user preferences

El Le Pen colombiano y la negación de la historia

category venezuela / colombia | antifascismo | non-anarchist press author Friday August 22, 2008 02:16author by Rodolfo Arango - El Espectador Report this post to the editors

JEAN-MARIE LE PEN, LÍDER UTRAderechista francés, fue condenado penalmente en febrero de este año por haber afirmado que la ocupación de Francia por los nazis “no fue particularmente inhumana”.

Esta nueva condena se suma a otras dos que ya pesaban en su contra por afirmar que “las cámaras de gas fueron un detalle de la historia de la Segunda Guerra Mundial”. Para los magistrados parisinos, las palabras de Le Pen hechas a la revista de extrema derecha Rivarol, tratan de “instalar dudas” sobre las actuaciones de los nazis en Francia. Constituyen un delito de complicidad con la apología de crímenes de guerra y con la negación de un crimen contra la humanidad. Las sentencias penales por tergiversación del pasado no son la excepción en Europa.

El historiador inglés David Irving fue igualmente condenado a tres años de prisión en Austria por negar el holocausto judío. También el fiscal Jackson durante el juicio de Nuremberg neutralizó la negación del exterminio en los campos de concentración estructurada como defensa por Goering, jefe de la Luftwaffe alemana. Los intentos de negar o revisar la historia no son hechos aislados. El negacionismo del holocausto es toda una corriente pseudohistórica que niega, relativiza o minimiza los crímenes contra la humanidad cometidos por los nazis, bien para absolverlos de culpabilidad, para borrar la mancha histórica que pesa sobre el nacionalsocialismo o para posicionar el nazismo como doctrina política válida. Quienes así piensan –neonazis, antisemitas, extremistas islámicos–, sostienen que no existieron campos de concentración; que no hubo política de exterminio; o que el presunto holocausto obedeció a la propaganda aliada contra Alemania con fines políticos de legitimar la invasión.

En Colombia se ha iniciado el proceso de borrar o tergiversar la historia. A la usanza de la mejor escuela neonazi, se pretende renombrar las realidades sembradas de muerte y desolación para hacerlas aparecer ahora bajo una luz más benigna y beneficiosa de cara a los posibles acuerdos comerciales. Sostiene el promotor de la nueva derecha, José Obdulio Gaviria, que en el país no hay desplazados sino migrantes; que el genocidio político de la UP es un mero negocio para los abogados de las víctimas; que el paramilitarismo es cosa del pasado y que las ‘Águilas Negras’ son una “marca” usada al albur de la conveniencia política.

Con asombrosa amnesia e ironía, en Colombia no sólo no habría existido el conflicto armado, sino que sus secuelas y resultados serían ejemplo de la propaganda de los enemigos de la patria. ¡Bienvenido sea el pensamiento nacionalista, patriótico, ultraconservador en el país! Pero ha dado su primer paso “en falso” al inspirarse en criminales como Le Pen o Irving. Las Cortes de Justicia en Francia y Austria no están precisamente integradas por magistrados partisanos.

Es necesario distinguir entre un polemista y un apologista del delito. La tergiversación de la historia no está amparada por la libertad de expresión. El vacío de la ley penal no subsana el nivel intelectual de quien habla en representación del Centro de Pensamiento Primero Colombia. Este Centro, creado para defender el pensamiento político del presidente Uribe, queda ante dos opciones: reconocer que cometió un error al elegir a su presentador, o reconocer que el pensamiento del Presidente, de su asesor y del Centro, está idóneamente expresado en las afirmaciones hechas en Washington por su representante.

En el caso de la negación del desplazamiento forzado interno, el Centro tendrá que contratar más revisionistas históricos para desvirtuar los informes de ACNUR y de CODHES, así como las sentencias de la Corte Constitucional y de la Corte Interamericana. La actitud de la dirigencia de derecha no debería ser así de ciega. No sólo enterrará sus negocios internacionales. También sepultará la credibilidad del Gobierno colombiano ante el mundo y allanará el camino al Tribunal Penal Internacional.

Related Link: http://www.elespectador.com
This page can be viewed in
English Italiano Deutsch
George Floyd: one death too many in the “land of the free”
© 2005-2021 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]