user preferences

New Events

Grecia / Turquía / Chipre

no event posted in the last week
Recent articles by José Antonio Gutiérrez D.

image2.095 días (y contando) de la huelga de SINTRADIT-Buga en contra de Cr... 0 comments

imagePequeña minería… ¿artesanal o criminal? 0 comments

image“Porque nos cansamos de arrancar”, el proceso organizativo en Micoahum... 0 comments

Recent Articles about Grecia / Turquía / Chipre Antifascismo

-Παύλος Φύσσα&#... Sep 18 17 by Αναρχοσυνδικαλιστική Πρωτοβουλία Ροσινάντε

Να τσακίσουμ ... Sep 18 17 by Αναρχική Ομοσπονδία

Κάλεσμα στην &#... Aug 31 17 by Κοινωνικό Αντιφασιστικό Μέτωπο

Una lengua, una raza, una bandera, una religión: Erdoğan y su proyecto nacional-islamista

category grecia / turquía / chipre | antifascismo | opinión / análisis author Tuesday August 09, 2016 03:24author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

La escandalosa escala de la purga no se condice con la realidad de un golpe improvisado y con escaso apoyo, sino que responde a la existencia de un plan prefabricado para comenzar una reingeniería profunda del Estado turco, que refleje las nuevas hegemonías, que lo aleje del modelo secular en que se fundó la república en la década de 1920 y lo acerque al modelo del neo-sultanato defendida por el sector islamista político del bloque dominante.

cc9oxc8xeaiipd5.jpg


Una lengua, una raza, una bandera, una religión: Erdoğan y su proyecto nacional-islamista


Poco después de la tibia y mal preparada intentona golpista del 15 de Julio en el Estado turco[1], comenzó el contragolpe del presidente turco Erdoğan, quien suspendió la convención de derechos humanos europea -a la que estaba adscrito- y decretó el “estado de emergencia”. Erdoğan describió el golpe como un “regalo de Dios” y es fácil ver por qué. Con las facultades extraordinarias, busca cambiar la constitución y reclama, entre otras cosas, el re-establecimiento de la pena de muerte en el Estado turco. Más de 60.000 personas han sido sancionadas, 18.000 arrestados, decenas de miles de profesores han sido expulsados, sus licencias revocadas, el consejo de investigación científica turco (Tubitak) ha sido allanado y varios de sus miembros detenidos, miles de soldados, jueces y funcionarios del Estado se encuentran tras las rejas, junto a decenas de periodistas que han visto 24 medios de distintos tipos cerrados por el régimen. Hay denuncias de torturas y los espías del régimen están, día y noche, señalando a opositores del gobierno, tanto en territorio turco, como entre las comunidades turcas en otros países. El ensañamiento ha llegado incluso al más allá: los soldados muertos durante la intentona de golpe, están siendo arrojados en una fosa común, marcada con el nombre de “traidores”, atrás de una perrera, prohibiéndose el servicio religioso, para que, según palabras del alcalde de Estambul, no tengan paz siquiera en la tumba[2].

La escandalosa escala de la purga no se condice con la realidad de un golpe improvisado y con escaso apoyo (al punto que muchos soldados, apenas conscriptos, pensaban que había alerta terrorista y no eran conscientes que estaban participando en un golpe), sino que responde a la existencia de un plan prefabricado para comenzar una reingeniería profunda del Estado turco, que refleje las nuevas hegemonías, que lo aleje del modelo secular en que se fundó la república en la década de 1920 y lo acerque al modelo del neo-sultanato defendida por el sector islamista político del bloque dominante. Como se ha dicho, Erdoğan, por fin, ha tenido su “incendio del Reichstag”.

Erdoğan, maestro de la instrumentalización

Quienes estuvieron detrás del golpe parecieran ser, efectivamente, sectores medios ligados al clérigo Fetullah Gülen, el gran artífice del golpe según el gobierno turco (que exige a EEUU que lo extradite y cuyos partidarios están entre los sectores más perseguidos en esta purga), que habrían sido promocionados por el propio Erdoğan luego de las purgas en el ejército en el 2010, dirigidas en esa ocasión en contra de los sectores nacionalistas-seculares, bastiones del kemalismo republicano, hasta entonces hegemónicos en las filas castrenses. Después del 2013, en que Gülen rompe con Erdoğan, comienza una nueva pugna por el control de un ejército poderoso y miembro de la OTAN. Sin embargo, ni todos los implicados en el golpe parecieran haber sido Gülenistas, ni todos los Gülenistas estuvieron implicados en el golpe. De hecho, el movimiento kurdo ha denunciado que culpabilizar exclusivamente a los Gülenistas de la fracasada intentona golpista, es clave para que Erdoğan justifique una purga total de elementos cercanos a este personaje del aparato estatal, así como para polarizar la opinión pública, convirtiendo a Gülen en el chivo expiatorio, mientras avanza su proyecto autoritario[3].

Gülen, acusa, a su vez, a Erdoğan de haber preparado un auto-golpe[4]; en realidad, no pareciera ser tal el caso. Lo que sí está claro es que el golpe fue instrumentalizado por Erdoğan. Inmediatamente después del golpe, personeros del partido gobernante AKP dijeron que sabían, desde hace un tiempo, que habría una intentona de golpe; cuando algunos generales se enteran que habría arrestos de oficiales el día 16 de Julio, hecho que los podría haber llevado a actuar precipitadamente[5]. No pareciera descabellado pensar que el gobierno dejó andar el golpe hasta donde les fue útil, mientras tenían todo preparado para derrotarlo a nivel institucional y en la calle: el rol fundamental lo jugó la policía, y en segundo lugar estuvo la base social del partido gobernante, que salieron cuando los clérigos desde sus minaretes llamaban a los fieles (mayoritariamente sunitas sectarios) a salir a enfrentar al ejército. Los oficiales golpistas habrían caído redondos en el juego de Erdoğan y habrían terminado sirviéndole en bandeja la oportunidad de consolidar el poder que no pudo lograr en las pasadas elecciones, por vía de las facultades extraordinarias que le otorga el estado de emergencia. Con estas facultades, busca cambiar la constitución y moldearla acorde a su proyecto islamista sub-imperialista.

No es el primer ejercicio de Erdoğan en la instrumentalización de terceros para avanzar su agenda propia. Erdoğan también instrumentalizó al Estado Islámico (EI) en su lucha en contra de los kurdos y lo que queda del nacionalismo árabe, representado en la figura de Bashar al-Assad en Siria. Objetivo clave en su consolidación del Estado a lo interno, y de la expansión de su influencia regional. Está claro que el Estado turco no es quien creó al EI, pero la evidencia de la complicidad de las fuerzas del Estado turco con esta organización –principalmente de la policía, pero también del Ejército y de funcionarios de aduanas- es abrumadora[6]: los combatientes que engrosaron el EI se pasearon como Pedro por su casa por territorio turco, hubo asistencia directa e indirecta al EI, particularmente en el período del cerco sobre Rojava entre el 2014-2015, que incluyó apoyo con bombardeos a las posiciones kurdas en momentos que éstas repelían al EI. Durante el período electoral, la inteligencia turca permitió que el EI realizara atentados suicidas en contra de manifestaciones de la izquierda kurda y turca en Suruç, Diyarbakır y en Ankara[7]: todo esto fue utilizado para instalar el miedo en el electorado turco –que terminó votando al AKP mayoritariamente en segundas elecciones. Pero los atentados terminaron golpeando al corazón mismo de la sociedad turca, cuya máxima expresión fue el atentado al aeropuerto Atatürk en Estambul el 28 de Junio, que dejó más de 40 muertos. Si estos atentados recientes indican que la instrumentalización del EI se devolvió en contra del bloque gobernante, o forman parte de la “estrategia de la tensión” por parte del mismo gobierno turco, es algo que aún no puede determinarse a ciencia cierta. Lo que sí es cierto, es que terminaron por fortalecer el proceso autoritario favorecido por Erdoğan.

El otro aspecto clave de la jugada de Erdoğan, es su instrumentalización de la crisis de refugiados para chantajear a la UE con el acuerdo migratorio, el cual, aparte de significar millonadas para el Estado turco, daría a los ciudadanos turcos la posibilidad de ingresar sin visa a la UE. Esta instrumentalización es particularmente repugnante, en tanto que el Estado turco y la UE actúan como auténticos traficantes humanos. Pero este chantaje garantiza la complicidad de la UE y su tolerancia a este proceso de arquitectura autoritaria, a la relación cómplice del Estado con los fundamentalistas sirios y con las violaciones masivas y crímenes de guerra en territorio kurdo.

La política autoritaria de masas

Según un artículo escrito por Basheer Nafi, un académico que propone una fusión del nacionalismo y el islamismo y que es un entusiasta simpatizante del AKP[8], el fracaso del intento del golpe rectificaría el equilibro de fuerzas entre los revolucionarios y los contra-revolucionarios, dando una primacía supuestamente a los “revolucionarios” (que él equipara con los seguidores del AKP) sobre los “contrarrevolucionarios” (que él equipara a una nebulosa conspiración transnacional). Nada más alejado de la realidad. En efecto, el único movimiento revolucionario en territorio turco está representado por dos momentos que ni siquiera aparecen en el artículo de Nafi: las protestas multitudinarias del parque Gezi (2013) y el serhildan, o levantamiento kurdo (2014). Ambos momentos han sido aplastados por Erdoğan antes de que pudieran florecer, por lo cual, si resulta estúpido hablar de una “revolución” por parte del conservadurismo islamista, tampoco es preciso hablar de una contrarrevolución en marcha, pues los dos momentos mencionados no desarrollaron su potencial. A lo que asistimos es a un “golpe a lo Fujimori” que sume las formas de un contragolpe, capitaneado por Erdoğan, que busca una reingeniería de la arquitectura estatal turca, dando palo al mismo tiempo a los sectores nacionalistas-seculares, a los rivales islamistas y al movimiento popular.

Nafi disfraza las advertencias de Erdoğan a EEUU y la UE de que se ocupen de sus propios asuntos, como si fueran expresiones de un supuesto ícono del anti-imperialismo. Toda la propaganda del mundo no podrá convertir a Erdoğan en otra cosa que lo que realmente es: un oportunista pragmático. Los berrinches hacia “occidente” son lo mismo que sus amenazas y alaridos en contra de Israel después del incidente de la Flotilla de Gaza (Mayo 2010)[9] –son útiles para atizar el chovinismo de las muchedumbres, para mostrarse como un “duro” que frentea al que sea, pero al tiempo enterró la verborrea, se olvidó de las amenazas y terminó en la cama con Israel. Y el Estado israelí ni siquiera tuvo que recurrir a sanciones como los rusos tuvieron que hacer después del incidente del caza-bombardero (Noviembre 2015)[10], para tenerlo de vuelta con el rabo entre las piernas. Lo mismo pasará con las amenazas y diatribas hacia “occidente” las cuales son calculadas para ganar aplausos domésticos sin poner en riesgo su condición de país miembro de la OTAN del Estado turco: de hecho, ya han planteado que la re-estructuración militar en curso será cautelosamente acorde a la normativa de esta organización[11]. Es decir, a cada paso, tratan de ganarse la aprobación de sus patrones extranjeros. Pueden arriesgar la frágil negociación con la UE, pero jamás arriesgarán la sólida pertenencia a la OTAN.

Por lo pronto, agitando un chovinismo superfluo y la religiosidad manipulada, la calle –las mismas calles en las que Erdoğan prohibió la protesta popular después del 2013- se ha convertido en un espacio de movilización (domesticada, dirigida, instrumentalizada) permanente para los partidarios de Erdoğan, alentados y protegidos por el Estado, azuzados por clérigos obscurantistas que chillan desde sus minaretes centenarios, que recuerda a los peores momentos de la derecha europea en la década de 1930. Aparte de los linchamientos a soldados y la saturación chovinista, las turbas de Erdoğan atacaron a barrios kurdos, refugiados sirios, barrios tradicionalmente de izquierda y barrios de la minoría religiosa Alevi[12]. Erdoğan les ha facilitado la tarea declarando transporte público gratuito y mensajes de texto gratuito durante varias semanas, para que sus partidarios pudieran comunicarse y movilizarse libremente, representando el ejército de choque que da una dimensión de masas al golpe al estilo de Fujimori que Erdoğan desarrolla desde su palacio. Su rol es intimidar a la posible oposición y convertirse en la voz que demanda el linchamiento mediante medidas como la pena de muerte por razones políticas, para que aparezca como una decisión popular y no como lo que realmente es, una decisión del propio gobierno.

Califato/Neo-sultanato a la vista

El proyecto de Erdoğan ya adquiere contornos cada vez más claros, imposibles de pasar por alto aún para aquellos que no pueden ver más allá de la punta de su nariz. El mismo Nafi, en un artículo más reciente, en el que defiende la necesidad de una nueva constitución, expone de manera entusiasta el carácter profundamente reaccionario y sub-imperialista de este nuevo Estado: “Por sobre toda las cosas, la nueva Turquía debe redefinir su rol y su posición en la región y en el mundo. No hay una necesidad de romper de manera absoluta y completa con el Estado kemalista (…) Lo que es necesario hoy en día es volver a poner junto toda la herencia turca, a lo menos desde los últimos años del Imperio Otomano. Este legado debe ser remodelado y el trabajo de sentar las bases para una nueva república debe comenzar”[13]. Una nueva república, claro está, que mezcle lo peor de la política islamista y secular, erigiendo un nuevo sub-imperio regional.

La República turca se edificó sobre las ruinas del Imperio Otomano y sobre los cadáveres sangrientos del genocidio armenio, con la consigna autoritaria “una raza, una bandera, una lengua” –la cual excluía a la enorme diversidad dentro de las fronteras de ese Estado, que han debido enfrentar sangrientas políticas de asimilación y/o exterminio, de lo cual el pueblo kurdo es hoy un ejemplo vivo (aún). Pero también se construyó desde la negación del Califato, desde un secularismo autoritario y feroz, fruto de la obsesión de Mustafá Kemal Atatürk de consolidar un Estado-nación moderno. En la era del neoliberalismo globalizante, posterior a la emergencia de los “tigres de Anatolia” –que constituyen la base dura de respaldo al proyecto político del AKP-, Erdoğan busca ampliar la esfera de influencia del Estado turco en la región del Medio Oriente, con lo cual sueña con volver a edificar el Califato, pues el Islam –ante el retroceso del nacionalismo árabe y de los proyectos de izquierda secular- se convierte en el fundamento “legítimo” a esta expansión en el escenario regional. Por ello es que el proyecto islamista político rechaza el secularismo pero no el conjunto del Estado autoritario forjado por Atatürk y consolidado en décadas de hegemonía militar. Pareciera incluso querer imitar la figura paternalista de Atatürk (que significa, literalmente, “padre de los turcos”). En las plazas, la masa adicta al régimen ondea banderas de Erdoğan junto a las de Atatürk, como se apreció en la manifestación pro-régimen del 7 de Agosto, en que el himno se cantó junto a las plegarias religiosas. Por eso es que en la visión de “unidad nacional” que pretende forjar el AKP, tienen cabida tantos los kemalistas del CHP como los proto-fascistas del MHP –mientras se sigue criminalizando a la principal expresión de izquierda en el Estado turco, a los pro-kurdos del HDP. Incluso el ejército, después de sucesivas purgas, se muestra respaldando a Erdoğan en este proyecto, junto a los partidos del establecimiento. Erdoğan, lo que ha hecho, en medio de toda la retórica de la “nueva Turquía” y la “segunda independencia”, es agregar un cuarto pilar a la doctrina autoritaria en la cual se asienta tradicionalmente el Estado turco, para hacerlo apto para las ambiciones sub-imperialistas de su bloque dominante: “una raza, una bandera, una lengua y una religión”[14].

Qué implicancias tendrá esto en la región es algo difícil de pronosticar. Cómo reaccionarán las potencias de las cuales el Estado turco objetivamente depende, qué pasará con la OTAN, con Rusia, con EEUU y con la UE. La realidad, es que Erdoğan ha quedado al desnudo y tendrá que enfrentar un escenario geopolítico incierto y un pueblo que, pese a todo, sigue siendo el único límite objetivo que Erdoğan tiene hoy en el poder, y el cual, aunque hoy pueda estar intimidado y perseguido, tiene importantes reservas políticas y sociales para oponer una firme resistencia. Y la resistencia es creadora.

José Antonio Gutiérrez D.
7 de Agosto, 2016


[1] http://anarkismo.net/article/29450
[2] https://www.theguardian.com/world/2016/jul/28/turkey-bu...-coup
[3] http://kurdishquestion.com/article/3306-turkey-s-failed...genda
[4] http://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-36827608
[5] Ibid
[6] https://undercoverinfo.wordpress.com/2015/11/20/isis-su...ence/
[7] http://www.turkeyanalyst.org/publications/turkey-analys....html
[8] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=215052
[9] http://www.anarkismo.net/article/16758
[10] http://www.anarkismo.net/article/28776
[11] https://uk.news.yahoo.com/turkish-military-overhaul-lin....html
[12] http://sendika10.org/2016/07/attacks-and-provocations-u...fest/
[13] http://www.middleeasteye.net/columns/ashes-failed-coup-...-Atatürk-1903963305
[14] En la manifestación del 7 de Agosto, expresó esta fórmula en términos inequívocos: “Nos erigimos unidos como una nación, una bandera, una patria, un Estado, un espíritu”. https://www.theguardian.com/world/2016/aug/07/turkish-a...anbul

author by Augusto Zamora R.publication date Thu Aug 11, 2016 04:34Report this post to the editors

El rápido fracaso de la asonada militar en Turquía ha llevado a considerarla un golpe de estado fallido cuando ha ocurrido todo lo contrario. Transcurrido casi un mes desde la asonada, algo evidente puede concluirse. Contrariamente a lo que se ha creído, el golpe de estado no fracasó: ha sido un éxito absoluto y todos sus objetivos han ido siendo alcanzados a lo largo de estas semanas por el promotor del golpe, el presidente Recep Tayyip Erdogán, a quien sería preciso felicitarlo por su audaz y exitosa jugada. Para alguien modestamente enterado de la dinámica de un golpe de estado militar –de los de verdad-, sobre todo cuando el ejército golpista tiene una vasta experiencia –caso de Turquía-, nada encajaba en la asonada militar. De entrada, los golpistas no buscaron capturar al presidente, sino que éste voló, tranquilamente, del balneario donde estaba ¿descansando? hasta el aeropuerto de Estambul el cual, cosa curiosa, no había sido tomado por los golpistas. Éstos cañonearon el Parlamento, donde no había nadie, pero fueron incapaces de controlar la televisión estatal, a la que llegó –milagros de Alá- un mensaje por teléfono móvil de Erdogán, que fue retransmitido de inmediato (los militares se habían retirado). Un ejército que posee más de 3,700 tanques sacó unos cuantos a la calle que ‘la multitud’ dominó tan fácilmente que los soldados parecían instruidos no para luchar, sino para rendirse. Más que asonada, payasada.
Demasiadas preguntas quedaban sueltas: ¿no es sorprendente la rapidez con que ha venido sucediendo todo en Turquía, desde la asonada militar a la represión general, sin que ningún general se queje? ¿Todos los 700.000 militares educados en el kemalismo y el golpismo ahora obedientes como colegiales, mientras Erdogan realiza purgas de escándalo? ¿Está realmente sólo Erdogán en esta aventura o hay un poderoso padrino detrás, lo que explicaría tanta obediencia? ¿O son varios los padrinos?

Nada absolutamente que ver entre esta asonada y el golpe militar de septiembre de 1980, dirigido por el general Kenan Evren. Ese año, los golpistas detuvieron a unas 650.000 personas, fueron ejecutadas más de 7.000 y registraron a casi dos millones de personas como sospechosas de ser ‘criminales’. En el poder estuvo Evren hasta 1989. Excepción hecha del número de víctimas, el golpe de Erdogán (o contragolpe, si algún purista desea llamarlo así), guarda similitudes con el de Evren. Inmediatamente después de haber ‘fracasado’ la asonada militar, don Recep Tayyip inició una purga implacable contra todos sus enemigos políticos, reales o potenciales, en todas las instancias del Estado, desde el Ejército hasta el Ministerio de Educación, superando la cifra de represaliados las 70.000 personas, incluyendo 42.000 maestros y académicos universitarios (gremios asazmente peligrosos, como bien se sabe), más de 3.000 jueces y personal judicial (ingratos al poder) y hasta 1.400 trabajadores de banca (que no banqueros: a esos, como al teflón, nunca se les pega nada en ninguna parte del mundo).

Pensar que estas purgas no estaban preparadas sería pecar de extrema ingenuidad. Meses debía llevar el señor Erdogán elaborando minuciosamente los listados, para que no quedara nadie libre de culpa, ni siquiera los enemigos muertos. Es aquí donde la asonada encontraría explicación. Fue animada desde el poder para servir de pretexto para encubrir el verdadero golpe de estado, civil, dirigido a tumbar todo atisbo de oposición al proyecto autoritario e islamista de Erdogán, sobre todo en lo referente al Ejército, que el presidente turco desea ver recluido, como nunca antes, en sus cuarteles.

¿Por qué el golpe? Todo parece apuntar al proyecto más querido de Erdogán, que es islamizar Turquía y convertirse él en el faro-guía del mundo musulmán, para rivalizar con la potencia creciente de Irán, cuya influencia –tras el acuerdo nuclear- no cesa de crecer en Oriente Medio y Próximo, frente a una Turquía que ve cada día más reducida su influencia. Porque Turquía tiene casi dos décadas de frustraciones y fiascos. El país vio fracasar el proyecto pan-turco de los años 90, alentado por Occidente, que pretendía hacer de Turquía el hermano tutelar de las repúblicas turcomanas ex soviéticas y al que Rusia le puso fin en los primeros años del siglo XXI. Está viviendo el fracaso de su política intervencionista en Iraq y Siria, en contubernio con la OTAN, usando al Estado Islámico como instrumento. Se hallaba enfrentada a Rusia por el derribo del cazabombardero Su-24, que causó serios quebrantos económicos, políticos y militares a Turquía. Sufre el ascenso del movimiento kurdo dentro y fuera de sus fronteras, un movimiento apoyado por su querido aliado EEUU y, para remate, veía cómo el islamismo radical empezaba a salírsele de las manos y golpeaba a la propia Turquía… Un ambiente propicio para soñar con rehacer el país, marcar distancia con Occidente, que sólo problemas le ha creado (lo que explicaría sus elogios a la pena de muerte y, sobre todo, su acercamiento a Rusia, con cuyo presidente se reunirá el 9 de agosto) y, por último, para librarla (veremos por cuánto tiempo) de la herencia de Mustafá Kemal, reordenando Turquía desde el islamismo ‘suave’ que profesa Erdogán.

¿Amenaza también de nuevas alianzas para acallar las quejas de Occidente? ¿Con Rusia y China quizás, ante el declive de EEUU? Sorprendente la arrodillada de Erdogán ante Rusia, pidiendo perdón por el derribo del Su-24 y, tras el golpe, ordenando la captura de los pilotos que derribaron la aeronave. Pese a tales gestos, no cabe dudar de que Turquía siga siendo miembro fiel de la OTAN, pues esa raya sí que no puede atravesarla Erdogán, pues tendría que sufrir las iras de EEUU y la UE. Por otra parte, siguen siendo prioridad para EEUU contar con una potencia musulmana aliada que le sirva para contrarrestar a Irán, dado que su peón saudí no tiene talla suficiente para asumir ese desafío. Eso explicaría la indulgencia con que Occidente sigue la situación turca.

Con todo, no pararán las sorpresas en ese país, al que su presidente parece querer devolver a sus esencias asiáticas que –por mucho que se empeñaron Kemal y sus seguidores- nunca ha abandonado. Porque Turquía es asiática y musulmana, pese a todos los esfuerzos de EEUU, atendiendo a su estratégica situación geográfica, por transmutarla en europea por imperativos geopolíticos, contra la voluntad de Europa, que la quiere de perro guardián, pero no de socia, mucho menos de miembro de la UE.

El mundo sigue cambiando, aunque Europa se empeñe en negarse a ver los cambios. Si no hay otro golpe que ponga fin al proyecto de Erdogán (posible, pero no probable por el riesgo de radicalización de los islamistas turcos, que pasarían de perseguidores a perseguidos: Turquía no es Egipto y Occidente no puede darle el lujo de que Turquía se descomponga. Eso sí que sería su naufragio en Oriente Próximo), veremos a dos repúblicas islámicas disputándose la hegemonía en Oriente Medio y Próximo: la atlantista –por ahora- Turquía y República Islámica de Irán, aliada de Rusia y China. La próxima reunión entre Putin y Erdogán dará muchas pistas sobre el derrotero que quiere seguir el presidente turco. Mientras tanto, se admiten apuestas. Desde aquí hacemos una: la OTAN y la UE pierden. Rusia e Irán ganan. China se ríe. Los sauditas lloran.

 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
Employees at the Zarfati Garage in Mishur Adumim vote to strike on July 22, 2014. (Photo courtesy of Ma’an workers union)

Front page

Loi travail 2017 : Tout le pouvoir aux patrons !

En Allemagne et ailleurs, la répression ne nous fera pas taire !

El acuerdo en preparacion entre la Union Europea y Libia es un crimen de lesa humanidad

Mourn the Dead, Fight Like Hell for the Living

SAFTU: The tragedy and (hopefully not) the farce

Anarchism, Ethics and Justice: The Michael Schmidt Case

Land, law and decades of devastating douchebaggery

Democracia direta já! Barrar as reformas nas ruas e construir o Poder Popular!

Reseña del libro de José Luis Carretero Miramar “Eduardo Barriobero: Las Luchas de un Jabalí” (Queimada Ediciones, 2017)

Análise da crise política do início da queda do governo Temer

Dès maintenant, passons de la défiance à la résistance sociale !

17 maggio, giornata internazionale contro l’omofobia.

Los Mártires de Chicago: historia de un crimen de clase en la tierra de la “democracia y la libertad”

Strike in Cachoeirinha

(Bielorrusia) ¡Libertad inmediata a nuestro compañero Mikola Dziadok!

DAF’ın Referandum Üzerine Birinci Bildirisi:

Cajamarca, Tolima: consulta popular y disputa por el territorio

Statement on the Schmidt Case and Proposed Commission of Inquiry

Aodhan Ó Ríordáin: Playing The Big Man in America

Nós anarquistas saudamos o 8 de março: dia internacional de luta e resistência das mulheres!

Özgürlüğümüz Mücadelemizdedir

IWD 2017: Celebrating a new revolution

Solidarité avec Théo et toutes les victimes des violences policières ! Non à la loi « Sécurité Publique » !

Solidaridad y Defensa de las Comunidades Frente al Avance del Paramilitarismo en el Cauca

© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]