user preferences

venezuela / colombia / imperialismo / guerra / opinión / análisis Saturday February 03, 2018 09:06 byJosé Antonio Gutiérrez D.

Como muchas personas que hemos aportado, en la medida de nuestras capacidades, un granito de arena a las luchas sociales, por derechos, y transformadoras en Colombia, tengo una inquietud enorme por los preocupantes sucesos que se viven con las negociaciones en Quito entre el ELN y el Gobierno Nacional de Colombia, crisis que se arrastra desde el fin del cese al fuego el día 9 de enero del corriente año.


¿Por dónde cortar el nudo gordiano en la negociación ELN-Gobierno de Colombia?

Como muchas personas que hemos aportado, en la medida de nuestras capacidades, un granito de arena a las luchas sociales, por derechos, y transformadoras en Colombia, tengo una inquietud enorme por los preocupantes sucesos que se viven con las negociaciones en Quito entre el ELN y el Gobierno Nacional de Colombia, crisis que se arrastra desde el fin del cese al fuego el día 9 de enero del corriente año. Cese al fuego imperfecto, por cierto, en el cual de parte y parte se cometieron errores y atropellos. Sin embargo, en lugar de buscar las maneras de solucionar estas dificultades y avanzar en un proceso de construcción de confianzas, los puentes se han ido dinamitando, los delegados del gobierno van y vienen de Quito, y el sector del país interesado en la paz y la justicia social queda en vilo. Y las partes vuelven a la guerra –los elenos a atacar la infraestructura petrolera y las tropas del Estado, y el Estado a atacar a los campamentos insurgentes y a desplegar grandes operativos de copamiento en territorios donde hace presencia el ELN-. En eso estamos, y toca ver las maneras de poder cortar este nudo gordiano. Partamos de la base que ni soy ni pretendo ser un elenólogo. Así que no tengo más perspectiva que lo que más o menos entiendo por mi seguimiento al tema del conflicto y mi labor de años en temas vinculados al área de derechos humanos. No tengo una perspectiva privilegiada sobre el tema, ni tengo un conocimiento único de este movimiento insurgente, como se pavonean por ahí algunos doctores, que afortunadamente han decidido darse nuevos aires y salir del país. Que les vaya bonito.

Para entender la actual crisis del proceso de paz con el ELN, hay que entender la situación general de crisis que atraviesa el país. Ya ni siquiera la crisis permanente por la que atraviesa el pueblo, con mil y una dificultades económicas, sino que hablamos de la crisis terminal en la que ha entrado la esperanza de que ahora sí, podían sentarse las bases para la construcción de un país con unos mínimos de democracia y justicia social que permitieran a los movimientos populares ejercer su voz y su acción sin el temor al espectro de la violencia política. Estas esperanzas, tal vez demasiado ingenuas por ciertos sectores, se han visto aplastadas desvergonzadamente por un gobierno que no tiene interés, voluntad, y tal vez ni siquiera capacidad, para hacer cumplir un acuerdo de paz mínimo como el firmado con las FARC-EP. Si el primer acuerdo, el de Cartagena, apenas retomaba un impulso medianamente progresista para el país, un impulso que más se asemejaba a la herencia de López Pumarejo que al temido coco del castrochavismo, el del Teatro Colón no alcanza ni siquiera a eso, esfumándose de él prácticamente todo potencial transformador. Más que reformas, buscaba garantías –junto a que se cumplieran temas que el gobierno está, en teoría, obligado a cumplir porque hacen parte de los derechos constitucionales-. Y aun así, esto era demasiado para una oligarquía intransigente, vengativa, rencorosa y, de hecho, muchísimo más subversiva del orden constitucional que las propias FARC-EP. Garrotean la constitución, se ríen descaradamente del país mientras roban y se intercambian favores como en día de feria, no respetan su palabra empeñada, burlan los acuerdos y exigen, exigen, y exigen a Raimundo y todo el mundo que ellos sí, cumplan con su palabra. Su descaro no tiene límites. Al final, a la FARC-EP lo único que le ha quedado, prácticamente, de esto, es un partido político –y ni siquiera eso les respetan, pues escasamente pasa una semana sin noticias de un nuevo asesinato a algún miembro de este partido-. Eso para no hablar de los movimientos populares. La oligarquía está garroteando al pescado y acabando con el agua.

Los elenos no son ni ciegos ni sordos. Claramente ven lo que está pasando y se pueden hacer legítimas preguntas. ¿Qué voluntad tiene este gobierno de negociar con ellos? ¿Qué garantías hay de que cumpla lo acordado? ¿Qué garantías hay que no se les aplique su dosis de plomo una vez que hayan entregado las armas? Así como los medios de la oligarquía y los elenólogos ponen sus cortinas de humo echando toda la culpa de la actual dificultad en los supuestos sectores del ELN que no quieren la paz, que las dificultades de mantener la cohesión interna, en que el ELN estaría creciendo y perdiendo interés en la paz, etc. deberían ver qué es lo que está ocurriendo con el clima de la paz en el país. Si existe tanta preocupación por sectores del ELN que estarían reticentes a la paz, que desconfiarían, hay solamente una manera en que esos sectores pueden ser persuadidos: con seriedad. Si el gobierno demostrara seriedad en torno al tema de la paz como una oportunidad transformadora para el país, muchas de estas crisis y dificultades se disiparían.

Pero no, es más fácil poner la responsabilidad en manos del ELN, así los micrófonos le caen a uno y puede tener sus cinco minutos de fama como “experto en conflictos” en la tele. Debería abandonarse la tendencia a exigir de manera unilateral a los insurgentes y dejar que el gobierno siga haciendo la vista gorda a los constantes incumplimientos y negando el actual plan de exterminio (o incluso de genocidio) en curso. En el marco del proceso de paz de las FARC-EP también expresé, en más de una ocasión, mi desacuerdo con demandar más y más acciones unilaterales a la insurgencia, sin acompañarlas de exigencias al Estado –en mi opinión el gran responsable de las causas del conflicto social y armado, lo que no deja espacio para simetrías engañosas. El tango se baila entre dos-. De otro modo, lo que tenemos es sencillamente, la búsqueda de la rendición, que es lo que pretende la oligarquía triunfalista que siente que ya derrotó política, militar y moralmente a las FARC-EP. Para ellos el ELN es un problema menor. No han entendido nada de la historia colombiana.

El proceso de paz del ELN ya no depende, me atrevería a decir, ni del ELN ni del Gobierno. Depende de las fuerzas sociales que puedan tener un interés de adelantar este proceso. Hay que recordar, que el tema del proceso de paz, ni con los elenos ni con los farianos, fue un asunto de prioridad para una mayoría nacional que ve este conflicto como un problema lejano, que no los afecta mayormente. Esta lejanía y la falta de pedagogía en torno al tema, así como el escaso potencial transformador del acuerdo con las FARC-EP, afectaron al entusiasmo e interés popular con la paz. No hubo fiesta ni nada, con la firma entre esa guerrilla y el gobierno de un acuerdo. Este proceso avanzará en la medida en que la sociedad en su conjunto quiera que avance, no mediante la voluntad pura y dura de las partes que negocian. Sin embargo, la apatía se ha impuesto en la sociedad. ¿Cómo vencer esta apatía hacia la paz y lograr que la sociedad se convierta en una fuerza que impulse un acuerdo y se convierta en garante de la construcción de una paz orgánica, transformadora, que comience la amplia tarea de rehabilitación del país? Las claves a esta respuesta la recibió Santos en su última visita a Irlanda del Norte: con la participación de la sociedad en el proceso. Esta participación amplia no es una mera exigencia del ELN; es lo que dicta el sentido común, máxime cuando hemos visto el impacto que ha tenido la falta de participación de la sociedad en el proceso con las FARC-EP: termina como un proceso del que no se apropian más que sectores minoritarios y que desprecia aquel sector que no quiere que nada cambie en el país de las maravillas.

Es imprescindible que hoy todos los sectores democráticos, populares, progresistas, se apropien de este proceso que no debe verse como un asunto sencillamente de elenos y gobierno. Es necesario avanzar en la exigencia de implementar un diálogo lo más amplio posible del conjunto de la sociedad, que se vayan apropiando los sectores populares del proceso y de sus conclusiones, Esto no puede seguirse dilatando. Acá necesitamos seriedad. Como también en la implementación de medidas de desescalamiento bilaterales. Desescalamiento que va más allá de que no se bombardee a los elenos: pasa porque pare esta infame guerra sucia en contra de las organizaciones populares de Colombia, que el Estado reconozca la existencia del paramilitarismo y actúe en consecuencia, depurando y señalando a sus promotores. El Estado tiene la capacidad de acabar con este fenómeno. Le falta voluntad política, pero podría hacerlo si quisieran los altos funcionarios, comenzando por el Presidente, que no remueve a mandos militares allí donde se les encuentra en la cama con escuadrones de la muerte. También, dados los incumplimientos con el proceso de las FARC-EP, el fortalecimiento de la presencia de garantes internacionales es algo que dicta el sentido común. Estas propuestas sencillas solamente podrán llevarse a cabo si existe presión popular. La oligarquía está demasiado borracha con lo que creen es su triunfo, como para ceder en nada motu propio.

En segundo lugar, además del desescalamiento bilateral, que no unilateral por parte de los elenos, es imprescindible avanzar en la instalación del quinto ciclo de conversaciones, que quedó en veremos después de que los delegados del gobierno se retiraran de Quito, quedando los delegados elenos a la espera que el gobierno vuelva a la Mesa y cumpla lo firmado. Instalado el ciclo, con organizaciones actuantes y testigos internacionales, debe procederse a una evaluación rigurosa de qué pasó en el anterior cese del fuego de 101 días, sus alcances, aciertos y limitaciones. Sólo cuando se haya hecho esto, se podrá proyectar un cese al fuego perfeccionado, que sirva para evitar el desangre y exterminio del movimiento social; para mejorar la situación carcelaria, particularmente en lo relativo a presos políticos y de guerra; para dar chance a que el Estado expulse de su seno a agentes de alto rango que desarrollando la guerra sucia y la herramienta paramilitar; un cese que ayude a la recomposición de comunidades y territorios violentadas.

Todos los sectores populares hoy deberían rodear este diálogo en Quito, independientemente de su cercanía o no con los elenos. Se trata de construir una sociedad cuyo eje sea la vida digna para todos. Y eso requiere de generosidad; si fallamos en esto, los efectos negativos de este momento histórico lo pagarán varias generaciones posteriores.

José Antonio Gutiérrez D.
2 de Febrero, 2018

venezuela / colombia / workplace struggles / opinión / análisis Monday January 22, 2018 23:38 bySteven Crux

Una de las grandes deficiencias que tienen los círculos libertarios en Colombia ha sido la falta de sistematicidad, de trazar objetivos y poder evaluar su cumplimiento en un futuro, así sea para hallar los puntos clave donde empiezan a generarse los errores o aciertos de nuestras posturas. Precisamente, la parte de balances es importante para ello, y no se le ha dado la importancia suficiente, por un lado, por guardar estos análisis en los círculos más íntimos militantes, o simplemente quedan en el aire y no logramos aterrizarlos, para su comunicación y debate, dejando morir en el olvido interesantes análisis que se quedan en una conversación informal. Aquí, un breve y humilde aporte a esa labor que parece que, desde diferentes ópticas y miradas, ya venimos dando en el país. Por supuesto, no se intenta hacer un trabajo personal de reflexión, sino de recoger muchos apuntes que se han construido colectivamente en esas informalidades, pero que a lo mejor con un poco de mayor difusión podemos conectar nodos para caminar con una paso más firme y ligero.


Una de las grandes deficiencias que tienen los círculos libertarios en Colombia ha sido la falta de sistematicidad, de trazar objetivos y poder evaluar su cumplimiento en un futuro, así sea para hallar los puntos clave donde empiezan a generarse los errores o aciertos de nuestras posturas. Precisamente, la parte de balances es importante para ello, y no se le ha dado la importancia suficiente, por un lado, por guardar estos análisis en los círculos más íntimos militantes, o simplemente quedan en el aire y no logramos aterrizarlos, para su comunicación y debate, dejando morir en el olvido interesantes análisis que se quedan en una conversación informal. Aquí, un breve y humilde aporte a esa labor que parece que, desde diferentes ópticas y miradas, ya venimos dando en el país. Por supuesto, no se intenta hacer un trabajo personal de reflexión, sino de recoger muchos apuntes que se han construido colectivamente en esas informalidades, pero que a lo mejor con un poco de mayor difusión podemos conectar nodos para caminar con una paso más firme y ligero.

Que deja el año viejo: Un año violento para el pueblo:



Lo primero es realizar un balance de lo que fue el 2017. Por un lado, y bajo una lupa puesta en las manos de los movimientos sociales y las desfavorecidas del país, el anterior año fue de los más trágicos en una guerra perpetua que, parece ser, la elite no quiere acabar contra las pobres. Los saldos oficiales de lideres sociales asesinados fluctúan entre los 100 y 1301, aunque desde diferentes organizaciones de derechos humanos advierten que el número es mayor2, sobre todo si tenemos presente los asesinatos de defensores de derechos humanos, ex-combatientes de la insurgencia, activistas medioambientales y familiares o personas cercanas a todos estos. En ese aspecto, esto no es otra cosa que la consolidación de una estrategia de la elite santista, que a pesar de su retórica pro-paz, su estructura militar, burocrática y partidista se encuentra aún sumida dentro de la lógica guerrerista más retrograda: las amenazas, torturas y desapariciones siguen siendo pan de cada día.

Al cierre del 2017, un ejercicio certero desde el campo libertario, y en general de la izquierda, es empezar a asumir la posición oficial del gobierno respecto al tema: de un lado, actores como la fiscalía, el senado o el propio presidente no se refieren al tema más que como un “efecto secundario” de los diálogos, reduciendo las denuncias a un par de cortas palabras y pasando de agache con uno que otro paño de agua fría; pero de otro lado, el ejército, ministerio de defensa y las bancadas ultra-derechistas son más ofensivas en sus discursos, bien disminuyéndolos a simples líos de faldas y problemas de linderos (como lo expresa el jefe de las fuerzas armadas Luis Carlos Villegas) o justificándolos en cierto grado, incluso, actuando en aparente descordinación con lo planteado desde una posición derechista más “progresista” en tema de resolución social de los conflictos, que son solo palabras frente a la reorganización de las fuerzas armadas para el 2018, con un altísimo grado de establecimiento de batallones microfocalizados y fuerzas de tarea especializadas, dentro del llamado “Plan Estratégico Militar de Estabilización y Consolidación ‘Victoria’”3, redoblando el pie de fuerza en lugares donde históricamente la violación de derechos humanos ha sido una constante. Esto no es una mera táctica de desatinos oportunistas o palabras mal ubicadas: es el discurso oficial que construye y mantiene el régimen respecto al genocidio en la Colombia profunda de quienes se organizan en defensa de los intereses de las personas de abajo. Es importante superar el discurso que ha optado la centro-izquierda y los jefes políticos de la antigua insurgencia y hoy partido político legal de las FARC, donde a pesar de la abierta guerra declarada desde los mandos altos militares con su mirada puesta en otro lado, mantienen bajo la política de “cordialidad” y “no darse duro contra el enemigo” un discurso de “respeto y admiración”, incluso de ingenuidad, hacia el aparato militar-paramilitar del Estado (como en el saludo de Timochenko a las fuerzas militares, desconociendo que la lógica contrainsurgente de estas ni siquiera ha menguado4).

Ante esto, diferentes organizaciones campesinas, indígenas y afro han optado por, de un lado, no confiar en el supuesto copamiento estatal de las zonas antes controladas por las FARC, porque o bien las fuerzas militares entran con un sentimiento revanchista y de venganza (como la región de la Macarena), o simplemente dejan abiertas las puertas a la entrada de grupos paramilitares. La comunidad de paz de San José de Apartadó es una muestra clara de ello: en vísperas del fin de año, 4 paramilitares fueron detenidos por la comunidad cuando cumplían la misión de asesinar a uno de los líderes sociales del territorio, y a pesar de las advertencias que ya se habían hecho, el discurso del ejército y la gobernación de Antioquia es que dichos sicarios políticos eran “bandidos comunes” que iban a robar un supermercado, a pesar de las múltiples pruebas, y finalmente fueron dejados en libertad5. Esto no solo refuerza lo que ya se ha venido diciendo, sino que nos muestra la respuesta natural de las comunidades frente a la avanzada paramilitar de los territorios, en consonancia con la omisión (pero no inacción) del Estado: si bien la mayor parte de los movimientos sociales no están dispuestos a replicar la guerra bajo las lógicas que impartían en antaño las insurgencias, la defensa del territorio de las comunidades es algo que ya no puede descansar el manos del gobierno y son los mismos pobladores organizados quienes van, generalmente de manera pacifica pero contundente y organizada, desarmando a grupos paramilitares, militares e incluso a insurgencias que desafían el poder popular construido por las mismas comunidades, esto último vislumbrado sobre todo en el caso del extremo militarismo del EPL (supuestamente maoísta) en el Norte del Cauca.

Y lo anterior en el año 2017 fue historia, de abajo y sin grandes titulares, que sin embargo va marcando unos antes y después en determinadas veredas, resguardos y municipios: el desarme del ejército en Corinto (Cauca), las incautaciones al Ejército Popular de Liberación y disidencias de las FARC en Caloto y Toribío (Cauca), la captura de paramilitares en Apartadó (Chocó), el establecimiento de nuevas guardias campesinas, afros y populares en departamentos como Cauca, Tolima, Valle y Putumayo, la unión multicultural en defensa del territorio en el Catatumbo y Chocó, entre otras experiencias similares. En conclusión: de forma espontánea, a pesar de las equivocadas lecturas de aquella izquierda seducida por el discurso santista, el pueblo va cada vez asumiendo la defensa de su territorio, cosa que tarde o temprano chocará contra el monopolio de la fuerza terrateniente y gamonal que se mantiene en el país, tal como ha venido pasando por ejemplo en Túmaco. No sobra anotar que en esta parte el anarquismo militante ha estado más o menos ausente, y se requiere entender la lógica de la territorialidad como un eje fundamental programático para una certera apuesta por el establecimiento de proyectos políticos de carácter comunitarios y asamblearios, incluso, que abren las puertas hacia la discusión de Estado, el militarismo y la verticalidad dentro de los mismos movimientos sociales, sobre todo en un país como Colombia, donde las insurgencias han tenido una base social impresionante pero han impuesto su propio lógica a estas.

En el aspecto legislativo, a pesar de la supuesta esperanza que se asumían con los diálogos de paz, por ejemplo, respecto a participación política y distribución de la tierra, la ofensiva contra el pueblo no paró. Muchas de las zonas que se negociaron en La Habana y que se iban a dar a los antiguos guerrilleros, así como a familias sin tierra, se han embolatado en proyectos productivos que no han tenido plena financiación, repercutiendo incluso en el abandono de ex-combatientes de sus zonas veredales a causa de la desilusión6. Esto se suma a la ya avanzada de los ejércitos paramilitares anti-restitución, promovidos por terratenientes de diferentes regiones, mientras la legislación de entrega de tierras se encuentra lenta o su ejecución directamente frenada. En vía de ello, la supuesta apertura democrática negociada con las FARC fue pateada por el congreso de la república, no solo por la bancada de extrema-derecha sino por la desidia dentro de los mismos partidos oficialistas, quienes con macabras jugadas legislativas tumbaron la propuesta de entregar 16 curules a los movimientos de víctimas de los municipios que más sufrieron el rigor de la guerra en el país. Como se verá más adelante, a pesar de lo lamentable de la situación, da pie a experiencias democráticas en dichos territorios que pueden ser favorables a posturas libertarias, dada la desesperanza que invade a los movimientos agrarios que pierden cada vez más la fe en el supuesto camino trazado que dejó las negociaciones con la insurgencia, pero aumenta la confianza en la propia organización popular (un poco perdida en varios aspectos, bajo el establecimiento vanguardistas de algunas insurgencias, cuyo diálogo con los actores sociales si correspondía con una lógica militarista de arriba/abajo-ejército/pueblo).

Y a parte de la legislación meramente parlamentaria, dentro de los movimientos sindicales también queda un precedente gravísimo con respecto a la huelga de pilotos de Avianca, donde a pesar de ser una manifestación que contó con una fuerza increíble (siendo la huelga aérea más larga en la historia del país), finalmente fue declarada ilegal, por supuestamente, estar vinculada a la prestación de “servicios públicos”, a pesar de ser eminentemente operada por particulares, y peor aun, particulares históricamente aliados del paramilitarismo como el dueño de la aerolínea, el señor Eframovich. Esto marca un precedente dentro de un movimiento sindical que cada vez da más pasos atrás, por ejemplo, con la pasividad que se asumió el año pasado el paupérrimo aumento del salario mínimo (escenario que se repitió de nuevo para este año) y el ataque a los bolsillos de los pobres que significó la reforma tributaria; en suma, todo ello, parece que la da ciertas ventajas judiciales y de precedentes a la ya poderosa patronal de Colombia.

Las fuerzas alternativas:

En la arena de la izquierda, como se puede entender en un año preelectoral, el establecimiento de alianzas fue el derrotero. Quedan ya marcadas para la contienda electoral 3 posiciones: primero, una complicada alianza anti-corrupción del Polo Democrático, la Alianza Verde y Compromiso ciudadano, que recoge desde las posturas centro cercanas al derechismo civilista (Sergio Fajardo) hasta la izquierda socialdemócrata (Jorge Robledo); segundo, de la izquierda, encabezada por el controvertido Gustavo Petro (movimiento Progresistas) y Clara López (antigua líder del Polo Democrático que viró hacia el ministerio de Trabajo de Santos), secundados por varios movimientos, entre ellos la Unión Patriótica (paralela al Partido Comunista); y finalmente, el movimiento político de las FARC, que ha renunciado a las alianzas con la confianza de las 10 curules legislativas ya aseguradas en La Habana y que le apuestan a cierta relevancia electoral en la presidencia, y sobre todo, en la cámara de representantes desde las regiones donde ha tenido presencia o ganó simpatía con las movilizaciones en defensa de los diálogos de paz en el 2016.

También se hace necesario hacer un balance de las negociaciones entre el gobierno y el Ejército de Liberación Nacional, cuyo mayor logro en el año fue un cese al fuego para cerrar el mismo. Los avances han sido difíciles, de un lado, porque el ELN se ha fortalecido en regiones como el Cauca y Chocó, estratégicos por su pasado bajo el dominio de las FARC y que confrontan trincheras con el paramilitarismo, y de otro, porque dado los incumplimientos del gobierno con lo pactado con las FARC, el ELN no parece querer arriesgar, postura jalada por el sector considerado más “ortodoxo” e influenciado por el Frente de Guerra Oriental, que ha extendido su estrategia a otros frentes, aunque si bien, realmente el crecimiento dentro de una estrategia nacional es más bien corto respecto a lo que se esperaba con los “farianos” que no querían dejar las armas.

El balance a la derecha:

Finalmente, dentro del bloque dominante, el 2017 ha marcado la dinámica bajo la batuta pre-electoral también. Sin embargo, y contrario a otras veces, no son claras las alianzas, sobre todo por juegos de caudillismos y cálculos. El sector santista, que hasta ahora tenia cierto control político en el aparato estatal, entró en crisis tras la salida de Cambio Radical de la Unidad Nacional y los continuos escándalos de corrupción, lo que le ha puesto fecha de vencimiento a ese proyecto, que se ha dispersado sobre todo dentro del Partido Liberal, con la figura mediática de Humberto de la Calle, político tradicional que sin embargo ha recogido a una parte pequeña de la izquierda para su candidatura presidencial. La ultraderecha sin embargo está dividida: no ha podido consolidarse una postura entre los conservadores, el uribismo y sectores más independientes vinculados con el ultra-catolicismo, sobre todo porque no se han logrado consolidar los referentes y existen ciertas rupturas internas (como en el Uribismo, entre el sector ganador de la consulta de Iván Duque y el ala más radical de José Obdulio Gaviria); sin embargo, es muy probable que está alianza llegue a buen puerto, lo que deja en alerta tanto a la izquierda que está en disputa electoral como los movimientos sociales que han centrado su accionar en la movilización. Pero si el 2017 ha dado una sorpresa ha sido el lanzamiento al ruedo de Cambio Radical, un partido que venia acumulando casi en silencio un poderoso aparato electoral regional y fuerza política con la táctica del camaleón dentro del santismo, y que, con condiciones más propicias para lanzarse al ruedo solos, abandona el barco que durante 8 años ayudó a conducir. Vargas Lleras se lanza, si bien por firmas, con el aval de toda esa maquinaria con terrible fuerza en la costa Caribe y el centro del país, y a pesar de los escandalosos casos de corrupción de sus representantes electos, va en firme para una eventual segunda vuelta electoral en el 2018. Estas diferencias dentro de la derecha y los sonados casos de corrupción, hacen que una batalla entre izquierda y derecha se pueda dar, como no la ha habido desde el 2008 (y prácticamente nunca en la historia del país), aunque puede perderse la oportunidad con la división de la izquierda.

Un año que viene: Elecciones y elecciones:



Como se ha hecho evidente, el reto coyuntural y táctico del 2018 será abordar el tema electoral. Claro, no bastará simplemente repetir de forma vacía la consigna anti-electoral de “el voto no sirve y la lucha sí”, si los sectores libertarios no evidenciamos, dentro del amplio espectro del campo popular, que efectivamente estamos a la altura histórica que requiere la lucha, y por sobre todo, que esa lucha da resultados. Así, el debate habrá que darlo desde las aristas que nos sean más favorables, que puedan recoger el amplio de los sentires de abajo pero que se puedan viabilizar en alternativas de resistencia, que trasciendan la coyuntura y se conviertan en un verdadero camino estratégico de mediano plazo.

Queda claro también que una postura en el 2018 frente a las elecciones parte de una gran claridad política, ya que no es extraño (como pasó en el plebiscito del 2016), que el miedo a la avanzada derechista lleve a varias compañeras a votar o incluso hacer campaña abierta por algunas de las alternativas, y tal cual como lo repite la socialdemocracia cada 4 años, “hay que ganar porque es mucho lo que está en juego”. Precisamente, las alternativas de verdadera transformación se cierran si se piensa que dentro de la Coalición Colombia hay una propuesta que, si bien su punta de lanza es la lucha contra la corrupción, no logra consolidar un programa mínimamente antineoliberal y mucho menos anticapitalista; de otro lado, dentro de la lista de la decencia de Petro y Clara López, esta última representa un sector oportunista y peligroso infiltrado dentro de la izquierda, que ante los mínimos coqueteos burocráticos cede sus supuestos principios por un cargo de verdugo contra las de abajo, legislando contra las trabajadoras como lo hizo López en el ministerio de Trabajo; y finalmente, las FARC parecen ensimismarse cada vez más en ellas mismas, producto de equivocados cálculos políticos, donde la práctica (y ciertas posturas ambiguas) les terminarán acorralando a sumarse a la campaña de De la Calle, bien sea directamente o indirectamente, pues es muy difícil que alguna de las otras candidaturas “alternativas” les quiera recibir. Así, el reto es saber expresar estas desconfianzas en los movimientos sociales, si bien tampoco reduciendo el mensaje al “no votar”, ni tampoco colocándolo como barrera comunicativa. Una postura que nos puede ser de utilidad es no colocar la contradicción del voto-no voto, sino precisamente dedicar las fuerzas a articular las luchas, de un lado, para darle énfasis a que es ahí donde se resuelven de fondo los problemas y bajo los ritmos que se decidan abajo, y de otro lado, que puede prepararse para enfrentar un gobierno de derecha o mantener la independencia de un gobierno progresista. Para ello, es preciso recurrir al “encontrarse desde la lucha”, donde se hace necesario mantener las lógicas de articulación, lectura de actualidad y proyecciones de todos los escenarios, donde lo trascendental no sea el voto, sino la fuerza e independencia que tengan aquellos movimientos populares cuyas prácticas se han venido intersectando con las nuestras.

Una propuesta estratégica:



Esto se puede materializar aun más para el largo plazo con la ola de consultas populares medioambientales que se han dado en el país, y que han logrado ser punto de encuentro de movimientos sociales, procesos de pobladores, campesinos, indígenas, afros, ecologistas y colectivos independientes, y puede desafiar el modelo minero-energético a la vez que no deja perder todas las fuerzas en la dinámica electoral, muy a pesar de que no tengamos la fuerza suficiente para que ello termine pasando.

Pero no es gratuito que se plantee la lucha contra la gran minería y la extracción de hidrocarburos como un punto de partida para dar un debate a nivel nacional, sino que precisamente recurrimos a aquello que ya nos hacia mención Murray Bookchin desde hace décadas: el capitalismo internacional va situando sus contradicciones cada vez más en declive del planeta contra el consumismo desenfrenado, donde una sociedad ecologista y libertaria no será ya una utopía de minorías militantes, sino una necesidad de supervivencia para los pueblos. Esto parece ser una preocupación central si analizamos coyunturas regionales en el año anterior, como los bloqueos al relleno sanitario doña Juana y el paro de la cuenca del río tunjuelo en Bogotá, así como las movilizaciones en defensa de los páramos en el Tolima o Santander, solo por citar unos ejemplos. No es de extrañar que esto se agudiza más con el escenario del posconflicto, donde las puertas de la mayoría de las grandes bioreservas nacionales quedaron abiertas tras la salida de las FARC como agentes armados, y que ya se ha saldado con el inicio del ecocidio en regiones como la serranía de la Macarena. Así, si lo pensamos, los conflictos socio-ambientales representan el nodo que puede articular diversas luchas, como las ya mencionadas respecto al ejercicio de control territorial de las comunidades (donde las guardias populares no solo tendrán que afrontar al paramilitarismo, sino también la entrada de multinacionales, si bien ambos aliados), y en la otra cara, recurre a un tema de importancia central para diversos movimientos sociales y personas desposeídas que aun se encuentran alejadas, por ignorancia o fastidio a la vieja izquierda, de la lucha popular, pero que tienen una preocupación ambiental. Esto además de ser un escenario donde resalta el abandono de las principales fuerzas de izquierda, quienes ahora enfilan militancia dentro de las urnas y que, como pasará en muchos casos, luego de salir “quemadas”, querrán volver a vincularse a las movilización más actuales y con resonancia. ¿Será una combinación territorial-medio ambiental la estrategia que marcará un trabajo libertario como actor político de peso en el país?

Primero, organizar la casa:



Pero para consolidar una estrategia de dicha envergadura, no falta con diversos colectivos o militantes libertarios dispersos, sino que se hace necesaria la articulación libertaria. No es de extrañar a estas alturas, que así como la izquierda y la derecha llegan al escenario pre-electoral divididas, con cierta mofa, podamos hablar de que las libertarias llegamos al escenario pre-anti-electoral también divididas, y casi que por las mismas razones de personalismos y falta de voluntad, pero también, para ser críticos, por la falta de criterio político para establecer una linea común de trabajo, muy insuficiente en anteriores espacios de encuentro. En ello, quedan dos retos:

Primero, lograr establecer esos “objetivos” en común, es decir, como mínimo, que en el 2018 podamos, en el encuentro de la lucha y desde abajo, establecer metas comunes a pesar de no caminar estrictamente juntas, lo que podría dar pasos para en un futuro no tan lejano lograr establecer al movimiento libertario como un referente dinámico e importante dentro del campo popular colombiano. Se hace necesario que los espacios de encuentro sean lo más aterrizados posibles, y recurran incluso a ciertas delimitaciones necesarias para no llevar los debates a la estratosfera: encuentros de territorio, juveniles, agrarios o de economías alternativas son centrales en esto, que dejen acumulados sistematizados para poder luego evaluar lo conseguido o perdido, sobretodo si queremos realizar análisis serios luego de las elecciones.

Segundo, es importante establecer una corriente de acción y pensamiento clara. Para ello, las labores de propaganda, agitación, de referencias y discursivas son aspectos fundamentales, que debemos darlas con concreción y sencillez, para resolver las necesidades reales con procesos prácticos realizables. Esto se puede fortalecer si como punto de partida colocamos las luchas que ya acompañamos como referentes para otras regiones del país, tales como la liberación de la Madre Tierra del Norte del Cauca o los ya mencionados conflictos socio-ambientales de Cajamarca o el Santander, incluso, poniendo a diálogar otras experiencias internacionales como el confederalismo democrático de Kurdistán. Una propuesta que ha surgido últimamente ha sido la del autonomismo comunitario, desde la cual se intenta plasmar ciertas prácticas que podríamos llamar “antiautoritarias” y que buscan desarrollarse dentro de los movimientos sociales para logran horizontes de transformación, con una apuesta que pretenda desarrollar las diferentes caras de la autonomía: económica (con una apuesta autogestiva de producción), cultural (acompañadas de procesos educativos populares y étnicos, por ejemplo), política (bajo la batuta del asamblearismo, la democracia directa y participativa, y principios como la rotatividad, revocabilidad y no centralidad) y pueda superar errores tradicionales de las fuerzas alternativas (con principios antipatriarcales, antiracistas y descentralización); todo esto bajo una perspectiva de abocamiento completo por la comunidad, proyectos que sin embargo solo se dan mientras halla un territorio sobre el cual asentar el proyecto, lo que nos conecta con lo planteado antes: la necesidad de la disputa y defensa del territorio.

Así, como punto de partida para el año que viene, debemos organizar las perspectivas y caminar la defensa del lugar que nuestros pies pisan, y solo con ello, plantear que necesariamente, solo la lucha dará los frutos que los de arriba nos han negado históricamente.

Steven Crux
Enero 2018




1https://www.elespectador.com/noticias/paz/mas-de-120-li...24083

2http://www.contagioradio.com/entre-enero-y-agosto-han-s...5756/

3Para un análisis más detallado, se recomienda el Documento de análisis del PCC sobre cambios en política militar

4https://www.lafm.com.co/nacional/timochenko-saluda-con-...icia/

5http://confidencialcolombia.com/es/1/lo_mas_confidencia...3.htm

6https://www.elespectador.com/noticias/paz/una-implement...23543

image “la defensa del territorio de las comunidades es algo que ya no puede descansar el manos del gobierno”. En la imagen, militares detenidos por la guardía indígena de Nariño, luego de realizar incursiones no deseadas por la comunidad en territorio ancestral 0.06 Mb image El 2018 será un año electoral, y el gran reto para el movimiento libertario inscrito dentro de la lucha social es lograr mantener la independencia mientras se acumulan fuerzas que no se vayan con la coyuntura. 1.01 Mb image “¿Será una combinación territorial-medio ambiental la estrategia que marcará un trabajo libertario como actor político de peso en el país?”. Foto: Revista semana 0.06 Mb

Η πολιτική κατάσταση στη Βενεζουέλα εξακολουθεί να ενοχλείται και η κληρονομιά του Chavismo είναι αυτή που παραμένει αμφισβητήσιμη και συζητήθηκε στα αριστερά. Δημοσιεύουμε αυτή την μεταφρασμένη δήλωση από την Federación Anarquista Uruguaya (FAU) με τις προοπτικές της για την τρέχουσα κατάσταση. Αρχικά δημοσιεύθηκε στο Anarkismo. Μεταφράστηκε από τον Ricardo Araya για την Αναρχική Ομοσπονδία Black Rose. Η παρούσα μετάφραση είναι απο το https://thefreeonline.wordpress.com/2017/12/16/ongoing-...41043

Σχετικά με τη Λαϊκή Εξουσία στη Βενεζουέλα: Μια δήλωση των Αναρχικών της Ουρουγουάης

Η πολιτική κατάσταση στη Βενεζουέλα συνεχίζεται σε σύγκρουση και η κληρονομιά του Chavismo εξακολουθεί να είναι αμφιλεγόμενη και να συζητείται στην αριστερά. Εκδίδουμε εκ νέου αυτή τη δήλωση από την Αναρχική Ομοσπονδία Ουρουγουάης (FAU) με τις απόψεις της για την παρούσα κατάσταση. Ιδρύθηκε το 1956, η FAU ήταν ένα από τα ισχυρότερα αναρχικά κινήματα στη Λατινική Αμερική, επέζησε της περιόδου της δικτατορίας και παραμένει ενεργή σήμερα. Επίσης συστήνουμε την ανάγνωση άλλων κειμένων για την Βενεζουέλας, το αγγλικό « Η“Madurization”του τσαβισμού» δήλωση των αναρχικών και ανάλυση χιλιανών αναρχικών που πραγματοποίησαν πολιτική έρευνα στην Καραϊβική Βενεζουέλα: "Πολιτική κατάσταση στη Βενεζουέλα: κρίση, τάσεις και πρόκληση της ανεξαρτησίας της τάξης".

«Η λαϊκή εξουσία στη Βενεζουέλα, αρχικά οδηγείται από τον χαρισματικό Ούγκο Τσάβες ήταν σε διαρκή ένταση ... Από τα πάνω, οι πόροι έχουν μειωθεί και εμποδίζεται με κάθε δυνατό τρόπο, η ανάπτυξη των κοινοτήτων και της λαϊκής εξουσίας» .

Το 1989 μια από τις μεγαλύτερες κοινωνικές εξεγέρσεις, γνωστές ως "El Caracazo", πήρε σάρκα και οστά στη Βενεζουέλα. Αυτή η λαϊκή εξέγερση υποκινήθηκε από τα μέτρα που έλαβε η κυβέρνηση του Carlos Andres Perez, ο οποίος παρέδωσε την οικονομία της Βενεζουέλας στο ΔΝΤ για να εφαρμοστεί μια πολιτική καθαρού νεοφιλελεύθερου σοκ. Η οικονομική κρίση που ζούσε ήδη η χώρα εμβαθύνονταν. Ο ισολογισμός αυτής της τεράστιας λαϊκής κινητοποίησης ήταν 3.000 νεκροί.

Η εμφάνιση στην πολιτική σκηνή του Ούγκο Τσάβες, ένός εθνικιστή στρατιωτικού, πρώτα μέσα από ένα αποτυχημένο πραξικόπημα, μετά τη διεξαγωγή μιας μεγάλης εκστρατεία και την νίκη στις εκλογές, προσέλκυσε και διοχέτευσε όλο τον λαϊκό ενθουσιασμό που είχε σιγήσει προς στιγμήν σε θάνατο.

Το εξαιρετικά διεφθαρμένο πολιτικό σύστημα της Βενεζουέλας δεν παρέχει εξόδους μέσω των Acción Democrática και COPEI (τα δύο παραδοσιακά κόμματα της χώρας). Δεν μπορούσαν να κάνουν καμία πρόταση που θεωρήθηκε έγκυρη. Τα μπαλώματα που χρειάστηκε το καπιταλιστικό σύστημα στη Βενεζουέλα, τελικά, μέσω μιας περίπλοκης διαδικασίας, θα τίθονταν απο τον Τσάβεζ.

Αυτή η λαϊκή προσκόλληση σημαίνει επίσης ότι διάφορες αριστερές ομάδες και ακόμη πρώην αντάρτες περιέβαλλαν τον πρόεδρο Chávez. Ο αδελφός του, ο οποίος ήταν από το Κομμουνιστικό Κόμμα, είναι μαζί του. Επιπλέον, ήταν ο αδελφός του που τον επηρέασε αποφασιστικά να ενταχθεί στον στρατό για να κάνει κάποια πολιτική δουλειά στο θεσμό.

Και ήρθε το 2002 και το αποτυχημένο πραξικόπημα του AD και του COPEI μαζί με την Fedecámaras, την οντότητα που συγκεντρώνει όλα τα αφεντικά της χώρας. Υπήρχε επίσης δολιοφθορά. Εκατομμύρια άνθρωποι κατεβαίνουν από τους λόφους για να υπερασπιστούν τον Τσάβες και ότι είχαν επιτύχει και αυτό που τους είχε αρνηθεί εδώ και αιώνες. Περισσότερη ελπίδα βρίσκονταν στη νέα κυβέρνηση με πρωταγωνιστή τον Ουγκό Τσάβες.

Γιατί τόσο δημοφιλής υποστήριξη; Η κυβέρνηση του Τσάβες σήμαινε για τους φτωχότερους να έχουν εξασφαλίσει την διατροφή τους και ορισμένες κοινωνικές παροχές. Μετά την αποτυχία του πραξικοπήματος, η κυβέρνηση Τσάβες υλοποιεί διάφορα σχέδια, που ονομάζονται «αποστολές» και με πρώτη την «Barrio Adentro» και «Mercal», έρχονται να εργαστούν 28 αποστολές το 2010, κατάφερε να εξαλείψει τον αναλφαβητισμό, να δώσουν προσοχή για την υγεία και τις βασικές ανάγκες του συνόλου του πληθυσμού.

Συζητιέται η ¨Λαϊκή Εξουσία" "Poder Popular" και οι λαϊκές γειτονιές οργανώνονται, συμπεριλαμβανομένων των δικών τους πολιτοφυλακών. Οι παραγωγικοί και καταναλωτικοί συνεταιρισμοί ανθίζουν, κοινότητες και μια αρκετά εκτεταμένη περιφερειακή οργάνωση από τα κάτω. Όλα με μεγάλη αυτονομία κοινωνικά, γιατί το κράτος, στην κυβέρνηση, ήταν ακόμα κάποιος έλεγχος από την παλιά γραφειοκρατία που είχε υποστηρίξει το πραξικόπημα.

Φυσικά, η κυβέρνηση Chávez είχε ξεκινήσει το σύνθημα της "Λαϊκής Εξουσίας" αλλά από πάνω, εργαζόταν από εκεί, προσπαθώντας να οικοδομήσει νέους θεσμούς στο καπιταλιστικό κράτος αλλά που λειτουργούσαν το έργο τους, αλλά και με την αντίληψή τους για το κράτος. Είναι αλήθεια ότι δημιουργήθηκε ένας σημαντικός ρόλος σε επίπεδο βάσης, ο οποίος είναι αδύνατο να αγνοηθεί και ότι αυτή τη στιγμή και σε κάποιο βαθμό δομήθηκε μια παράλληλη κοινωνία, πραγματικές οργανώσεις πραγματικής Λαϊκής Εξουσίας, αρχικά με ελάχιστη ή καθόλου κρατική διαμεσολάβηση. Πολλοί ριζοσπάστες ακτιβιστές εντάχθηκαν σε αυτή τη δραστηριότητα της Λαϊκής Εξουσίας και μέσα στην ίδια την καρδιά του λαού έθεσαν την ανάγκη για ανεξαρτησία αυτού του σώματος και αγωνίστηκαν για τους δικούς τους στόχους.

Τα κινήματα της κοινότητας της Βενεζουέλας αναμένεται να υποστηρίξουν τη νέα Συντακτική Συνέλευση (photo by AVN)
Φυσικά, το κράτος δημιουργεί μόνο γραφειοκρατία και νέους αστούς. Μέσα σε λίγα χρόνια, πρώην μαχητές και μερικοί καριεριστές ανέλαβαν τον έλεγχο των διαφόρων περιοχών του κράτους και αφομοίωθηκαν και πλούτισαν. Αυτό είναι το φαινόμενο των "bolirricos". Το ίδιο μπορεί να λεχθεί και για τη στρατιωτική κάστα, για την ανώτερη διοίκηση του Στρατού που έχει κατακτήσει οφέλη όπως ποτέ άλλοτε. Αυτή η διαδικασία συνοδεύτηκε από ένα ορισμένο επίπεδο διαφθοράς.

Όλα αυτά συμβαίνουν μέσα σε εθνικοποιήσεις, με την πιο σημαντική από αυτές ήταν του PDVSA, σύμφωνα με την οποία το κράτος της Βενεζουέλας παίρνει τον έλεγχο του πετρελαίου, η Βενεζουέλα είναι ένας από τους μεγαλύτερους εξαγωγείς πετρελαίου, αξιοποιώντας τις υψηλές τιμές της τελευταίας δεκαετίας . Είναι μια διεργασία διαστρεβλωμένη. Δεν υπάρχει κοινωνικό πείραμα στην καθαρή του κατάσταση.

Εκεί ζουν οι κοινότητες των ανθρώπων με το στρατό, κοινότητες οπαδών του Τσάβες με κάποιο βαθμό ανεξαρτησίας, τομείς εργατικής τάξης με διαφορετικό βαθμό υποστήριξης για τον Τσάβες, εκατομμυριούχοι που πλούτισαν σε βάρος του λαού και της διαφθοράς. Δεν υπάρχει καμία έλλειψη των παραδοσιακών αστών που έχουν ενταχθεί στο Chavismo για να προσαρμοστούν στη νέα κατάσταση και να επωφεληθούν από αυτόν. Η πλειοψηφία είναι διατεθειμένη να γυρίσει τον άλλο τρόπο όταν τα μικρά συμφέροντά τους τους πουν.

Αλλά αυτό που είναι αναμφισβήτητο στην διαδικασία της Βενεζουέλας, είναι οτι ένα σημαντικό μέρος του λαού, τα "αουτσάιντερ", συμμετείχαν στην οικοδόμηση κάτι που αντιτίθεται στον καπιταλισμό και την αμερικανική ιμπεριαλιστική διείσδυση, την κατασκευή νέων κοινωνικών σχέσεων, το αυτοδιοικούμενο μέρος της παραγωγής, των υπηρεσιών και της κοινωνικής ζωής από μόνο του.

Στο βάθος είναι η εναντίωση κατά της αυτοδιαχείρισης και της προόδου της πραγματικής λαϊκής εξουσίας, από τα κάτω, κατά των κατακτήσεων που διατυπώθηκαν και κερδίθηκαν απο το αντι-καπιταλιστικό και αντι-ιμπεριαλιστικό γενικό αίσθημα, που έχουν υποχρεώσει έως και τις άρχουσες τάξεις της Βενεζουέλας και τον ιμπεριαλισμό των ΗΠΑ, την κυβέρνηση Trump όπως και του Ομπάμα να παίζουν στο επίπεδο της διεθνούς πίεσης και του οικονομικού αποκλεισμού.

Έχουν επωφεληθεί από μια κατάσταση στην οποία η κυβέρνηση Τσάβες έχει κάποια σημαίνουσα και λαϊκή δυσαρέσκεια πάνω από ανικανότητα και τη συνενοχή να λύσει βασικά προβλήματα, όπως τρόφιμα, φάρμακα και βάναυση αύξηση του κόστους ζωής του. Το πολιτική δεξιά, η μπουρζουαζία και οι ιμπεριαλιστικοί μηχανισμοί σε δράση έχουν εμβαθύνει την κρίση όσο το δυνατόν περισσότερο και δημιούργησαν και αναδημιουργούσαν αυτή την κατάσταση. Αυτό συμβαίνει σε μια εποχή που η κυβέρνηση της Βενεζουέλας, επιπλέον, έχει ελαχιστοποιήσει τη σύνδεσή της με αυτούς που την στήριξαν.

Οι κοινότητες της Βενεζουέλας

Το 2013 καταχωρήθηκαν 1150 κοινότητες και 31670 κοινοτικά συμβούλια. Μέσα από τα Κοινοτικά Συμβούλια ο πληθυσμός λύει άμεσα τις υποθέσεις του και παρεμβαίνει στα έργα κοινωνικής υποδομής χρησιμοποιώντας τους πόρους που δίνει το κράτος στα εν λόγω Συμβούλια. Είναι το φύτρο και η βάση της Λαϊκής Εξουσίας.

Αυτά τα Κοινοτικά Συμβούλια λειτουργούν με βάση τις συνελεύσεις γειτονιάς, όπου οι απαιτήσεις τίθενται αλλά και οργανώνονται για να εκτελούν διάφορα καθήκοντα και να αναπτύσσουν κοινωνικές εργασίες και έργα υποδομής στις γειτονιές. Αυτές οι κοινότητες δημιουργήθηκαν από το 2009 και χρησημοποιήθηκαν από τον Τσάβεζ πριν από το θάνατό του ως κυβερνητικό όργανο της επανάστασης, αυτοδιοικούμενο και αυτοδιαχειριζόμενο. Στην πορεία τους και με την ανεξαρτησία τους όσον αφορά το κράτος και τα πολιτικά κόμματα, συμπεριλαμβανομένου του Chavista.

Οι Κοινότητες έχουν έρθει για να αναλάβουν τη συνολική διαχείριση, συμπεριλαμβανομένης και της διανομής των τροφίμων και της πρωτοβάθμιας φροντίδας υγείας, στέγασης, έργα υποδομής, όπως γέφυρες και έχουν παρακολουθήσει πολλά προβλήματα από τις γειτονιές του πληθυσμού. Ήταν ένα πραγματικό σώμα δημοκρατίας και άμεσης συμμετοχής. Ωστόσο, σταθερά και σε αύξηση έχουν αναχαιτιστεί από τα πάνω, από τον τρούλο της κυβέρνησης Τσάβες που : παρεμποδίζει τη δράση της, επιδιώκει να βασίζονται σε κυβερνητικές υπηρεσίες και οι γραφειοκράτες, καθυστερώντας την υιοθέτηση των νόμων που παρέχουν πόρους και την προστασία και προς όφελος των κοινοτικών δράσεων.

Ένα παράδειγμα που απεικονίζει την λειτουργία μίας Κομμούνα είναι η περίπτωση της Ataroa, που συγκεντρώνει πενήντα κοινωνικές ομάδες κοινοτικά συμβούλια στο Νότιο Μπαρκισιμέτο (τέταρτη μεγαλύτερη πόλη της χώρας) και άλλοι, και όπου, μεταξύ άλλων μικρών επιχειρήσεων, Έχει σχηματίσει ένα εργοστάσιο τούβλων που παρέχει υλικό στα έργα που γίνονται σε αυτές τις γειτονιές.

Η κοινότητα ανέλαβε επίσης τη διαχείριση ενός συστήματος αστικών μεταφορών με οκτώ λεωφορεία. μιας τηλεόρασης, Lara TV. Προσθέστε ένα ενεργό μέλος αυτής της κοινότητας που οι άνθρωποι λύνουν φυσικά τα προβλήματά τους, αλλά «η εμπειρία δεν ήταν χωρίς εσωτερικές και εξωτερικές συγκρούσεις ενάντια στην αρπαγή της λαϊκής εξουσίας, τη γραφειοκρατία και με συγκρούσεις με άλλους κρατικούς θεσμούς.»

Στη συνέχεια έχουμε τη λαϊκή εξουσία στη Βενεζουέλα, αρχικά να ωθείται από τον χαρισματικο Ούγκο Τσάβες, να είναι σε συνεχή ένταση με το κράτος, το κυβερνών κόμμα, το Bolibourgeoisie, το στρατό και ολόκληρη τη κάστα των γραφειοκρατών οι οποίοι είχαν ανακαλύψει ένα κερδοφόρο πεδίο στην εξουσία και το πετρέλαιο.

Από τα πάνω έχουμε μείωση των πόρων που καθηστούν δυσκολότερη, την ανάπτυξη των κοινοτήτων και της Λαϊκής Εξουσίας, διότι η ανάπτυξη της ίδιας της εμπειρίας αυτής συνεπάγεται μια ισχυρή αντίθεση με το κράτος και την κυρίαρχη δύναμη. Μια σύγκρουση που δεν θα λύσει ειρηνικά, χωρίς τραύματα, χωρίς διαλείμματα, όπως πολλοί θεωρητικοί διατυμπανίζουν, αλλά όπως δείχνει η ιστορία, οι συγκρούσεις και ταξικά συμφέροντα, όταν προκύπτει μια διαδικασία από κάτω της λαϊκής εξουσίας, διευθετούνται μέσω της βίας και σε αυτή τη γραμμή ρήξης με το καπιταλιστικό σύστημα δεν είναι πραγματικά ο Chavism.

Η δεξιά, η κρίση και ο ρόλος των Ηνωμένων Πολιτειών

Χωρίς αμφιβολία, τα πράγματα είχαν πάει πολύ μακριά για τη ταραγμένη δεξιά της Βενεζουέλας. Μετά το αποτυχημένο πραξικόπημα του 2002, σιγά-σιγά η δεξιά ανοικοδόμησε τις δυνάμεις της και επέστρεψε από τους fueros μετά την ανάλυψη του Maduro. Οι απεργίες των εργοδοτών, οι ελλείψεις δημιουργούνται από τα αφεντικά, μεταξύ των οποίων και οι ιδιοκτήτες του Polar - μια συμπυκνωμένη ομάδα τροφίμων - μεταξύ άλλων.

Στους αργαλειούς της λαϊκής δυσαρέσκειας, αποκτά πλειοψηφία για την Εθνική Συνέλευση. Τοποθετούνται και δοκιμάζονται πολιτικές και τεχνικές αποσταθεροποίησης και πίεσης για να ανατρέψουν τον πρόεδρο Maduro. Αυτό τελικά επιδιώκει να ανατρέψει το καθεστώς του Τσάβες. Οι "Προσωπικότητες" αυτής της Συνέλευσης που ανήκουν στο MUD διεξάγουν διεθνείς αποστολές και διατηρούν επαφές με ηγέτες και πολιτικές οργανώσεις των Ηνωμένων Πολιτειών και την Ευρώπη με μια έκκληση για πραξικόπημα και που είναι πρόθυμοι να παίξουν την κάρτα της μεγαλύτερης δυνατής παρέμβασης στη Βενεζουέλα.

Στη συνέχεια, οι "guarimbas" και η στρατηγική για τη νίκη στους δρόμους και την αποσταθεροποίηση όσο το δυνατόν περισσότερο με διαφορετικές μεθόδους.

Η υποστήριξη των ΗΠΑ για την αποσταθεροποίηση της Βενεζουέλας ήταν συνολική. Υπάρχουν διάφορες ιμπεριαλιστικές οργανώσεις που παρέχουν οικονομική στήριξη στις δράσεις της καπιταλιστικής φύσης που εκτελεί η δημοκρατική ενότητα (MUD).

Η CIA (Κεντρική Υπηρεσία Πληροφοριών) των ΗΠΑ χρηματοδοτεί αυτές τις δραστηριότητες μέσω διαφόρων οργανώσεων όπως NED (National Endowment for Democracy), για διάφορες ONG φορείς προσπαθούν να δημιουργήσουν την απομόνωση και να μποϊκοτάρουν τη Βενεζουέλα . Το «δημοκρατικό κάλεσμα» και δεν έχει «δημοκρατία» και με το πρόσχημα των «Ανθρώπινων Δικαιωμάτων» προσπαθούν να αποσταθεροποιήσουν την πολιτική και κοινωνική εργασία στην Βενεζουέλα.Μία κατάσταση που αυτοί οι οργανισμοί συστηματικά υφαίνουν στο επίπεδο της Λατινικής Αμερικής και στην υφιστάμενη κατάσταση.

Πάρτε, για παράδειγμα την PROVEA, ΜΚΟ που συνδέονται με το θέμα των «ανθρωπίνων δικαιωμάτων», αλλά η οποία χρηματοδοτείται από οργανισμούς όπως το Open Society του δισεκατομμυριούχου Τζορτζ Σόρος, το Ίδρυμα Ford, την Πρεσβεία του Ηνωμένου Βασιλείου, της Ευρωπαϊκής Ένωσης, συμπεριλαμβανομένων των άλλων πρεσβιών και ποικίλων οργανισμών. Σίγουρα η Ευρωπαϊκή Ένωση ανησυχεί για τα ανθρώπινα δικαιώματα της Βενεζουέλας και άλλων χωρών της Λατινικής Αμερικής, αλλά όχι τα εκατομμύρια των μεταναστών που φτάνουν και υποφέρουν στις ακτές της, ως αποτέλεσμα των πολέμων που έχουν σπαρθεί στην Αφρική και τη Μέση Ανατολή, μετά απο λεηλασίες για περισσότερο από δύο αιώνες.

Όλα αυτά είναι τεκμηριωμένα. Δεν είναι απλό περιστατικό. Υπάρχουν στοιχεία, αναφορές, που εξασφαλίζουν τη χρηματοδότηση των Yankee στην αντιπολίτευση της Βενεζουέλας, την αντιπολίτευση που θέλει μόνο να δώσει πραξικόπημα. Αντιπολίτευση βαθιά αντι-λαϊκή. Η πρόθεση είναι να εγκαταστήσουν το καθαρό και σκληρό νεοφιλελεύθερο μοντέλο όπως αυτό που ήδη εκτελούν στην Αργεντινή και τη Βραζιλία, αφαιρώντας τις λαϊκές κατακτήσεις και σπέρνοντας περισσότερη δυστυχία.

Επιπλέον πολιτικά ό, τι έχει ασκηθεί στη Βενεζουέλα για χρόνια τώρα, δεν είναι ούτε περισσότερο ούτε λιγότερο από ό, τι το ίδιο σχέδιο που αναπτύχθηκε στη Χιλή για να ανατρέψουν την κυβέρνηση Αλιέντε το 1973 και να επιβάλουν την βάρβαρη δικτατορία του Πινοσέτ ή να νικήσουν την Επανάσταση Sandinista στη Νικαράγουα στη δεκαετία του '80. Φυσικά, ένα σχέδιο που απαιτούσε ορισμένες προσαρμογές σύμφωνα με το ιστορικό πλαίσιο αλλά το μοντέλο είναι το ίδιο.

Φυσικά υπήρχαν απαντήσεις από την κυβέρνηση Maduro. Μερικοί από τους πολιτικούς υπολογισμούς δεν είναι πολύ επιτυχείς ή έχουν αμφίβολα αποτελέσματα. Δεν ανέστηλαν επαρκώς την τεράστια εσωτερική κατάσταση όπου ο πληθυσμός δεν είχε τα απαραίτητα πράγματα και την τεράστια κερδοσκοπία που ήταν γύρω από αυτή την τραγική κατάσταση. Από την άλλη πλευρά, ξόδεψαν το επιχείρημα της ιμπεριαλιστικής συνωμοσίας μέχρι να την αφήσουν σχεδόν χωρίς αποτέλεσμα. Αυτό που προσπάθησαν ήταν να εκμεταλλευτούν τους μηχανισμούς διείσδυσης και την ιμπεριαλιστική δράση για να φανούν αθώοι.

Τέλος, ζητήθηκε η εκλογή της Εθνικής Συντακτικής Συνέλευσης. Εδώ για τη σύνθεσή του ονομάστηκε, με ένα δειλό τρόπο, σε διάφορες κοινωνικές οργανώσεις για να είναι μέρος αυτής. Παρά τον περιορισμό της συμμετοχής τους, οι λαϊκές οργανώσεις τόνωσαν τη δράση τους ενόψει αυτής της ολοκλήρωσης. Υπάρχουν δείκτες που θεωρούνται και πάλι στο τρέχον έργο, γεγονός που προκάλεσε κάποιες ελπίδες και έδωσε κάποια κοινωνική ζωή σε εκείνους που ήταν κάπως απομακρυσμένοι. Ακόμη και με κάποιους κρίσιμους τόνους, ανέπτυξαν δραστηριότητες υπέρ αυτού του συστατικού σώματος. Ίσως να πιστεύουν ότι μια φορά στη μήτρα του θα μπορούσε να επιτύχουν κάποια ευνοϊκά κοινωνικά αποτελέσματα και κάποιες διορθώσεις.

Μια πολιτική στρατηγική της παρενόχλησης της κυβέρνησης Μαντούρο, η οποία αντιτίθεται σε άλλη που είχε κερδίσει το δρόμο και που απέρριψε δράσεις σε διάφορους τομείς, συμπεριλαμβανομένου του διεθνούς. Μια πολιτική στρατηγική που μερικές φορές βυθίστηκε σε μια διαμάχη για το κατά πόσον ήταν νομικά νόμιμη ή όχι. Το περιβάλον στο οποίο διευθετήθηκε το ζήτημα δεν ήταν νομικό, ήταν πολιτικό και ήταν για το ποιος ακολούθησε ή έλαβε την κυβέρνηση. Ούτε η μία ούτε η άλλη αποκάλυψαν την αυθεντικότητα.

Οι απο τα κάτω μίλησαν

Αυτή η πολιτική και οικονομική κρίση που δημιούργησε το δεξιό πραξικόπημα και οι ΗΠΑ είχαν μια άλλη απάντηση. Θα φαινόταν ότι ο λαός της Βενεζουέλας σε ένα γενικό επίπεδο δεν κινητοποιήθηκε, δεν μπορούσε να βρει τρόπους για να σταματήσει αυτό το πραξικόπημα, αλλά και στις περιφερειακές εκλογές στις 15 Οκτωβρίου, η λαϊκή πλειοψηφία «μίλησε» και απέρριψε το δρόμο του προς τα δεξιά και στο πραξικόπημα, δίνοντας τη νίκη στους υποψηφίους του Τσάβες σε 17 από τις 23 πολιτείες.

Ο λαός μίλησε στις εκλογές, όχι τόσο στο δρόμο και επαναλαμβάνοντας τις δραστηριότητες της Λαϊκής Εξουσίας που είναι τελικά αυτό που έχει σημασία, αλλά χωρίς αμφιβολία αυτό σηματοδοτεί ότι κάτι απο τα κάτω, κάτι στον λαϊκό ιστό αναπτύχθηκε, υπάρχει και που Υπάρχει, μια υποκειμενικότητα στο λαϊκό επίπεδο, με ασαφή και αντιφατικά στοιχεία είναι αλήθεια, αλλά αυτό δείχνει ότι το «κάτι» της Λαϊκής Εξουσίας ζει και περπατάει. "Κάτι" της όλης αυτής εμπειρίας είναι εκεί, φρέσκο, ζωντανό και διεκδικεί, ακόμη και σκοντάφτοντας, το χώρο και τη θέση του στην ιστορία.

Στο εκλογικό σώμα η δεξιά δεν μπορούσε να αποδείξει απάτη ή κάτι παρόμοιο. Έδειναν κλοτσιές στον αέρα, αλλά το γεγονός είναι ότι ο λαός της Βενεζουέλας επέλεξε το συγκεκριμένο τρόπο για να ακουστεί και να προσπαθήσει να κρατήσει τα βασικά στοιχεία μιας διαδικασίας για την οποία η αναφορά, αλλά τώρα φαίνεται να εκφράζεται σε αντιφατικές, πανσέτα και μερικές φορές ψευδής

Στη συνέχεια, υπάρχει "κάτι" του λαϊκού πρωταγωνιστή, ιδεολογικά στοιχεία, παραγωγή, διανομή αγαθών, αυτοάμυνα των κοινοτήτων και δεν είναι απλή προπαγάνδα. Είναι σαφές ότι τα στοιχεία αυτά πρέπει να λειτουργούν σε σύνθετο πλαίσιο που προς το παρόν δεν είναι ευνοϊκά.

Αλλά "κάτι" από όλη αυτή τη διαδικασία έχει ένα καθεστώς πραγματικότητας. Υπάρχει λαός στη Λατινική Αμερική που ονειρεύεται και ενεργεί για να χτίσει "κάτι" διαφορετικό από την κοινωνία στην οποία ζούμε. Αυτό το "κάτι" μπορεί να προχωρήσει σε μία ή την άλλη κατεύθυνση. Εξαρτάται από τη λαϊκή υποστήριξη από τα κάτω των Λατινοαμερικανικών λαών, ότι αυτό το "κάτι" μετατρέπεται σε ισχυρό λαό στο δρόμο προς μια αυθεντική Λαϊκή Εξουσία χωρίς καμία κρατική προστασία. Με έναν ορίζοντα σοσιαλισμού στα μάτια του.

Οι ιστορικές-κοινωνικές διαδικασίες δεν είναι τέλειες, δεν είναι εργαστηριακές. Δεν προέρχονται από ένα εγχειρίδιο. Είναι αντιφατικές, αλληλένδετες, πολύ σύνθετες, με την κουλτούρα κάθε πόλης και την ιστορία της. Αλλά είναι ο λαός, οι καταπιεσμένοι, όσοι έχουν εκμεταλλευτεί και έχουν υποστεί λεηλασίες, παραβιάσεις όλων των δικαιωμάτων τους, δίωξη, θάνατος, φυλάκιση, βασανιστήρια.

Αυτές οι εμπειρίες από πόνο και ελπίδα μπορούν να ανοίξουν ένα κενό, να κάνουν διαλείμματα και να αποτελέσουν πηγή νέων δρόμων.
Επιπλέον, όταν η δεξιά έρχεται γύρω, όταν παρεμβαίνει παγκόσμια ιμπεριαλιστική εξουσία, για να βυθίσει περαιτέρω αυτό που θεωρούν «πίσω αυλή» τους, δεν μπορεί να υπάρχει αμφιβολίασε ποια πλευρά πρέπει κάποιος να είναι.

Δεν πρόκειται για υπεράσπιση αυτής ή εκείνης της κυβέρνησης. Για την FAU για τους αναρχικούς το κέντρο της συζήτησης είναι το πώς θα προχωρήσουμε προς την κατεύθυνση των λαών της Λατινικής Αμερικής προς πλήρη χειραφέτηση και την ελευθερία, πώς θα σφυρηλατήσουμε δυνατούς ανθρώπους και εκ των προτέρων για την κατασκευή της λαϊκής εξουσίας.

*Στα αγγλικά εδώ: https://wp.me/pIJl9-aFs (μέσω της Ομοσπονδίας Black Rose).

image 95c08ad223d6e4ac825640de47c9ecd7_w640_h414.jpg 0.08 Mb image anarchyurugay.jpg 0.06 Mb

venezuela / colombia / la izquierda / non-anarchist press Saturday December 02, 2017 20:57 byAlexander Escobar

Resistir al sistema es enfrentarse al horror, “al más frío de todos los monstruos fríos”. La comprensión de ello llegó de forma paralela mientras cientos de cuerpos cercenados eran convertidos en cifras e informes de derechos humanos, y miles de rostros que habitaban trochas y ríos eran condenados al humo indiferente de ciudades convertidas en campos de concentración que infamemente pasaron a ser denominadas como “albergues”.

No siempre hay un clima ni la calma propicia para escribir. A no ser que se trate de literatura, pues su encanto radica en que ningún momento es propicio para hacerlo. Con esto trato de excusarme de los mensajes que en poco tiempo recibí y que no estuve en capacidad de responder. Nunca había sentido conjugadas tantas angustias y peguntas sobre los momentos difíciles que atraviesan los procesos de resistencia en Colombia, así como nunca volveré a tener tantos mensajes en un solo día.

Ahora cuento con algo de serenidad que me permite escribir. Sin embargo, no me está dado resolver o decir algo que despeje las preocupaciones que refieren a la ola de líderes sociales asesinados y el incumplimiento del Acuerdo de Paz por parte del Gobierno. Tan solo estoy en posibilidad de compartir algunas cortas experiencias que deberán sumarse a otras para construir, con cabeza fría y sensatez, un modo de afrontar esta embestida brutal del Estado colombiano.

Cuando trato de recordar mi vida en las luchas sociales, siempre imagino a Morpheus con la píldora roja y la azul dándome a escoger entre una vida de confort – graduado, con un buen trabajo y amado por la familia como hijo ejemplar– o la opción de tomar la píldora roja para despertar en la resistencia con toda la intranquilidad y la gastritis que ello conlleva.

Imposible en mi mundo sería tener un ejemplo más gráfico para abordar el escenario de complicaciones que implica tomar la píldora roja. Pero sin importar las dificultades, el despertar trae consigo la bella recompensa de tener conciencia de la libertad y la lucha colectiva que libera pueblos.

Casos particulares y diversas circunstancias nos llevan a salir del estado de confort para sumarnos a las luchas sociales. En mi caso concreto, abandonarlo fue un despertar donde enfrentar a las formas y sistemas de dominación no es una opción que tomamos, o algo que se escoja, hacerlo simplemente es un acto de resistencia que emerge como respuesta natural, a manera de un flujo vital, de quienes afirmamos la vida en medio de la barbarie. Y hacerlo, por lo regular, implica sacrificar lo más cercano, o aplazarlo indefinidamente, por un ideal colectivo que será materializado por otras generaciones de las que seremos parte esencial de su memoria, como ya lo son otras generaciones que habitan en nosotros.

Sin estado de confort también comprendí, ayudado por Nietzsche, que resistir al sistema es enfrentarse al horror, “al más frío de todos los monstruos fríos”. La comprensión de ello llegó de forma paralela mientras cientos de cuerpos cercenados eran convertidos en cifras e informes de derechos humanos, y miles de rostros que habitaban trochas y ríos eran condenados al humo indiferente de ciudades convertidas en campos de concentración que infamemente pasaron a ser denominadas como “albergues”. Fueron esos años unas de las épocas más difíciles, de aprender que el horror siempre será superado por un crimen más atroz, horrendo.

Y es a partir de esos años que no recuerdo un periodo de tiempo en que gozáramos de alguna ventaja en una lucha que siempre ha sido desigual. Recuerdo vivir momentos de calma y avances significativos, pero siempre con la mente fija en que el horror estaba preparando nuevos ataques. No importa qué tan alegre se estuviera, o que el cine, la literatura y el teatro amablemente llenaran los lugares que el alma oculta de la guerra, al final ni el amor lograba disipar el horror latente.

Es por eso que hoy percibo este duro escenario de recrudecimiento del paramilitarismo y los crímenes de Estado, no como el exterminio inevitable de la lucha social en Colombia –como proponían algunos mensajes–, lo percibo como momentos difíciles de una lucha desigual que otras generaciones ya han afrontado. Esto lo afirmo no sin sentir impotencia y la rabia más profunda, pero también lo digo mientras recuerdo al movimiento campesino, indígena y afrodescendiente que, luego de vivir las masacres y el despojo paramilitar de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), se levantó nuevamente a pesar de los miles de muertos dejados por el terrorismo de Estado.

Repaso estas experiencias y momentos que he vivido porque es a partir de ello que puedo superar la inmadurez de lo inmediato. Es un breve recorrido que ahora me permite comprender que resistir no implica necesariamente vivir para ver al pueblo liberado, resistir es, ante todo, aquello que se vive para no permitir que el sueño de liberación de otras generaciones muera con nosotros. De ahí que la resistencia se me presente como una bella terquedad que, a pesar de tener todo en contra, no claudica hasta que el sueño se cristaliza.

Todos mis afectos a quienes están a pesar de la adversidad.

venezuela / colombia / cultura / non-anarchist press Sunday November 12, 2017 22:38 byAlexander Escobar

Durante varios días la cineasta Ana González permaneció con los excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) realizando talleres y diversas actividades enfocadas a la construcción de archivo audiovisual y fortalecimiento de la memoria. ¿Saldará el cine colombiano su deuda con la memoria, con la historia del país? Es momento que la imagen salga de la quietud y recobre el movimiento en favor de la vida y derrote al silencio, esa petrificación cómplice de quienes se vendieron a la infamia y censura de un modelo político y económico que impone solo muerte y miseria.

Una paz que se olvida del cine, es una paz que abandona su memoria, y de igual manera deja de contar su historia. Colombia es un espejo de esa tragedia. Aunque hay trabajos importantes, lo cierto es que su historia no ha sido contada a través del cine.

Para no pasar por alto esta tragedia, durante varios días la directora de cine Ana González permaneció en la zona veredal de La Elvira, ubicada en el municipio de Buenos Aires en el departamento del Cauca, donde excombatientes de las FARC transitan a la vida política, social, económica y cultural del país.

“El cine siempre va hacia el lado de la academia o el lado del entretenimiento, pero nunca va a los lugares a dónde se tienen que contar las historias y a dónde se tiene que crear un archivo de esto”, explica la directora.

Varios proyectos adelanta la joven cineasta: el ‘Cine club mujeres empoderadas, mujeres cineastas’, el ‘Taller de correspondencias laboratorio cinematográfico’, y el ‘Cine como arma revolucionaria’, son algunos de los trabajos con los que viaja, siempre acompañada de la Muestra Internacional ‘Mujeres, subversión en la imagen experimental en movimiento’. Todos sus proyectos están enfocados a la construcción de archivo audiovisual y fortalecimiento de la memoria.

“Aquí, en la zona veredal (de la Elvira) tienen muchísimo archivo y tienen muchísimas historias que contar, tienen una memoria que los medios de comunicación están invisibilizando; los medios de comunicación, la pedagogía, el mismo Gobierno está negando que ellos y ellas cuenten sus historias. Entonces es súper importante que las personas tengan un acceso a esa información y un acceso a ese conocimiento”.

Mientras estuvo en la zona, Ana viajó y caminó por el territorio desarrollando actividades en veredas y corregimientos, sin dejar de lado otro de los objetivos de su trabajo: recuperar la memoria e importancia de la mujer en la historia del cine y la sociedad. Por ello nunca olvida a Alice Guy, primera directora de cine que, en abril de 1896, con su película El Hada de las Coles, dio vida al cine de ficción. Sin embargo, su nombre, al igual que el de otras mujeres, estuvo desaparecido de la historia.

“A las mujeres nos ven como madres, como hijas, pero nunca como artistas, como creadoras, como directoras, como eso… Siempre estamos invisivilizadas. Las mujeres no ocupamos una cuota dentro de la historia, y nunca nos quieren poner dentro de los libros y en ese tipo de cosas”.

Gracias al cine, comunidades y excombatientes de la guerrilla compartieron experiencias y saberes. Yuheni Izquierdo, exguerrillera de las FARC, cuenta cómo conoció a Ana.

“Cuando yo me encontré a Ana, ella me comentó que trabajaba con mujeres, sobre todo defendiendo los derechos, mostrando que hay una forma de ver el cine también para articular en los territorios. Y eso me llamó la atención. Y como yo siempre he estado haciendo lo mismo, avanzando con las mujeres de los territorios, me pareció que teníamos unas ideas muy particulares”, recuerda Yuheni.

Las FARC ahora convertido en partido político, como Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, igualmente enfocan su trabajo hacia la cultura y en realizar pedagogía sobre el Acuerdo de Paz. Implementando cine-foros en veredas y corregimientos adelantan actividades con las comunidades para defensa de los acuerdos que hoy el Gobierno incumple.

En las FARC, manifiesta Yuheni, “siempre hemos pensado que es importante que sigamos produciendo esos cine-foros que sirven como forma de enseñanza didáctica, que por medio de ellos podemos impulsar y articular el proceso de las mujeres en los territorios”.

Durante varios días las imágenes en movimiento fueron detonante de ideas y resistencias para comunidades y excombatientes que, ahora, también son comunidad. Con experiencias, nostalgias, alegrías y afectos inesperados el cine sacudió sus vidas.

Para Yuheni, las experiencias con el cine le enseñaron “que hay otra arma más potente para mostrarla a los territorios que se puede hacer por medio de un celular, para grabar en una cámara; o sea, que no lo desconocíamos pero que juntas hemos intercambiados saberes y es muy atesorable”.

Ana González, también expresa cómo la afectó la experiencia:

“Para mí fue también súper poderoso encontrar más mujeres en las resistencias y en las luchas, sobre todo con Yuheni encontrar una mujer que ha pasado por diferentes cosas que deja una guerra y que, a pesar de eso, es una persona valiente que todavía sigue luchando y que tiene la sororidad, tiene la sororidad en el sentido de que se articula con otra mujer y más mujeres para hacer cambios entre nosotras mismas”.

Es claro que hoy el cine además debería sacudirnos al saber que las FARC cumplieron al dejar las armas, mientras el Gobierno incumple los puntos del Acuerdo de Paz y permite que el paramilitarismo asesine a líderes sociales y excombatientes.

¿Saldará el cine colombiano su deuda con la memoria, con la historia del país, y documentará oportunamente estos hechos? Es momento que la imagen salga de la quietud y recobre el movimiento en favor de la vida y derrote al silencio, esa petrificación cómplice de quienes se vendieron a la infamia y censura de un modelo político y económico que impone solo muerte y miseria.

This page has not been translated into 한국어 yet.

This page can be viewed in
English Italiano Català Ελληνικά Deutsch



Rojava: Mensaje urgente de un compañero anarquista en Afrin

Rojava: Mensaje urgente de un compañero anarquista en Afrin

Venezuela / Colombia

Mon 19 Feb, 03:39

browse text browse image

p_29_11_2016.jpeg image¿Por dónde cortar el nudo gordiano en la negociación ELN-Gobierno de Colombia? Feb 03 09:06 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

“el anterior año fue de los más trágicos en una guerra perpetua que, parece ser, la elite no quiere acabar contra las pobres”. Foto: Contagia radio imageLa consigna libertaria es no olvidar el año viejo Jan 22 23:38 by Steven Crux 0 comments

venezuela_protest31.jpg imageΛαϊκή Εξουσία στ_... Dec 19 18:57 by FAU 0 comments

Foto Archivo: Toma estudiantil de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Palmira, departamento del Valle del Cauca imageRecuerdos en resistencia Dec 02 20:57 by Alexander Escobar 0 comments

cine_mujeres_y_acuerdo_de_paz_remap.jpg imageCine, Mujeres y Acuerdo de Paz Nov 12 22:38 by Alexander Escobar 0 comments

sm.jpg imageXIII Seminario Militante: Revolución Rusa y Anarquismo Oct 30 12:34 by Grupo Libertario Vía Libre 0 comments

masacretumaco.jpg imageDe la tragedia a la farsa: la represión estructural muestra el cobre en Tumaco Oct 12 05:58 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Argelia, Cauca, desde el corregimiento de la Belleza (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) imageLa Batalla de Argelia, Cauca: La disputa por el territorio en clave del post-acuerdo Oct 10 23:44 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

543002_1.jpg imageLa sangre de Llorente, Tumaco: masacre e infamia Oct 10 23:12 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

dkpromgwaaautal.jpg imageLa Movilización de los Trabajadores Aeroportuarios en Bogotá, Colombia. Sep 30 03:50 by Via Libre Grupo Libertario 0 comments

moneytalks.jpg imageLos vividores de la paz: Una mirada desde Pradera, Valle del Cauca Sep 26 19:08 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Pescando de manera responsable en la ciénaga de Simoa con las nuevas regulaciones comunitarias (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) imageLa cultura anfibia amenazada: Ciénagas y Zonas de Reserva Campesina en el Sur de Bolívar Sep 24 16:24 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Foto: Tomada hoy por comunero indígena en el lugar de los hechos. A quien le agradecemos y reconocemos su importante trabajo de registro fotográfico imageEjército Colombiano Asesinó a un Campesino y Dejó Dos Más Heridos en Zona Rural de Corinto... Sep 22 08:39 by Centro de Comunicación y Educación Popular Enraizando 0 comments

php8phxsipm.jpg image2.095 días (y contando) de la huelga de SINTRADIT-Buga en contra de Cristar SAS Sep 19 05:32 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Trabajo de minería en cajón o laberinto, Sevilla, Valle del Cauca (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) imagePequeña minería… ¿artesanal o criminal? Sep 18 00:12 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

21743794_2359218560970241_2229552498711815839_o.jpg image“NADA PARA ATRÁS, TODO PA’ DELANTE” Liberador de la Madre Tierra herido por el Ejército Na... Sep 17 02:39 by Centro de Comunicación y Educación Popular - Enraizando 0 comments

Camiseta recordando a Edgar Quiroga, dirigente asesinado en 1998 por las AUC en Cerro Azul, San Pablo (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) image“Porque nos cansamos de arrancar”, el proceso organizativo en Micoahumado, Serranía de San... Sep 16 07:55 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

460_0___30_0_0_0_0_0_portada72.jpg imageEl Libertario: Arma falaz de la contrainformación en Venezuela Sep 03 21:34 by Gabriel Oliveros 1 comments

Rafal Uzcatégui: funcionário da ONG Provea imagePeriódico El Libertário da Venezuela: O “anarquismo” de direita à serviço da burguesia e d... Sep 01 14:39 by anoerror 0 comments

nota15.jpg imageRéférendum d’initiative populaire et bataille pour le territoire en Colombie: Cajamarca (d... Aug 27 10:13 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

santiagomaldonado1024x768.jpg imagevideoPlantón por Santiago Maldonado, desaparecido en Argentina por apoyar la causa Mapuche Aug 22 03:10 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

20882143_489923491360291_2464084732346141443_n.jpg imageASESINAN RECLAMANTE DE TIERRAS EN EL CHOCÓ Aug 20 22:22 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

phpshaf7wpm.jpg image3ª Romería a la Teta de San Lucas, Sur de Bolívar, Colombia Jul 30 06:34 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

La Teta de San Lucas vista desde Mina Vieja, Santa Rosa del Sur, Serranía de San Lucas (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) imageColonización y resistencia, la experiencia de la Federación Agrominera del Sur de Bolívar Jul 29 07:47 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

text[Colombia] Encuentro por la Autonomía y la Vida Digna Jul 19 07:57 by Juntándonos para Luchar 0 comments

img_3897.jpg imageTerritorio, autonomía, democracia y un fusil Jul 12 01:42 by Steven Crux 0 comments

portada.jpg imageEncuentro internacional de liberadoras y liberadores de la Madre Tierra Jun 30 03:40 by Proceso de Liberación de la Madre Tierra 0 comments

423455_1521_1.jpg imageEntre la guerra y la paz [Parte I] Jun 14 11:20 by Steven Crux 0 comments

460_0___30_0_0_0_0_0_webcolombia_1.jpg imageUna tragedia putumayense en tres actos: entrando al “post-conflicto” Jun 13 02:14 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

18881994_2290023467889751_5555464727975376815_n.jpg image¡Muy Alegres, Pero También Alertas! Jun 06 08:30 by Centro de Comunicación y Educación Popular Enraizando 0 comments

more >>
© 2005-2018 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]