user preferences

New Events

América Central / Caribe

no event posted in the last week

Entrevista a Henry Boisrolin a cuatro años de ocupación de Ayití

category américa central / caribe | imperialismo / guerra | entrevista author Sunday March 16, 2008 10:16author by José Antonio Gutiérrez D. Report this post to the editors

Con motivo del cuarto aniversario de la ocupación militar de Ayití, realizamos la siguiente entrevista al vocero del Comité Democrático Haitiano de Argentina, Henry Boisrolin, quien recientemente estuviera en Ayití.
Las cárceles haitianas sobrepobladas de presos políticos y de presos por hambre
Las cárceles haitianas sobrepobladas de presos políticos y de presos por hambre

1. Cuéntenos cómo vio la situación en Ayití en su reciente visita

Responder a esta pregunta no es nada sencillo. No sólo por el tiempo bastante reducido que implica una entrevista, sino por la complejidad misma de una crisis cuya síntesis merece –por lo menos de parte mía- mayor esfuerzo de maduración teórica y práctica. Y si tengo que poner también en la balanza todo el peso del dolor personal experimentado durante mi estadía ante los sufrimientos de la gran mayoría de mi pueblo, te diría que mi respuesta será parcial y provisoria. Además, pretender lo contrario, sería una expresión de soberbia intelectual –si se quiere- y una ofensa a la lucha del pueblo haitiano.

Hechas esas aclaraciones, te diría que me encontré con un movimiento popular derrotado, sin rumbo claro, disperso y dividido. Hay una ausencia notoria de una alternativa revolucionaria de real peso en el seno de las masas. Todavía el populismo y el reformismo dominan ese espacio.

Como consecuencia directa, hay una profundización del dominio colonial o neo colonial que se puso en marcha de manera más evidente desde febrero de 2004 con la ocupación del país por tropas estadounidenses, canadienses y francesas, y que continúa desde junio de ese mismo año a través de ese instrumento de dominación llamado MINUSTAH, Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití, en reemplazo de las tropas anteriormente nombradas. Está claro que el tutelaje internacional bajo control de la ONU, es la vía elegida para continuar con la dominación imperialista manteniendo el país sumergido en un régimen de dependencia exacerbada.

Y como era de esperar, me encontré con un panorama de miseria y sufrimientos indescriptibles. Y eso no sólo en la capital, Puerto Príncipe, sino en todos los demás lugares donde estuve.

También pude comprobar que el aislamiento internacional aumenta la incomprensión de la tragedia haitiana por parte de los demás pueblos hermanos en América Latina y el Caribe.

Por otra parte, hay una especie de amputación de nuestra memoria histórica netamente visible, por ejemplo al dejar en estado de abandono a nuestros sitios donde los esclavos libraron las batallas que se transformaron luego en la hazaña revolucionaria que condujo a nuestra independencia. Se trata de una política cuyo impacto se siente en distintos ámbitos de la vida.

En el plano de la resistencia, todo se encuentra limitado por los problemas que te señalé anteriormente. Sin duda la gran mayoría del pueblo entiende que la MINUSTAH es una fuerza de ocupación y la rechaza. ¿Cómo combatirla? Es la gran pregunta cuya respuesta no se visualiza fácilmente.

En medio de una política marcada profundamente por un discurso oficial dominado por el engaño, y que utiliza todos los mecanismos de control en su poder para lograr sus objetivos, la confusión en el seno del campo popular es otro dato de la realidad. Por un lado hay un presidente de la República que viaja a Cuba y Venezuela y que recibe apoyo de ambos Estados, pero al mismo tiempo viaja a Washington para recibir las verdaderas órdenes de gestión. Un presidente que habla en la ONU felicitando a la MINUSTAH y que pide la prórroga del mandato de dicha fuerza. Para él, la MINUSTAH no es lo ideal para nuestra soberanía, pero no es una fuerza de ocupación y nos ha ayudado a tener hoy resultados positivos sobre todo en materia de seguridad. Gracias a esa situación, la macroeconomía goza de buena salud. Por supuesto, esas apreciaciones corresponden sólo a Préval y su equipo.

Aprovecho esa última reflexión para decirte algo. Me parece que para esa gente la seguridad y la defensa de los DD.HH. en el país, pasan únicamente por asesinar o detener a “bandidos” de los barrios populares, masacrando a los pobres de esos lugares, tal como lo hizo la MINUSTAH sobre todo en Cité Soleil. Pero resolver los problemas que afectan a la gente que vive en condiciones infrahumanas en los barrios populares, no es materia de DD.HH., tampoco de seguridad. Esos problemas no son prioritarios la MINUSTAH, pues no son de su incumbencia, según las declaraciones de sus principales dirigentes. Total las clases dominantes pueden seguir explotando, ahora sin temor alguno, a los trabajadores. Y cuando ya está en marcha el plan de privatización de las empresas públicas por parte del gobierno de Préval, es evidente que la MINUSTAH ha hecho un excelente trabajo para esa gente. Todo el discurso en contra de la MINUSTAH proveniente de algunos sectores de las clases dominantes, es pura demagogia o para forzar la aplicación, luego de lograr "la paz de los cementerios" en todo el país, la reorganización de las FF.AA.

Pero como el pueblo haitiano posee reservas revolucionarias y el rechazo a la ocupación es un dato relevante, más temprano que tarde la llama de la rebelión ocupará el centro del escenario.

2. La comunidad internacional se felicita por la labor pacificadora de la MINUSTAH en los barrios populares. ¿Qué cree usted de estas operaciones?

No está de más empezar mi respuesta haciendo observar que el accionar de la MINUSTAH se desarrolla en Haití, precisamente en el país que se ha transformado hace ya bastante tiempo en el eslabón más débil de la cadena de la dominación imperialista en América Latina y el Caribe. Las enormes limitaciones, fácilmente identificables en todos los ámbitos de la vida nacional, también han de ser estudiadas e interpretadas en relación a ese dato irrefutable para poder aprehender correctamente la formación social haitiana en su actual estado de descomposición estructural.

A mi entender, es innegable que la débil resistencia popular registrada hasta ahora en contra de la MINUSTAH, es en gran medida producto de dicha realidad. No reconocer esa verdad, es falsear los datos de la realidad, y alejarse de la posibilidad concreta de recomposición de las organizaciones populares sobre bases políticas e ideológicas más claras dejando de lado el reformismo y el populismo.

Ante tal situación, el discurso de la comunidad internacional resaltando el accionar de la MINUSTAH que logró la "paz" en Haití, es simplemente una falacia que, sin embargo, revela que la conquista sigue gozando de buena salud. Pues a nadie de buena fe, se le puede haber escapado que esa supuesta paz se impuso luego de reiteradas masacres efectuadas por las tropas extranjeras en distintos barrios populares como Cité Soleil, Cité Militaire, La Saline, Bel-Air, Solino, etc. Y las víctimas en su mayoría han sido niños, ancianos, mujeres y hombres, habitantes de esos barrios sumergidos en la miseria más abyecta. Con el pretexto de detener o matar a "bandidos" que operaban en esas zonas secuestrando y asesinando a ciudadanos haitianos y extranjeros, la MINUSTAH montó esas operaciones - masacres, pues hacía falta, según sus jefes, desmantelar a los grupos mafiosos allí instalados, para lograr la "paz" en Haití. Pero señalan también que el éxito que obtuvieron es frágil, por ende la estabilización actual del país no está consolidada. Por lo tanto, la MINUSTAH no puede abandonar Haití, ya que su trabajo no ha terminado. Y cuando existe un gobierno, como el actual dirigido por Préval, quien ha sido elegido por el voto popular, que tiene sólo palabras elogiosas para referirse a la MINUSTAH, no hace falta ser especialista en materia de política para comprender la magnitud de una crisis que ha adquirido la dimensión de una verdadera tragedia nacional.

3. Se dice que las políticas económicas de Préval, están ayudando a la economía haitiana, que lo único que hay que mejorar es la situación de seguridad y que, entonces, los negocios y la empresa florecerán dando trabajo, algo así como la vieja teoría del "Taiwán del Caribe". ¿Qué opina usted de la ley HOPE y de las otras iniciativas económicas que está impulsando el gobierno?

Francamente, da mucha bronca escuchar tantas barbaridades en boca de gente elegida por el voto popular. En todos lugares que he visitado cuando estuve en mi país, me quedó claro que Haití está arruinado. La descomposición del sistema de exacerbación de dependencia es de tal envergadura que nuestra producción nacional es, prácticamente, irrisoria. De ahí la presencia masiva de productos importados en todas partes. En referencia a la producción agrícola, más específicamente del arroz, lo que está sucediendo es una verdadera catástrofe. Sucede que los campesinos de Artibonite (el lugar de mayor producción de arroz del país) se encuentran en una situación donde les resulta imposible competir con el arroz proveniente de los EE.UU. Este último se encuentra en el mercado a un precio mucho menor que el nacional, provocando así la ruina progresiva de nuestros campesinos de esa zona ya que no reciben protección alguna por parte del gobierno. Algo similar sucede con la importación de pollos, de huevos, etc., provenientes de la República Dominicana. En ese contexto, la conclusión es la siguiente: lejos de observar una mejoría en el modo de vida de la población, el dato fundamental es la carestía de los alimentos y productos de primera necesidad.

La situación es de tal gravedad, que la mayoría de las principales movilizaciones populares registradas en los últimos meses en la capital, principalmente, son para exigir al gobierno de Préval/Alexis la adopción de medidas concretas para bajar el costo de vida para paliar un poco la pobreza. Y si añado a ese cuadro, de por sí alarmante, la aplicación de la ley HOPE, ese engendro maquiavélico inventado por el imperialismo norteamericano para explotar aún más a nuestros obreros y trabajadores. Considero que estamos ante una crisis catastrófica. La ley HOPE (Haitian Hemispheric Opportunity through Patenership Encouragement – Oportunidad Hemisférica a a través de la Promoción de la Cooperación ), pretende reglamentar las relaciones comerciales entre Haití y los EE.UU. mediante un arreglo entre los capitalistas de ambos países a espaldas y en detrimento de las masas. Además, estipula el no pago de derecho de aduanas en ningún lugar, como tampoco el Estado puede cobrar tasas sobre las mercancías ni impedir su libre circulación. Te puedes imaginar lo que eso significa para Haití, si comparamos las potencialidades económicas de estas dos naciones.

Por otra parte, es relevante recordar también que el Estado haitiano no puede determinar cuáles son los productos norteamericanos que pueden ingresar al país y cuáles no lo pueden hacer. Y, como la ley HOPE está también acompañada de otras leyes similares, es obvio que Haití no puede sacar beneficio alguno con su aplicación. Sólo aporta más pobreza, mayor sometimiento y asegura mayor explotación de nuestros obreros y trabajadores obligados a vender su fuerza de trabajo por salarios de hambre. Y, por favor, todo eso se ve facilitado sobre todo por la ocupación que ha colocado a Haití, prácticamente, bajo la tutela de la ONU desde 2004. Se trata de una línea de entrega que viene desde muy lejos en el tiempo, y que los populistas de Lavalas, las clases dominantes, etc., han profundizado ante la descomposición del sistema de dependencia y la debacle de esas últimas incapaces por conservar su hegemonía.

4. ¿Cómo cree que la dominación de Ayití encaja en la contra-ofensiva del imperialismo yanqui en la región? ¿Cree que tiene algún vínculo con el enorme reforzamiento del Plan Colombia, por ejemplo? ¿O cree que responde a otras variables también?

Sin lugar a dudas, la actual dominación – como lo ha sido siempre a través de la historia – responde a intereses concretos del imperialismo en función de la realidad histórica prevaleciente. Como el imperialismo tiene objetivos estratégicos en la región, y, al ser Haití el eslabón más débil de la cadena de dominación imperialista, eso le permite acaparar abiertamente de nuestras riquezas, explotar a ultranza nuestros obreros y trabajadores, y ensayar o experimentar múltiples formas de dominación para poder aplicarlos luego en cualquier otro lugar del continente.

En ese sentido, el esquema actual de dominación se vincula perfectamente con el enorme reforzamiento del Plan Colombia – Iniciativa Andina elaborado por los halcones en Washington con la colaboración de los sectores más reaccionarios en Colombia. Se trata de tener, por lo menos, a 2 lugares bajo total hegemonía estadounidense donde se puede ejercer un control eficaz sobre los vecinos. En el caso de Colombia, me parece que el imperialismo lo quiere transformar en el Israel de la región. Desde distintos puntos de vista, Haití y Colombia representan una amenaza para la paz, la estabilidad, la soberanía y la autodeterminación de los demás pueblos en América Latina y el Caribe.

En Haití, pienso que entran también otras variables. Por ejemplo, demostrar al mundo la incapacidad de todo un grupo étnico descendiente de africanos esclavos para dirigirse y establecer un sistema capaz de dar bienestar a la mayoría. El fracaso de la experiencia histórica haitiana como única revolución antiesclavista victoriosa de la historia sirve de argumento para revelar una supuesta inferioridad genética. Existe todo un arsenal racista, que no habría que no menospreciar a la hora de analizar de manera completa la crisis haitiana.

5. En el mediano plazo, ¿cómo cree que evolucionará la situación en Ayití? ¿Cree que el pueblo pueda a mediano plazo convertirse en un actor decisivo del proceso ayisien?

Lo único seguro que veo por el momento es el desarrollo de mayor pobreza y sometimiento, de mayores sufrimientos para el pueblo haitiano. Por lo tanto, la paz seguirá siendo una ilusión en la cabeza de los dirigentes de la comunidad internacional que han decidido la ocupación de Haití con la complicidad de los populistas traidores dirigentes de Lavalas y las clases dominantes.

Siempre he considerado que la crisis haitiana – al igual que cualquier otra en el mundo – no se resuelve con falacias. Obviamente, no nos han dejado otra salida que la de luchar hasta el final, donde el pueblo volverá – como en 1791-1804 – a ser protagonista de su propia historia, superando la actual derrota y poniendo fin a nuestras divisiones en el seno del campo popular y revolucionario. Por lo que he podido ver y palpar allá, no exagero si te digo que se aproximan momentos de mayores confrontaciones políticas y sociales, momentos de decisión histórica. Hay reservas revolucionarias, y, sobre todo, hechos que se vienen sucediendo en los últimos meses en muchas partes de mi país que avalan mis aseveraciones.

6. ¿Qué rol cabe hoy a la solidaridad internacional respecto a Ayití?

Se trata de un tema crucial en la lucha en contra de la ocupación, a favor de la liberación de Haití. A 4 años del desembarco de tropas militares extranjeras en mi país, no se puede seguir mirando hacia otro lado olvidando las masacres y violaciones a los DD.HH. perpetradas por los invasores. Los latinoamericanos han de comprender que si el esquema de dominación que se aplica actualmente en Haití termina exitosamente, mañana le puede tocar a cualquier otro país de la región. Además, la defensa de la soberanía y la autodeterminación de un pueblo no es sólo un deber internacionalista antiimperialista, sino también una forma de protegerse ante los avatares de la historia y los apetitos del imperialismo.

7. ¿Alguna última palabra?

Simplemente muchas gracias y felicitaciones por tu sinceridad y solidaridad siempre activa en nombre del sufrido y combativo pueblo haitiano. Ya varios te conocen y te esperan con ansiedad allá. Inclusive, algunos me han pedido de darte las gracias diciéndote que algún día repetirás con nosotros AYIBOBO.

15 de Marzo 2008

author by Marie Ayiti - Espwa Ayisyenpublication date Tue Mar 25, 2008 00:18author email espwa_ayisyen at yahoo dot comauthor address Port - au - Princeauthor phone Report this post to the editors

Hay un conocido proverbio haitiano que dice: “Lè ou malere, tout bagay samble ou” (Si eres pobre, se te puede culpar de todo). Es que el mundo se ha ensañado con Haiti por ser pobre? O tal vez porque saben que su importancia cultural está encerrada en el primer grito de libertad americana realizado por un pais negro?

author by kettly Lalannepublication date Tue Apr 01, 2008 07:21author email kettly at yahoo dot comauthor address author phone 352-321-0261Report this post to the editors

I am glad to read these comments from Henri Boisrolin. I would like to be able to contact him and talk to him longer about this interview. Can I have his email address or phone number
Kettly Lalanne

author by Luciano Nervi - UNCpublication date Fri Feb 19, 2010 23:58author email nerviluciano at hotmail dot comauthor address author phone Report this post to the editors

Henry: Querido compañero, me alegra que sigas fiel a tus principios y continues con la lucha por los tuyos y por lo que crees. Guardo buenos recuerdos del paso por la Universidad juntos, yo explicandote alguna materia y tu empapandome de tu sabiduria. Ojala el destino nos vuelva a cruzar y ojala la proxima sea en tu tierra natal.

Un abrazo

Luciano
mail: nerviluciano@hotmail.com

 
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2020 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]