user preferences

New Events

Argentina/Uruguay/Paraguay

no event posted in the last week

Discurso Final

category argentina/uruguay/paraguay | miscellaneous | opinión / análisis author Monday May 12, 2014 21:33author by federación Anarquista uruguaya - fAu Report this post to the editors

acto anarquista 1° de mayo 2014

El mundo capitalista debe ser destruido para que haya paz y justicia, decía Bakunin, que en este momento se cumplen 200 años de su nacimiento. Ese gran luchador que tanto legó al socialismo, a la esperanza de emancipación de los pueblos. Ese militante jugado que estuvo en cuanta barricada estuvo a su alcance y que en los ratos de ocio dejó páginas que arrojan aún luz teórico-política para toda lucha anticapitalista y en pos de un mundo nuevo.

Por un 1° de mayo Clasista – Acto Anarquista
Discurso sobre Ley de Baja de la edad de imputabilidad
p1030226_2.jpg


Discurso Final

Salud compañeros y compañeras

Oportunidades como esta son aprovechables para la realización de algunas reflexiones, tanto generales como coyunturales.

Muchos acontecimientos indican, no hay duda, de que estamos en un periodo histórico que tiene sus problemas específicos, está presente siempre dentro de las modificaciones operadas, un núcleo constitutivo que no ha cambiado y que permite al sistema de dominación realizar cambios dentro de una estructura de dominación brutal y por momentos con asesina ferocidad destinada a los de abajo.

Estamos viviendo en eso que han llamado una nueva etapa. Una nueva configuración del sistema capitalista. Sistema que en general fue profundizando algunos de sus rasgos fundamentales a medida que los elementos técnicos científicos se desarrollaron y que logró, construyó, produjo, técnicas y dispositivos que tendieron de manera implacable e intencional a aumentar la riqueza y poder de una minoría, cada vez más chica, y una opresión, explotación y miseria general de los de abajo que no tiene parangón histórico.

Tenemos, en tal contexto, una política y estrategia imperial que guarda relación con el momento histórico, con los diferentes cambios ocurridos.

Hay nuevos crímenes y atropellos imperiales, no tan distintos a los anteriores, pero que se elaboran atendiendo esta coyuntura mundial específica.

Son estrategias geopolíticas, problemáticas de poder mundial e incluso, en ciertos campos, enfrentamientos de orden interimperialista. Es decir de lucha por la incidencia de determinados países en zonas que poseen importancia ya económica-política o simplemente política.

Después de la implosión de la URSS, del llamado socialismo real, se instaló un bloque de poder mundial con el gendarme norteamericano a la cabeza. Allí estaba Europa y Japón.

Era de hecho un dominio unipolar. Hoy, ante el avance de otros países y bloques de países: China, Rusia, BRIC, se ha ido conformando una situación de bipolaridad a nivel mundial.

Están ahí los acuerdos progresivos de China y Rusia. Dos potencias económicas, políticas y militares. Para Estados Unidos esto significó que ese mundo prácticamente unipolar que regenteaba tiene su competencia y que sus planes de arrasar en su exclusivo beneficio encuentran ya un panorama complejo para hacerlos efectivo.

En relación a China y Rusia tenemos que han firmado 30 acuerdos. Cooperación para una planta de energía nuclear en China, suministro de gas ruso durante los próximos 30 años, suministro de crudo a China y para Rusia un crédito millonario del banco estatal de la nación asiática. China tiene un PIB que es el segundo a nivel mundial después de Estados Unidos.

Beijing y Moscú cooperan estrechamente dentro del grupo de Shanghai y el BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) que les permiten contar con mercados donde pueden colocar sus productos e influir en las decisiones comerciales en las diferentes zonas. Influencias que conllevan elementos políticos, ideológicos y estratégicos. Al mismo tiempo que estos dos polos tienen enfrentamientos, realizan entre ellos determinadas relaciones .Con el telón de fondo mencionado el imperio norteamericano y sus tradicionales aliados y por otra lado el bloque liderado por China y Rusia tienen sus intercambios y negocios regulares. En este puzle se desenvuelve el drama imperial.

Poco tiempo atrás hemos tenido sangrientas jugadas imperialistas por parte de los yanquis en esa estrategia de mantener el dominio mundial y disponer de lo que necesita para sus siniestros propósitos: Afganistán, Irak, Libia y Siria. Esta última aún sin definición.

EE.UU. ha estado al mismo tiempo apoyando esa larga y asesina política del Estado judío contra el pueblo Palestino.

Por supuesto en nuestra América Latina, la que el imperio yanqui estima como su patio trasero, tenemos la solapada intervención en Honduras, el golpe jurídico en Paraguay y otros intentos de desestabilización, de debilitar o desangrar países y pueblos para así saquear a su antojo.

A nivel mundial, en sus ratos de ocio han matado miles de civiles en diferentes puntos del mundo con sus famosos drones. También en diferentes lugares del mundo han instalado cárceles de tortura y muerte donde han ido a parar no se sabe cuanta gente. Ahí se encuentra el Guantánamo que tramita el Mujica de los pobres viejitos torturadores y asesinos.

El imperio han decretado su derecho a matar a cualquiera que supongan peligroso para sus intereses, que es la de esos pocos que detentar el poder, dando así un giro a la biopolítica: disponer de la vida, de los cuerpos humanos, a su antojo y arbitrio.

La estrategia del imperialismo que tiene a norteamericanos a la cabeza contiene una variedad de métodos. Su diseño de vasallaje es variado y ajustado a situaciones especiales. Invasiones, armado y asesoramiento de grupos opositores, intervención a través de mercenarios y grupos de extrema derecha, medidas de desabastecimiento en coordinación con sus multinacionales o grupos económicos lacayos. Los monstruos planifican las distintas destrucciones, la anulación o debilitamiento de lo que les estorba. Buscan eficacia, pero dos por tres tienen su Vietnam o se topan con luchas y resistencias de países y pueblos que no estaban en sus planes.

En esta cadena, que sería larga de enumerar, y que no es posible aquí, nos trasladamos a lo que hoy tenemos como más notorio en la escena.

Para mantener ese “orden” que habían construido y del que se consideraban dueños hoy despliegan esa fuerza político-militar compuesta por EE.UU./UE/OTAN para que el ordenamiento internacional responda a los intereses de EE.UU. y sus aliados, que son finalmente un puñado asqueroso de privilegiados. Ese poquito por ciento que nos dicen las estadísticas que son quienes detentan el poder y la riqueza del mundo.

Para llevar a cabo este ya arriesgado sueño imperial de seguir siendo los uno, Washington y Bruselas tienen que controlar/derrotar varios lugares emblemáticos. Lugares como Ucrania.

Se estima por parte de analistas que esta peligrosa jugada es producto de la pérdida de influencia y de poder global de EE.UU., cuyo declive actual viene acompañado de crisis económica y energética. Esta encrucijada hace que sus apetitos, en su huida hacia adelante, vayan por el control de territorios y de los recursos que quedan. Para de esta forma recuperar poderío.

Se ve sangre por delante. Un poder hegemónico erigido a base de violencia destrucción, está claro que no va dar el paso al lado de manera pacífica para que otros llenen el vacío. Otros que también tienen sus sueños imperiales.

Tenemos entonces que el sistema capitalista y su imperialismo tradicional están tocados por una crisis que les resulta preocupante y buscando su mezquina salida se precipita a jugar sus cartas, dejando a su paso profundas y graves crisis económicas, sociales, ecológicas, políticas, culturales, éticas y humanitarias. Por supuesto nada de esto les quita el sueño a estas bestias.

Demás está decir que aquí no hay nada implícito de que estamos ante los buenos de Rusia, China ni del anterior gobierno de Ucrania derrocada por fascistas apuntalados por Norteamérica y sus aliados. Ni tampoco juicio de valor acerca del trasfondo, estratégico, en el que se inscribe la respuesta del plebiscito en Crimea. Simplemente que no es tema que podamos analizar en este momento por la brevedad que este acto impone.

Si resaltaríamos que en Ucrania quedan a la vista una de las variedades de esas técnicas que el imperialismo yanqui y sus aliados están aplicando.

Y por si fuera poco, EE.UU.mete y mete política de aumento nuclear, ejecuta destrucción ecológica en proporciones gigantescas y realza la importancia de la creación de una imagen de muerte.

Stratcom, (El Comando estratégico de los Estados Unidos) recomienda: “Que Estados Unidos puede volverse irracional y vengativo si sus intereses vitales son atacados debe ser parte esencial de la imagen nacional que proyectamos a todos los adversarios.”

En diciembre, la Oficina de Presupuesto del Congreso informó que el arsenal nuclear estadunidense costará 355 mil millones de dólares en el curso de la década siguiente. En enero, el Centro James Martin de Estudios sobre la No Proliferación estimó que Washington gastaría un billón de dólares en arsenal atómico en los próximos 30 años. Un discurso de hace dos años del presidente Obama en la ciudad petrolera de Cushing, Oklahoma, es, en los hechos, una elocuente sentencia de muerte para la especie.

Dice:
Ahora, en mi gobierno, Estados Unidos produce más petróleo que en cualquier momento de los ocho años pasados. Es importante que se sepa. En los tres años anteriores, he dirigido mi gobierno al objetivo de abrir millones de hectáreas a la exploración en busca de gas y petróleo en 23 estados. Estamos abriendo más de 75 por ciento de nuestros recursos petroleros potenciales en las costas. Hemos cuadruplicado el número de pozos, hasta un número sin precedente. Hemos agregado suficientes oleoductos y gasoductos nuevos para dar la vuelta a la Tierra y poco más.

Está claro son los que más contribuyen al desastre ecológico pero no son los únicos. Es en este contexto geopolítico mundial que debemos considerar nuestra situación latinoamericana. Y hoy en especial, por ser algo relevante en nuestro escenario, lo que ocurre en Venezuela. Sería ingenuo o de sesgo dudoso que todo este marco global que opera con proyectos altamente agresivos lo dejáramos de costado, lo minimizáramos o simplemente lo diéramos como no existente.

Es en ese marco justamente que se impone la consideración del tema, lo que no implica que no tratemos como corresponde los aspectos específicos, esos que tienen que ver con el proceso interno del que se derivan tantas consecuencias.

Información sesgada, desinformación, escribas que tratan de blanquear o confundir episodios y participaciones, eso ha estado al orden del día de manera potente.

Por ello es una primera cosa que trataremos, no quiere decir que sea la más importante, Pero ha sido tremenda la guerra mediática desatada a favor de los que llevan adelante la estrategia imperial. Nos bombardean con una “información” sesgada o falsa en algunas oportunidades, que tiene siempre la misma cínica orientación. Es parte de la estrategia en curso y cumple un efecto relevante. Si sabemos, es algo recurrente, nos vamos enterando en el mundo de lo que ocurre, por aquí y por allá de esta forma. En este caso en Venezuela, por lo que dicen fundamentalmente esos medios. Medios que ya no debiéramos llamar más así, pues hoy son verdaderas instituciones ideológico-políticas que utilizan el sonsonete de “libertad de expresión” para ocultar sus verdaderos y miserables propósitos. En esa sostenida campaña, todos dicen más o menos lo mismo, y van groseramente a favor de la política desestabilizadora en curso. Todo en blanco o negro y de vez en cuando un tenue gris para cubrir las formas. Veamos, para que esto no quede como afirmación en el aire.

Tomemos como ejemplo a las tres principales asociaciones de diarios del continente. Ellos lanzaron la campaña:“Todos somos Venezuela, sin libertad de prensa no hay democracia”. A esta iniciativa se sumaron unos 80 medios de la región, cada periódico publica diariamente, bajo ese lema, una página con información elaborada por medios opositores venezolanos.

La operación fue instrumentada por Gerardo Araújo, gerente del diario El Universal de Cartagena, e impulsada por la Asociación de Editores de Diarios y Medios Informativos (Andiarios), que agrupa a 53 periódicos colombianos, el Grupo Diarios de América (GDA), compuesto por 11 medios del continente y el grupo Periódicos Asociados Latinoamericanos (PAL), que nuclea a 18 grupos editoriales de 11 países. Vienen participando activamente grandes diarios como La Nación de Argentina, O Globo de Brasil, El Tiempo y El Espectador de Colombia, La Prensa de Nicaragua, El Heraldo de Honduras y La Prensa de Panamá, entre otros. Por aquí hemos visto algo parecido en la mayoría de los diarios y TV, además de la inefable CNN.

En una entrevista con la revista colombiana Semana, se le preguntó a Nora Sanín, directora de Andiarios, ferviente impulsora de la campaña, si no teme que se los acuse de hacer política en nombre del periodismo. Su respuesta fue dada con total desparpajo: “En un sentido amplio de la palabra, nosotros estamos haciendo política. Y está bien que la hagamos, pues nuestra causa es defender un derecho universal: la libertad de expresión”. Andiarios, además, contempla enviar desde Colombia una donación de 52 toneladas de papel para las empresas venezolanas afines.

Los pretextos que esgrimen estas grandes corporaciones de la prensa regional se derrumban ante el real panorama mediático en Venezuela, donde, a pesar del surgimiento de nuevos medios públicos y la proliferación de medios comunitarios, más del 86% del espectro radioeléctrico continúa administrado por empresas privadas, cuya enorme mayoría se opone abiertamente al gobierno. Además, desde que irrumpió el proceso que tuvo como referente inicial a Hugo Chávez a fines de 1998, los medios privados casi se triplicaron: las emisoras radiales pasaron de 331 a 499, las publicaciones impresas de poco más de 100 a 334 y los canales de televisión de 36 a 67.

Estos medios y su reproducción a nivel mundial son sin duda un poder que logra efectos fuertes. Por supuesto, siempre en favor de una línea en las que está la más tradicional y rancia burguesía, trasnacionales y aquellos que apoyan los proyectos y tratados que el imperio yanqui quiere imponer en el área o en ese país en concreto.

Sonque esas estrategias de las derechas y ultraderechas articuladas a los intereses imperiales en general y en lo inmediato y concreto a través de algunas de sus partes: trasnacionales, capital financiero, organismos y ONG financiadoras para la tarea a emprender, que tenemos tácticas distintas que se han designado con nombres como: golpes jurídicos, económicos, blandos, de desgaste, de cuarta generación, de intervención directa y otros. Algunas de estas prácticas se combinan en determinadas proporciones.

Con estas fuerzas combate el espectro unido en torno al imperio a las prácticas antagónicas al sistema o solamente a aquellas prácticas que dificultan que ellos dispongan a su antojo de las riquezas de otros lugares. Así ha estado operando EE.UU. y sus aliados con algunos de estos golpes, de estas nuevas técnicas de guerra. En más de un caso efectúan la combinación correspondiente de dichas técnicas, buscando que sean las más funcionales para su objetivo. Vale decir, la más destructiva.

En el caso concreto venezolano apostaron primero al golpe y no les funcionó, luego con campañas de difamación orquestada por los medios y encuadradas en instancias electorales apuntando a que la derecha ganara las elecciones. Lograron avances pero no les funcionó.

Ahora el sector más reaccionario, la ultra derecha de la oposición apostó a desestabilizar a través de la violencia callejera, teniendo como elemento de enfrentamiento las llamadas guarimbas. La derecha de Capriles hace el doble juego: sigue jugando la carta electoral al tiempo que apoya de una u otra manera esta política de desestabilización. Evocan el mecanismo electoral y su democracia burguesa hasta donde les resulta beneficioso pero apenas tienen un problema, que en general no es antagónico, sino geopolítico o de tranca de uno de sus proyectos macabros, aunque sea en su etapa inicial, zacate, afuera con estos y que vengan los demócratas que nos convienen.

Y aquí aparecen muchos análisis y discursos que llaman a la confusión y que se corresponden con concepciones que poco tienen que ver con intenciones revolucionarias. Recortan y seleccionan información y hechos para armar discursos que parezcan análisis cuando lo que en realidad hacen es dar cobertura “intelectual” a una política. Dejemos por el momento las concepciones liberal socialdemócratas, que las hay en distintas tiendas políticas, que dando y dando sus vueltas terminan en posturas afines con los partidos del sistema y contra todo aquello que tenga tufo de violencia revolucionaria, de pueblo que quiere cambios de fondo. Estos liberales socialdemócratas hagan la retórica que hagan la verdad es que están del otro lado. En el fondo les gusta más el capitalismo. Se han acomodado en él. Ya están a gusto. El discurso es entretenimiento ocioso.

Pero también cuidado con atacar el concepto y la práctica insurreccional o de pueblo en la calle con el argumento de que estamos ante un gobierno legítimo. Siempre los levantamientos de pueblos, los caracazos, y tantos otros de los últimos tiempos en nuestra América latina, para referirnos a solo este tiempo y espacio, han logrado conquistas o sacados verdugos, opresores y entreguistas ganando las calles y en contra de gobiernos elegidos dentro de la democracia burguesa. Pueblos en la calle y acción directa, insurrecciones de corto plazo si se quiere, siguen siendo una fundamental garantía en la esperanza de cambios, mejoras y estrategias de ruptura. Pero claro está que si la derecha gana la calle para tratar de quitar conquistas logradas por el pueblo, es momento de salir a rescatar lo que es nuestro y a combatirlos con uñas y dientes. Si la derecha habla de revolución no vamos a abandonar ese concepto, si la derecha sale a la calle no vamos a abandonar la calle. Si acaso hay que sacarlos de la calle. Pero no porque están levantados contra un gobierno legítimo dentro el marco burgués sino por otra cosa que es más de fondo.

Pero tampoco podemos caer en un análisis simplista, de blanco y negro, de un lado los revolucionarios y un gobierno que procesa el socialismo del siglo XXI y del otro lado los fascistas. Esto no se corresponde con el proceso real, no tiene rigor alguno. Con esquemones, dogmatismos, algo de demagogia y un poco de pensamiento mágico, no podremos llegar a ninguna explicación que nos sirva, que nos permita entender lo que pasa y las condiciones que hacen posible determinadas prácticas de esa infame derecha.

Por otra parte, es bien sabido, que ha habido movilizaciones de campesinos y obreros resistiendo la política gubernamental. Auténticas reivindicaciones populares. Incluso represión y hasta cárcel para actividades vinculadas al ámbito sindical.

Además toda esa retórica de construcción de socialismo del siglo XXI carece de fundamento serio, se sitúa más que nada en el campo de la imaginación o deseos de algunos. No hay en los hechos un proceso de ese carácter. Hay aquí una estructura capitalista, que en tanto tal, no ha sido tocada y que por su interior circula el poder dominante de fracciones de clase y multinacionales burguesas de punta a punta. Tenemos sí un proceso que tiene como elemento identificatorio y que se da cierta envoltura ideológica con denominaciones como: chavismo, bolivarismo, socialismo del siglo XXI, poder popular.

Es cierto, de los levantamientos populares que voltearon gobiernos y reclamaron fuerte, que dieron como efecto social la llegada de los llamados “gobiernos progresistas” este venezolano resultó en muchos aspectos atípico. Venezuela tuvo eventos trascendentes de pueblos en la calle como el caracazo y posteriormente su masiva presencia en la calle para parar el golpe de estado contra Hugo Chavez. Nace, entonces, este proceso con presencia fuerte de los de abajo y con la imbricación de una figura carismática como jefe-caudillo: Hugo Chavez.

El respaldo fuerte lo encontrará este nuevo gobierno, fundamentalmente, en los más pobres. Ello permitía potencia social para sostenerse y votos en los periodos de elecciones. En tal contexto, donde hay otros factores que hoy por tiempo no podemos enumerar, aparece la propuesta y proyecto de Poder Popular. Un proyecto que en todo momento estuvo pensado que debía ser controlado y orientado desde el Estado. Igualmente este fenómeno abre un campo social que otros gobiernos históricos de tipo populista no lo habían hecho. En principio pensamos que esto ni es cesarismo nipopulismo en los términos que se ha manejado estos conceptos. Tiene algo de ambos pero es al mismo tiempo otra cosa. Algo que no podemos encajar a forcé en conceptos que tienen vinculación con tiempos y articulaciones diferentes. Si queremos llamarle de alguna manera para que tenga su rótulo general, podríamos provisoriamente decirle neopopulista. Ese Poder Popular, como toda cosa creada y que tiene vida social juega después en el campo de las relaciones sociales y tiene sus efectos políticos e ideológicos. Genera diversas reacciones que van desde oposiciones abiertas a respaldos tibios. Si bien es una creación de este proceso llamado bolivariano no ha tenido desde el Estado un empuje general con miras a fortalecerlo, aún como órgano vinculado al él. Esta actitud contó con gran parte de la mayoría del gobierno. Un Poder Popular con mucha extensión en el tejido social pero con una gran debilidad de acción. Veamos su extensión. Poco tiempo atrás se realizó un congreso de los centros comunales y de las comunas. Se dio la cifra de 31 mil centros comunales y 1.100 comunas. Las Comunas son integradas por varios centros comunales. Los centros y comunas se encargan de algunos servicios básicos en sus barrios. Por otra parte hay 60 mil cooperativas, muchas vinculadas a tareas agrarias. Hay estudios realizados en el terreno, que nos hablan acerca de la marcha de esta actividad popular. Hay coincidencia de que hay limitado entusiasmo, bastante desmotivación, mucha tranca por parte de la burocracia. Los medios económicos no llegan y su capacidad de decisión es más que limitada. Abreviando, tiene las dificultades insalvables de un poder popular que viene desde arriba. Desde el Estado lo que interesa es controlar esto y que no tenga un desarrollo independiente. La burocracia no va a promover independencia de este expresión popular, por el contrario la tiene en la mínima expresión y es posible que la disminuya cada vez más. Cosa que ya está ocurriendo en gran cantidad con las cooperativas.

No creemos posible ningún Poder Popular hecho desde arriba, en este caso desde un Estado capitalista. Otra cosa es que se produjo un espacio popular que puede ser tácticamente lugar para una acción social que pelee allí otro proyecto. Un proyecto que posea la imprescindible independencia social, esa que debe ser consustancial para que pueda procesarse, no solo de nombre, un auténtico Poder Popular. El Poder popular es de abajo a arriba o no es. Por esa razón es antiestatista.

Lo sabemos, estas cosas no vienen sola ni como por arte de magia, no basta la crítica, el pensamiento deseoso, hay que estar allí peleando esa posibilidad. No nos gustan mucho las críticas fáciles y cómodas. Hay que estar donde las papas queman y ver qué es lo posible.

Junto con la arremetida de la ultraderecha, sus aliados y asesores hay en estos momentos algunas autocríticas que surgen del seno mismo bolivariano. Se refieren a burocratismo desenfrenado, a los boliricos que crecen de filas propias, a las equivocadas relaciones con figuras de la burguesía más rancia, Cisneros entre otros, a la corrupción que ha ganado un importante terreno en el interior del gobierno. Otros mencionan la incapacidad de gestión y de falta de planes económicos urgentes, el poco apoyo a las actividades populares fuera de los discursos, el que hay cierto descontento y algo de descreimiento en aquella base popular que esperaba mucho más y que recuerdan vivamente aquel inicio que tanto los entusiasmó.

Hay referencia a un momento en que no hubieron cambios estructurales pero que si se concretaron muchas reformas de cierta importancia. Las Misiones, el ataque al analfatesismo hasta reducirlo a cero, la anulación de la pobreza extrema, la baja sustancial de la pobreza, el aumento de la ocupación, los Mercal iniciales que favorecían al salario del trabajador, la apertura de nuevas universidades para dar cabida a población de bajos recursos, la entrega de tierra para ser trabajada a miles de personas, la extensión y atención de la salud para poblaciones que no tenían acceso a ella. En fin, estas y otras reformas.

Muchos de los factores enunciados anteriormente, los referidos a ciertas autocríticas de filas del bolivarismo, no exentas de polémicas ellas, marcan orientaciones gubernamentales que trajeron últimamente consecuencias negativas para la población y agregan que eso generó desconcierto y descontento en sectores que no lo esperaban y que hasta ese momento sus condiciones de vida habían mejorado.

Muchos de esos análisis y otros que ahí no aparecen ya resultaban notorios vistos desde fuera.

La inflación llegó al 56% en 2013, el nivel de desabastecimiento al 30%, los cortes de luz se multiplican y también faltó agua. La especulación estuvo al orden del día. Ni que hablar que esto hizo bajar el poder adquisitivo del trabajador de manera importante. Varios gremios tenían planteadas movilizaciones contra la precarización y los despidos. Los estudiantes, que mediante la apertura de nuevas universidades en diferentes lugares, habían pasado durante este proceso, de 600 mil a 2 millones 6000 mil se sumaban a este descontento en buena parte. Lo que no contradice que hay universidades donde concurren los más pudientes que resultan verdaderos bastiones de la derecha.

Se da como factor relevante que la mala gestión económica y del tipo de cambio reforzó la especulación, el mercado negro y al acaparamiento por parte de la burguesía compradora. Algunos economistas como Manuel Sutherland o Víctor Álvarez hablan de la fuga de capitales más grande de América del Sur. Son varios “planes Marshal” que se fugan así hacia Miami. Agregando que la inflación y el desabastecimiento son producto de la ofensiva de las clases dominantes, pero también de una política económica ineficiente.

Había un caldo de cultivo y las fuerzas regresivas consideraron llegado el momento de lanzar un ataque a fondo. Piden la cabeza de Maduro como para empezar.

Queda claro, hasta en las propias consignas y declaraciones de ellos. López es un ultra derechista con antecedentes siniestros, vinculación con servicios de EE.UU. y de Uribe moviéndose con finanzas de esos organismos montados por el imperio a tales efectos. Capriles se nueve con él sin descuidar otra escenario posible por si esto falla. Fuerzas Colombianas, mercenarios y para militares participan. López y Machado son las figuras visibles. Por supuesto esta historia no ha terminado, ni siquiera si el gobierno de Maduro cede determinadas cuestiones en el diálogo en curso. Los EE.UU. tienen claros intereses geopolíticos en esta desestabilización; los lazos entre los “Halcones” de Washington y la fracción de la oposición encabezada por Leopoldo López, Machado y sus aliados de costado no son un hecho aislado y espontáneo Igualmente los que bien hacen los mandados desde Colombia: “uribismo”, paramilitares están a la orden y especialmente en el estado fronterizo de Táchira.

La gran burguesía, vaya novedad, juegan con diferentes cartas a un mismo tiempo, puede ser una salida extraconstitucional pero puede continuar con esta política que tan bien le ha ido. Fedecámaras y los principales patrones (como Mendoza) participaron de la conferencia de paz con Maduro. Quieren en sus corazones otro régimen político del que puedan sacar más, pero mientras sacan lo que pueden en este. Las trasnacionales hacen otro tanto.

En el marco de la lucha geopolítica marcada por EE.UU. quiere borrar la línea marcada en el periodo de Chavez y que ha continuado en general hasta el momento. Especialmente ese antimperialismo abstracto y fundamentalmente lo que tiene que ver con la formación de instituciones latinoamericanas a nivel estatal que limiten la dependencia y traten de lograr para estos países mejores condiciones para sus negociaciones y que toman, al mismo tiempo, relaciones con enemigos de EE.UU. Eso fecta los intereses de este y sus aliados, más en un momento algo crítico como el que están viviendo. Y si afecta intereses hay que pegar duro, esa es su política. No importa que no esté ante procesos antagónicos ni socialistas alcanza que obstaculice su proyecto.

Sí, los proyectos regionales impulsados por Venezuela fueron un obstáculo al grado que dejaron sin efecto, con poca eficacia a la vieja OEA que tan bien hacia los mandados al imperio en nuestra región.

Además Venezuela posee el 25% del petróleo del planeta y acaba de descubrir un nuevo yacimiento que contiene 185 millones de barriles de crudo. Molesta y tiene sus atractivos, esos que tanto enamoran al imperio. No es lo mismo tener buenos contratos petrolero que tener aquellos que establecen a su antojo sin limitación alguna.

El mundo capitalista debe ser destruido para que haya paz y justicia, decía Bakunin, que en este momento se cumplen 200 años de su nacimiento. Ese gran luchador que tanto legó al socialismo, a la esperanza de emancipación de los pueblos. Ese militante jugado que estuvo en cuanta barricada estuvo a su alcance y que en los ratos de ocio dejó páginas que arrojan aún luz teórico-política para toda lucha anticapitalista y en pos de un mundo nuevo. Nuestro respeto y recuerdo querido hermano ruso. Nos tomamos el atrevimiento de decirte que de estos lugares te saludan:
León Duarte, Elena Quinteros, Pocho Mechoso, Gerardo Gatti, Idilio de León, Telba Juarez, Justo Pilo, Pocho Causale, Roger Julien y tantos otros compañeros que lo dieron todo en esta lucha por un mundo justo, libre y solidario.


Contra el imperialismo siempre
Por la autodeterminación de los pueblos
Por el socialismo y la libertad
Arriba los que luchan

Por un 1° de mayo Clasista – Acto Anarquista
Discurso sobre Ley de Baja de la edad de imputabilidad

Related Link: http://federacionanarquistauruguaya.com.uy/
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
#Nobastan3Causales: seguimos luchando por aborto libre en Chile

Front page

[Colombia] Entre la crisis actual y las posibilidades latentes

Nota sobre o atual cenário da luta de classes no Brasil

Devrimci Anarşist Faaliyet: "The state’s project of eliminating revolutionary opposition hasn’t finished yet"

Μετά την καταστροφή τι;

Aufruf zur Demonstration am 2.9.2018 in Unterlüß "Rheinmetall entwaffnen – Krieg beginnt hier"

Mass protest in central and southern Iraq

Ecology in Democratic Confederalism

[Colombia] Perspectivas sobre la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia 2018

Call for Solidarity with our Russian Comrades!

8 reasons anarchists are voting Yes to Repeal the hated 8th

Comunicado de CGT sobre la Nakba, 70 años de dolores para el Pueblo Palestino

[ZAD] Les expulsions ont commencé, la zad appelle à se mobiliser

Assassinato Político, Terrorismo de Estado: Marielle Franco, Presente!

La Huelga General del 8 de Marzo, un hito histórico

A intervenção federal no Rio de Janeiro e o xadrez da classe dominante

Halklarla Savaşan Devletler Kaybedecek

Σχετικά με τον εμπρησμό

Ciao, Donato!

[Uruguay] Ante el homicidio de un militante sindical: Marcelo Silvera

[Argentina] Terrorista es el Estado: Comunicado ante el Informe Titulado "RAM"

[Catalunya] Continuisme o ruptura. Sobre les eleccions del 21D

Reconnaissance par Trump de Jérusalem comme capitale d'Israël : de l'huile sur le feu qui brûle la Palestine

Noi comunisti anarchici/libertari nella lotta di classe, nell'Europa del capitale

Luttons contre le harcèlement et toutes les violences patriarcales !

© 2005-2018 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]