas;

1. Al ser rematado, el usuario además de perder el inmueble pierde algo más valioso que es su dignidad, el derecho de ofrecerles un techo a su familia y el derecho a vivir en paz, generando de esta forma rupturas en el núcleo familiar y hasta violencia intrafamiliar.
2. El sentimiento de perdida conlleva en su mayoría de casos a la depresión y al suicidio.
3. Aumenta la pobreza puesto que arruina personas, familias y destruye el futuro de un país
4. incrementa la brecha entre pobres y ricos ya que todos esos capitales son succionados por los banqueros y empresarios que acaban con la vida de los trabajadores y con ello pagan sus lujos, sus banquetes y sus privilegios.

Nuestra organización y solidaridad, la del pueblo, es la única arma contra toda la injusticia social y aunque se están dando procesos en el congreso en vísperas de mejorar la situación, el verdadero cambio se da en nuestra mentalidad, en nuestra conciencia, al comprender que tenemos una gran problemática y que debemos hacerle frente desde la base, desde nuestra auto-organización.

DESALOJO

Se procede a desocupar la casa o el inmueble, se produce lo que común mente se denomina desalojo, o dicho en palabras justicieras: la resignación a salir de su propia casa por entes legales, los cuales optan a valer la injusticia por incumplimiento de lo acordado. Este proceso se deriva de varios componentes entre los cuales se resaltan la angustia, la resistencia y el valor por parte de la gente que se atrinchera en su casa imponiendo su fuerza y desafiando al ya nombrado sistema financiero, con la diferencia esta vez de no solo proceder a defenderse con palabras, reformas o leyes si no con un acto mas radical de acción directa donde interviene cualquier tipo de ayuda y apoyo ya sea solidario entre vecinos de barrio u otras persona ajenas al problema interesadas en colaborar con la causa de una y muchas familias agobiadas, colmadas de perturbaciones causando sufrimientos y en muchos casos incluso incitándolas al suicidio.

Uno de los miles de casos que se han presentado por desalojo forzado, es comentado por Don José Modesto, un señor que habitaba en la localidad No 13, sector de Engativa en el occidente de Bogotá, en la cual tenia su propia vivienda después de haberla obtenido por medio del crédito hipotecario UPAC-UVR. Le financiaron su crédito por 65 millones de pesos con cuotas al comienzo poco variables y pagables, que con el pasar de los años aumentaban considerablemente ocasionando así cuotas elevadas casi al 80% de las acordadas inicialmente, dando por echo que se realizaban los procesos de pago solo hasta una instancia donde el usuario no podría continuar aportando a su deuda y obligándolo a suspender sus transacciones. Para ese entonces don José ya le había cancelado al banco 115 millones de pesos, debiendo aún la suma de 80 millones de pesos. En su ya apretado problema, el banco le exigía que realizase los pagos de las cuotas atrasadas, amenazándolo de entregar la casa que pagó casi por el triple del precio en la cual la adquirió. No hay que ser un experto economista para distinguir el terrible holocausto financiero, basta con sentido común para comprenderlo a la perfección.

Sin más tapujos Don José opto a defenderse, poniendo resistencia, declarando que no entregaría su vivienda a causa de esa usura tan indeseable que le generaron. Dando por echo a proceder al desalojo dirigido por la policía metropolitana y su escuadrón de tortura y brutalidad ESMAD (Escuadrón Móvil Antidisturbios), los cuales cumplen la función de proteger esta tan transparente seguridad democrática de la que tanto habla el presidente Uribe en estos últimos días, Obedeciendo a la voz del poder, mantenida gracias a la labor financiera. Don Modesto se atrincheró en su casa con palos, piedras y otros objetos con los cuales él y su familia pudieron defenderse de no uno, dos ni tres intentos de desalojo, fueron mas de cinco las arremetidas contra esta familia que lucho hasta el último momento pero que por desgracia fracaso por la falta de solidaridad y se vio obligada a entregar el inmueble. Desconcertada, infeliz, triste y sin casa fueron las consecuencias causadas por una de tantas injusticias sociales.

375.000 familias fueron despojadas injusta, ilegal y arbitrariamente por parte del Sector financiero, mediante acosos, daciones en pago, remates y desalojos, en los últimos ocho (8) años

DESINTEGRACION FAMILIAR Y REPERCISIONES SOCIALES

El embargo de la vivienda por parte del banco no representa tan solo una perdida material para la familia, también significa la perdida de un espacio en el cual se llevaba a cabo una interacción social que permitía generar una unidad familiar; la perdida de la vivienda trae consigo en la mayor parte de los casos, puesto que también depende del tipo de estructura familiar, una perdida de cohesión entre los miembros de la familia que al no tener ya un lugar de residencia fijo, optan por dividirse de tal forma que sea mucho mas fácil el sostenimiento económico.

Al ser las familias núcleos de base para una sociedad, su desequilibrio necesariamente conduce a una ruptura en las relaciones sociales armoniosas, los hechos que demuestran tal argumento es por ejemplo la violencia irracional que despliegan algunos individuos o colectivos de personas frente a otras, la perdida progresiva de valores como la solidaridad, la tolerancia el apoyo mutuo, el respeto, en fin todos aquellos valores que permiten generar un estado de armonía social.

La absurda lucha egoísta entre el mismo pueblo imposibilita que se pueda presentar una organización de resistencia popular que demande a los gobernantes el cumplimiento de nuestros derechos como esa el caso de una vivienda digna. Por otra parte los gobernantes saben hacer uso hábilmente de esta falta de unidad de los gobernados para actuar solo en favor de beneficios particulares en detrimento de los intereses de los trabajadores.

Y si no se presenta una unidad social las cosas han de seguir así, pero tal unidad no debe de girar entorno a falsos intereses promovidos desde las esferas de poder político, tal unidad se debe de gestar desde la propia auto-organización de la gente, una organización donde cada persona tenga un verdadero poder de decisión que le niega hasta ahora esta democracia, una organización en la que nos veamos como una gran familia y no como enemigos esa unidad promovida desde abajo como la historia lo demuestra es la única forma de lograr reivindicaciones justas y equitativas para el pueblo.

EL ESTADO HA MUERTO

Los gobiernos gobiernan, pero no mandan. Mandar, manda el mercado, que pone y quita gobiernos, compra jueces y mantiene su propia policía y ejercito. La guerra ha dejado de ser una cuestión de Estado. Ahora son las empresas privadas quienes asesoran, arman y dirigen los ejércitos. El Estado ha muerto, manda el m Mercado en todo. No solamente en los servicios públicos: sanidad, educación, pensiones……sino en las funciones mínimas y esenciales de un Estado: en la policía, en los jueces, en el ejercito….el Mercado dicta leyes y las aplica con rigor.


Documento de la Confederación Nacional del Trabajo - Asociación Internacional de Trabajo
OKUPACION

La ocupación de viviendas abandonadas ha existido siempre, y en España conoció un gran auge durante los años 1960 y 70, como forma de dar salida a la gran demanda generada por la afluencia de población del campo a las ciudades. También, diversas concepciones políticas, como el anarquismo, insisten e influyen en la toma de tierras, medios de producción y viviendas para la construcción de su ideal revolucionario. La okupación surge a mediados de los 80 a imagen y semejanza de los squatters ingleses. La diferencia entre ocupar y okupar reside en el carácter político de esta última acción, en la que la toma de un edificio abandonado no es sólo un fin sino también un medio para denunciar las dificultades de acceso a una vivienda.

La palabra okupa y sus derivados han sido popularizados por la prensa de modo que ha llegado a ser reconocida académicamente y es de uso corriente, tanto en la lengua coloquial como en los medios de comunicación. Sin embargo, en su acepción popularizada por la prensa ha venido utilizándose para designar a cualquiera que se instale en una vivienda abandonada, tenga esta acción carácter político o no. El término okupa puede designar también el lugar okupado. La Real Academia Española incorporará la palabra "okupa" en la próxima edición de su diccionario.

En cuanto a la expresión "movimiento okupa", es también una creación periodística que ha tenido una acogida desigual, aunque más bien mala, entre las personas a las que se refiere. Muchas afirman tajantemente que no existe tal movimiento, sino una multiplicidad de procesos de okupación no necesariamente relacionados. En consonancia con esta idea, se ha sólido preferir el plural movimiento de okupaciones, y aún más movimiento de los centros sociales, considerando que es el centro social lo que da sustantividad política al movimiento. La palabra okupa referida a personas se ha venido rechazando estos últimos años por considerar que da un aire de tribu urbana a quienes utilizan casas abandonadas para vivir y enmascara la motivación real de las okupaciones: la búsqueda de una vivienda o un espacio de socialización y la denuncia de la especulación urbanística.

La okupación como búsqueda de una vivienda

Existen diversos motivos por los que se suele realizar una okupación. En algunos casos se trata de familias, grupos de personas o individuos que buscan un lugar donde poder vivir y no pueden o no quieren pagar un alquiler ni una hipoteca. Se trata de un movimiento social que reivindica el derecho a una vivienda digna, y que además en muchos casos se opone frontalmente al sistema político, económico y moral dominante

La okupación como método de autogestión

Existen numerosos casos de okupaciones promovidas por gente que busca crear alternativas culturales y asociativas en los barrios en los que viven, a través de los llamados centros sociales okupados. Su finalidad es crear espacios autogestionados desde donde poder crear actividades libres de presiones económicas y políticas. Se organizan asambleariamente en teoría para evitar la creación de líderes y suelen estar vinculados ideológicamente a alguna tendencia de izquierda revolucionaria o al anarcosocialismo.

no_mas.jpg

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]