user preferences

venezuela / colombia / community struggles / opinion / analysis Sunday April 23, 2017 04:48 byJosé Antonio Gutiérrez D.

On March 26th there was a popular referendum in the heart of Colombia, in the town of Cajamarca, in the department of Tolima, to decide whether the citizens agreed with gold mining in their territory or not. In this municipality the transnational corporation AngloGold Ashanti has been for years pushing for the exploitation of a gold mine they call La Colosa (Colossus), which is reputedly the largest gold mine in the Western Hemisphere. 98% of voters rejected mining in Cajamarca, mostly because of the fact that gold has no use other than producing profits and it is a most destructive activity against the environment. [Castellano]


Cajamarca: environmental and territorial dispute in “post-conflict” Colombia

On March 26th there was a popular referendum in the heart of Colombia, in the town of Cajamarca, in the department of Tolima, to decide whether the citizens agreed with gold mining in their territory or not. In this municipality the transnational corporation AngloGold Ashanti has been for years pushing for the exploitation of a gold mine they call La Colosa (Colossus), which is reputedly the largest gold mine in the Western Hemisphere: 60% of the municipal territory -30,440 hectares- has been granted to AngloGold Ashanti for mining purposes. 98% of voters rejected mining in Cajamarca, mostly because of the fact that gold has no use other than producing profits and it is a most destructive activity against the environment. You cannot eat gold, and this is well known in Cajamarca, a traditional agrarian region that produces some 10% of the food which is consumed in the capital of the country, Bogotá.

This result, however, didn’t come out of the blue: it was the result of years of struggle and popular education on the effects and impacts that mining would have on the region, through door to door campaigns, leaflets, pamphlets, demonstrations in support of the right to water, life and territory. Year after year, thousands of people have concentrated in the capital of the Tolima department, Ibagué, to protest in the so-called carnival-demonstrations against mega-mining. The Peasant and Environmental Committee of Cajamarca, students’ organisations, youth collectives, agrarian trade unions such as ASTRACATOL, and the Committee for a Popular Referendum on Mining in Cajamarca, they all played a role and worked side by side on this particular issue, in spite of differences on others, to guarantee the success of the campaign.

This was not the first referendum of this type in Tolima, either. On 2013, the community of Piedras, a nearby municipality, which was to be affected by the debris of the operations of AngloGold Ashanti, rejected with 99% of the total votes the proposal to carry mining related activities in their locality. These are but the visible expressions of a patient work of organising that has been going on quietly for years; a good reminder that radical change doesn’t mean ‘sudden’ change, and that the most valuable attribute of radicals is precisely patience and perseverance in the quiet and gentle work of regenerating our communities.

Although the work of these network has been quiet and gentle, it has not been free from forceful repression. The price paid in the course of this resistance has been quite high in some rural communities, indeed. In the south of the department, where a number of hydro-electrical projects were planned to divert the water sources from the peasantry in order to feed the gigantic demand of energy of the Colossus, is where the impact of this repression was made felt the strongest. These areas have been territories of agrarian resistance since the 1930s, and strongholds of insurgents for decades. Counterinsurgency came hand in hand with the mega-projects: today, 30% of the Colombian armed forces (some 100,000 men in uniform) are directly deployed to protect mining and energy projects from community protest. The full militarisation of southern Tolima was complete in the mid-2000s, when the infamous Infantry Battalion XVII “José Domingo Caicedo” made its appearance. The ASTRACATOL union organisers Gildardo Díaz and Héctor Orozco were among the first victims (2011) in the municipality of Chaparral, where a hydro-electrical project was devised for the river Ambeima. Many agrarian organisers in Chaparral, Planadas and Rioblanco, were arrested and harassed on trumped-up charges that after extensive campaigning were dismissed, in a veritable war of attrition against the organised communities. This situation is not unique to Tolima: according to a PBI report of 2011, 80% of the human rights violations and 87% of the cases of forced displacement in Colombia took place in mining areas –as well, 78% of attacks against trade unionists in the country happened in the mining-energy industry, which is appalling in a country with an undisputed world record on murders of trade unionists. According to a 2015 report of Global Witness, Colombia, together with Brazil, is at the top of the countries where it’s most dangerous being an environmental activist judging by the numbers of activists killed.

Although the people of Tolima have been using the constitutional mechanism of the Popular Referendum to voice their opposition to the activities of AngloGold Ashanti in the region, the government is bent on making sure that the project goes ahead and has insisted they will not listen to the people’s verdict. The minister of Mines, Germán Arce Zapata, came out shortly after the results were known, to say that the results were not binding. This, in spite of the fact that the participation was well above the quorum and that in May 2016 the Constitutional Court had ruled against a 2001 legal decree (tailor-made for the mining companies), which stated that mining was a supreme good of the nation and no local community or authority could therefore oppose a project. Although the referendum quite clearly showed the opinion of the people of Cajamarca, it also showed the huge democratic deficit of the State, which will ignore even constitutional mechanisms whenever the results don’t fit the agenda of the elites and their transnational buddies. This is why the popular organisations of Tolima, with the same perseverance with which they carried the long work leading to this referendum, will start organising a broad popular resistance that translates the will of the people into the realm of facts. The next referendum will be on the streets of Tolima to actively oppose this rapacious environmentally damaging model of mining.

Although we are entering a period of so-called post-conflict, after the peace agreement between the government and FARC-EP former insurgents, it is clear that the State is not willing to abandon brute force when it has to deal with bothersome communities that actually don’t want to be trampled on in the name of progress. The government wanted peace in order to allow investment projects to go deeper into Colombian territories with as little inconvenience as possible, not to solve the structural problems of the disenfranchised majorities. The battle of these local communities in defence of their territory, in Tolima and elsewhere, will define the patterns of conflicts ahead in this supposedly “post-conflict” period. So far, it is not looking nice. But Cajamarca has shown a way of unity from below, of learning how to work together on specific goals in spite of broader differences, and most importantly, it has shown that those below cannot rely on anyone but their own strength.

José Antonio Gutiérrez D.
12th April, 2017

venezuela / colombia / género / comunicado de prensa Wednesday April 12, 2017 02:17 byGrupo Libertario Vía Libre

El presente comunicado se escribe con la intención de hacer pública la posición que como Grupo Libertario Vía Libre, organización específica anarquista de la ciudad de Bogotá, Colombia, tenemos frente a un caso de violencia de género ocurrido entre militantes de nuestra organización. Pensamos que nuestra tarea, como anarquistas y feministas, es realizar ejercicios profundos de autocrítica y crítica que tengan como objetivo consolidar una posición de rechazo a las acciones y actitudes patriarcales, machistas y violentas tanto en el ámbito de lo público como en el ámbito de lo privado.

El presente comunicado se escribe con la intención de hacer pública la posición que como Grupo Libertario Vía Libre, organización específica anarquista de la ciudad de Bogotá, Colombia, tenemos frente a un caso de violencia de género ocurrido entre militantes de nuestra organización. Pensamos que nuestra tarea, como anarquistas y feministas, es realizar ejercicios profundos de autocrítica y crítica que tengan como objetivo consolidar una posición de rechazo a las acciones y actitudes patriarcales, machistas y violentas tanto en el ámbito de lo público como en el ámbito de lo privado.

Anotamos que cuando un cuerpo es asignado como “hombre”, este empieza a tener ciertos privilegios que configuran su identidad, y que sienta sus bases en la idea de la superioridad de lo masculino sobre lo femenino. Dicha superioridad o desequilibrio de poder, no debe pasarse por alto a la hora de comprender cómo nos relacionamos los seres humanos. En definitiva, la desigual valoración de lo masculino y lo femenino son las raíces con las que se nutre el sistema patriarcal, que actúa de manera conjunta con el capitalismo o el racismo, entre otros sistemas de opresión.

Por ello, debemos mantener una alerta permanente y hacer ejercicios colectivos de crítica y auto-crítica que cuestionen los privilegios de los compañeros asignados como “hombres”. El ejercicio de cuestionamiento también pasa por reconocer que ninguna persona está exenta de tener actitudes machistas, y que es indispensable estar atentas a cualquier reafirmación, matizada o explícita, del patriarcado y las posiciones de heterosexualidad obligatoria. Si bien la crítica y auto-critica deberían hacerse a partir de un ejercicio pedagógico que prevenga situaciones de violencia de género y que nos ayuden a reconocer lo que significa ser “hombre” y ser “mujer” en el mundo, existen actitudes y situaciones que deben nombrarse concreta y públicamente, condenándolas de manera contundente y tomando las medidas necesarias para evitar que se repitan situaciones de violencia.

Este es el caso de la violencia física y psicológica perpetuada por parte de los asignados como “hombres” a las “mujeres”. Cuando un compañero militante agrede física y psicológicamente a una compañera, nosotras como anarquistas, como revolucionarias, como personas que nos estamos pensando una nueva forma de relacionarnos, de vivir, de amar, debemos actuar colectivamente y poner freno a la situación de violencia.

Si estas actitudes de violencia masculina (machista y patriarcal) son reiteradas y no hay indicios de un cambio, ni cuestionamiento de los privilegios y por lo tanto del lugar en la sociedad, entonces no creemos que haya espacio en la organización para alguien que no quiere cuestionarse y cambiar. Por otra parte, si hay disposición de transformación, de reconocimiento de los privilegios y del profundo cambio que debe desarrollarse, a veces emocionalmente drástico, de entender nuestro lugar en el mundo, entonces debemos pensarnos estrategias pedagógicas de crítica y autocrítica que permitan tal proceso.

Por la razón anterior y en cuanto tuvimos conocimiento de los hechos, en reunión extraordinaria y por acuerdo colectivo, hemos decidido expulsar a Daniel Perafan, quien militaba en nuestra organización y en espacios territoriales y de formación política desde el año 2015, debido a la violencia física y psicológica que ejerció contra la que fue su pareja sentimental, también militante de nuestra organización, y por una serie de actitudes machistas hacía algunas compañeras de los espacios sociales donde trabajamos. Las situaciones que expusieron las compañeras nos llevan a plantear que el actuar de Daniel es reiterativo y que, hasta el momento, no se ha expresado una consecuente voluntad de cambio.

Por otro lado, reconocemos el valor de las compañeras que hicieron pública la situación, sabiendo que no es fácil hacer una denuncia de este tipo de situaciones. Como organización apoyáremos a las compañeras tanto en términos políticos y emocionales como en la activación de protocolos de seguridad colectiva que hemos acordado en nuestra organización y los espacios en los que participamos. De igual manera queremos incentivar a otras compañeras dentro y fuera de los movimientos sociales a que denuncien estos casos y que exijan el acompañamiento de sus organizaciones, colectivos y familias en estas situaciones tan difíciles y que a su vez son sistemáticamente invisibilizadas y minimizadas por la sociedad.

Alejándonos de la idea, muchas veces arraigada en organizaciones y movimientos populares, de que estos temas deben tramitarse únicamente al interior de la organización, publicamos este comunicado que busca manifestar que las matrices de opresión, en este caso el patriarcado, operan a partir de acciones puntuales de personas concretas, y ninguna está exenta de reproducirlos. Por lo anterior es de vital importancia contrarrestar con sinceridad estas violencias, en todos los espacios en los que tengamos incidencia, caminando hacia un cuidado colectivo que reconocemos importante en la lógica de organizaciones libres, igualitarias y anárquicas que defendemos para nuestra organización política y el conjunto de la sociedad.

Pensamos que en cualquier momento de la vida, un ser humano puede desarrollar transformaciones importantes de su hacer y esperamos que Daniel realice un ejercicio de auténtica autocrítica y rectificación personal, de-construyendo el machismo que hemos identificado en sus prácticas cotidianas.

Cómo anarquistas y feministas, estamos en constante lucha contra las injusticias del mundo y esto implica reconocer cómo estas violencias se reproducen dentro de nuestra misma organización y espacios de influencia, haciéndole frente y emprendiendo acciones colectivas que nos permitan construir desde aquí y desde ahora una vía hacia una sociedad más justa y más libre.

Grupo Libertario Vía Libre
Abril 11 de 2017
Bogotá D.C, Colombia

venezuela / colombia / community struggles / portada Thursday March 30, 2017 14:54 byJosé Antonio Gutiérrez D.
featured image

El día domingo 26 de Marzo se celebró la tan esperada consulta minera sobre la explotación del oro en la mina de oro de La Colosa, en Cajamarca (Tolima). 6.241 habitantes de Cajamarca salieron ese día a votar ante una sencilla pregunta “¿Está usted de acuerdo Sí o No que en el municipio de Cajamarca se ejecuten proyectos y actividades mineras?”. El resultado fue contundente: 98% de los votantes se expresaron a favor del NO a la megaminería.

[English]

venezuela / colombia / imperialismo / guerra / opinión / análisis Thursday March 30, 2017 00:12 byJosé Antonio Gutiérrez D.

Los muertos también se han convertido en un campo de batalla en Colombia. Cuanto tengamos, efectivamente, paz en los cementerios, es cuando la paz realmente termine de materializarse en Colombia. Cuando el cuerpo de Trofijo pueda encontrar un lugar definitivo de descanso, sin el temor de que paramilitares o el propio ejército lo exhumen para jugar fútbol con su cráneo, es cuando sabremos que realmente estamos en paz. Cuando los familiares puedan sacar a los guerrilleros que quedaron enterrados en cementerios escondidos en la selva y volverlos a sus veredas para despedirse humanamente de ellos.


Colombia: ni siquiera ha llegado la paz de los cementerios

Durante décadas se nos dijo que, desaparecida la guerrilla, desaparecería el paramilitarismo (según algunos violentólogos, una mera reacción a la “violencia guerrillera”) y que el Estado ya no tendría excusa para seguir reprimiendo, encarcelando y asesinando dirigentes sociales. Afirmaciones contrarias a todo sentido histórico que han sido, lamentablemente, desmentidas por los mismos hechos en Colombia. Hace dos años que las FARC-EP, como movimiento guerrillero que combatía las fuerzas del Estado, se han, efectivamente, desmovilizado. Tienen armas todavía, pero no las usan. Desde los inicios de las negociaciones de paz, las FARC-EP estuvieron gran parte del tiempo en cese al fuego unilateral y bajaron su capacidad ofensiva enormemente. Según la teoría de la guerrilla “excusa” para la violencia paramilitar y de Estado, el número de asesinatos selectivos debería ir decreciendo y el paramilitarismo debería ir desapareciendo, al esfumarse su supuesta causa. Sin embargo, pese a la existencia de un reducto del EPL y la guerrilla del ELN (ambas con una capacidad militar muy inferior de la que gozaban las FARC-EP), Colombia aún se encuentra sin paz y ahogada en sangre[1].

El reguero de líderes sociales muertos y asesinados, habla por sí solo: en el 2014, hubo 78 asesinatos contra líderes sociales; en el 2015, fueron 105; y en el 2016 y los dos primeros meses del 2017, iban al menos 120. El grueso de estas víctimas procedía del suroccidente colombiano, de los departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño -el epicentro del conflicto social y armado[2]. Los números van en alza, no en baja. Y ni siquiera se trata ya de debilitar al adversario durante la fase de negociación: esta ya acabó. Estamos presenciando como en Cien Años de Soledad, obra de la clarividente pluma de García Márquez, la suerte de los hijos del Coronel Aureliano Buendía: uno tras otro fueron asesinados en medio de la noche y niebla, hasta que después del asesinato del último de sus hijos, un policía se dejó ver de atrás de un árbol. Ya no había nada que hacer ni quien reclamara justicia. Es una mezcla de revanchismo y el interés de derrotar absolutamente al otro, de desterrarlo totalmente de la faz de la Tierra.

Así las cosas, muchos se lamentan si acaso la paz santista no será otra cosa que la paz de los cementerios. Lo terrible es que la paz santista ni siquiera garantizará la paz de los cementerios.

Durante mi último viaje al Limón, Tolima, tuve oportunidad de presenciar la profanación de las tumbas de guerrilleros caídos en combate. Los pobladores acusaban a miembros del ejército de haber llegado un día, al parecer “marihuaneados”, y haber destruido un par de tumbas de guerrilleros de las FARC-EP en el cementerio. No sería esta la primera vez que en la región se señala a los miembros de la fuerza pública de actuar bajo la influencia de sustancias: según un informe de afectaciones de la hidoreléctrica en el río Amoyá realizado por ILSA[3], los efectivos militares en esta zona consumirían, en altas cantidades, marihuana. Visité la tumba de Giovanni Díaz, asesinado el día 2 de Febrero del 2013[4], la cual había sido decorada por familiares y amigos. Tanto el florero como una fotografía de Giovanni Díaz en su uniforme guerrillero habían sido dañadas. Sus familiares ya habían comenzado a reparar la tumba, pero la imagen del difunto había sido removida presuntamente por los militares.

Con todo, este no es ni con mucho el peor caso de profanación de tumbas en los que se imputa al ejército. Una carta enviada por la guerrillera fariana Yadira Suárez a la familia del guerrillero Leonardo Tovar, cuenta, cómo después de su muerte en una crecida del río San Miguel, fue enterrado junto a otros guerrilleros en un improvisado cementerio:

Se trataba de un pequeño prado, a la orilla de un camino veredal, en el que el Frente 48 fue enterrando dolorosamente a sus muertos. (…) El lugar estaba situado a unos tres kilómetros de las riberas del San Miguel, en el departamento del Putumayo, muy cerca a lo que llamamos nosotros la pata de la cordillera, cerca al departamento de Nariño y la frontera con Ecuador. Los civiles tenían conocimiento de su existencia e incluso manifestaban respeto por él. Pero un día llegaron los hombres de acero, con el corazón y los sentimientos tan duros como ese metal, y decidieron minar con explosivos el terreno y hacerlo volar. (…) todos los guerrilleros del 48 y la población civil del área lo pueden confirmar.”[5]

El ya célebre cementerio de los Andes, Caquetá, construido por la comunidad y la columna Teófilo Forero de las FARC-EP, también ha sido en más de una ocasión amenazado. En él, se entierra a los guerrilleros cuyos cuerpos recuperan; los que no recuperan, el ejército por lo general les tiran a los ríos o los abandonan en potreros o los dejan en cementerios como NN[6]. El cementerio de los Andes se mantiene limpio, bien cuidado y ordenado. No hay muchas referencias explícitas al movimiento guerrillero –de hecho, la mayoría de las tumbas no tienen ninguna referencia, otras tienen sólo un nombre en metal, apenas un par tiene referencias a la lucha de los caídos, otro par tiene nombres completos, y sólo una tiene una imagen de un muchacho con un fusil. Hace unos años, el ejército intentó llevarse un cadáver y la comunidad se alzó, impidiéndoles llevárselo. Hasta un sacerdote tuvo que mediar en este conflicto. Desde entonces no han parado los rumores de que el ejército va algún día a destruir el cementerio. Según pobladores, eso lo dicen constantemente los soldados en el retén militar a la salida de Guayabal, un poco más arriba en el camino. Según la persona encargada del cuidado del cementerio,

esto es patrimonio de esta comunidad. Acá están enterrados familiares, amigos, nuestros muchachos. El ejército varias veces ha querido destruirlo, pero la resistencia de la comunidad ha sido grande. Muy grande. La iglesia igual se ha portada bien y nos ha apoyado desde que creamos este cementerio. Eso fue en el 2002, cuando se acabó la zona de distensión. Entonces, nos dijeron que tomáramos fotos paso a paso de la construcción y que si el ejército lo quiere acabar, volvemos y lo construimos igualitico”[7].

Ya no sólo se ha negado, en el contexto del conflicto armado, que algunos colombianos lloren a sus muertos, a menos que sea el macabro llanto de alegría por la muerte que Santos confesó cuando el asesinato, en estado de indefensión y mientras negociaba la paz, del comandante fariano Alfonso Cano[8]. También se les niega el derecho a sepultarlos o a hacerlo dignamente. En la mitología griega, la tragedia de Antígona contaba la historia de una mujer que desafiaba la autoridad del rey Creonte –quien había ordenado que su hermano debería quedar insepulto y a merced de los animales carroñeros por un acto de rebelión, prohibiendo incluso llorarle- y da sepultura a su hermano. Este acto de desobediencia, del que no se arrepiente, le cuesta una horrible sentencia de muerte por parte del tirano[9]. La autoridad, así, castiga a la rebelión hasta en el más allá, proyectando su poder cuasi-divino sobre vivos y muertos. No les basta con matar al rebelde, sino que deben matarlo y rematarlo hasta en muerte. Por eso el Estado colombiano se apropia de los cadáveres de los guerrilleros caídos en combate, negándoselos muchas veces a sus propios familiares y tomándose el derecho a sepultarlos ellos mismos[10], si no a desaparecerlos, como ocurre con el cadáver del cura guerrillero Camilo Torres que hasta la fecha no aparece.

La comunidad de los Andes no solamente reclama su derecho a llorar y a enterrar dignamente a sus muertos, sino que además reclama su derecho a la memoria. “Queremos hacer un memorial. Hay una compañera que está coordinando eso, no sé si habló ya con ella. Acá hay mucha memoria y no podemos perderla”, nos dice el cuidador al momento de despedirnos.

Los muertos también se han convertido en un campo de batalla en Colombia. Cuando tengamos, efectivamente, paz en los cementerios, es cuando la paz realmente termine de materializarse en Colombia. Cuando el cuerpo de Trofijo pueda encontrar un lugar definitivo de descanso, sin el temor de que paramilitares o el propio ejército lo exhumen para jugar fútbol con su cráneo, es cuando sabremos que realmente estamos en paz. Cuando los familiares puedan sacar a los guerrilleros que quedaron enterrados en cementerios escondidos en la selva y volverlos a sus veredas para despedirse humanamente de ellos. Dudo mucho que esto ocurra mientras no se derrote a esta oligarquía que ha gobernado desde los mismos orígenes de la vida republicana de Colombia, y que han sido los grandes responsables de todas las violencias. Del mismo modo que los vivos tienen derecho a la vida digna y plena en derechos, los muertos tienen derecho a descansar en paz. Sí, aunque suene raro, también necesitamos la paz en los cementerios.

José Antonio Gutiérrez D.
29 de Marzo, 2017


[1] http://www.rebelion.org/noticia.php?id=219539&titular=c...ngre-
[2] https://es-us.noticias.yahoo.com/ser-defensor-de-los-de....html
[3] https://www.colectivodeabogados.org/IMG/pdf/tolima.pdf
[4] http://www.anarkismo.net/article/25298
[5] http://www.rebelion.org/docs/219543.pdf
[6] Según una campesina, en testimonio recogido en el Bajo Putumayo, en Octubre del 2014, en el marco de mi rol como asistente de investigación al profesor Renán Vega en la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, “todos somos seres humanos pero cuando se muere un soldado en un campo minado o se muere por un ataque de la guerrilla, todos dicen pobrecitos, y lo sacan por los medios de comunicaciones, y pobrecito y toda la vaina, y todo el mundo llora y a uno también le duele. Pero entonces cuando matan un guerrillero, entonces ahí todavía tienen el descaro de decir que le cortaron una mano, que lo llevaron o que quedaron ahí, si son seres humanos por qué hacen esa clase de publicidad si también es horroroso para uno saber porque son seres humanos los que se están matando, no son perros. En el bombardeo del campamento de Raúl [Reyes], nosotros supimos por cazadores que casi dos horas de ahí del campamento, donde fueron los bombardeos hacia adentro, hubo cazadores o personas que iban por ahí dentro a buscar animales que encontraron cuerpos de guerrilleras y de guerrilleros recostados en los palos que se murieron recostados, heridos, en esas partes de ahí, y son seres humanos y se quedaron por allá. Y eso nunca lo van a juzgar”.
[7] El testimonio fue recogido en Junio del 2016.
[8] http://www.elpais.com.co/judicial/las-farc-se-pronuncia....html
[9] La historia de Antígona sirve de inspiración al ensayo del sueco Roland Anrup “Antígona y Creonte. Rebelión y Estado en Colombia” (Bogotá: Ediciones B, 2011).
[10] http://www.elpais.com.co/judicial/familiares-de-jojoy-r....html

image Tumba de Giovanni Díaz después de ser profanada (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) 0.16 Mb image Cementerio de los Andes, Caquetá (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) 0.13 Mb image Cementerio de los Andes, Caquetá (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) 0.15 Mb image Cementerio de los Andes, Caquetá (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) 0.13 Mb image Cementerio de los Andes, Caquetá (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) 0.11 Mb

venezuela / colombia / luchas indígenas / news report Monday March 27, 2017 09:02 byCentro de Comunicación y Educación Popular - EnRaizando

Después de que el pasado miércoles el imperio agroindustrial de INCAUCA asesinara al comunero indígena y Liberador de tierra JAVIER OTECA en la hacienda Miraflores de Corinto, el día de hoy aparece una nueva amenaza paramilitar contra el proceso de Liberación de la Emperatriz, en Caloto. Como otros panfletos que circulan en el Norte del Cauca desde enero del presente año, el grupo paramilitar de las Águilas Negras aparece como el autor de las amenazas de muerte, lo preocupante es que en este caso aparece el nombre y los apellidos de 13 Liberadores de Tierra de la Emperatriz. Además se ofrece dinero por el asesinato de cualquiera de ellos.

Después de que el pasado miércoles el imperio agroindustrial de INCAUCA asesinara al comunero indígena y Liberador de tierra JAVIER OTECA en la hacienda Miraflores de Corinto, el día de hoy aparece una nueva amenaza paramilitar contra el proceso de Liberación de la Emperatriz, en Caloto. Como otros panfletos que circulan en el Norte del Cauca desde enero del presente año, el grupo paramilitar de las Águilas Negras aparece como el autor de las amenazas de muerte, lo preocupante es que en este caso aparece el nombre y los apellidos de 13 Liberadores de Tierra de la Emperatriz. Además se ofrece dinero por el asesinato de cualquiera de ellos.

Las comunidades indígenas y campesinas del Cauca han venido siendo víctimas de una creciente persecución contra sus organizaciones y activistas sociales. Las amenazas, los intentos de asesinato y las muertes de luchadores sociales se han vuelto cotidianas, lo peor es que la violencia contra las organizaciones sociales tiende a aumentar al paso de los días.

Pese a las amenazas las comunidades indígenas no se han dejado intimidar ante la agresión del Estado y el accionar de poderosos intereses agroindustriales que actúan de la mano con los grupos paramilitares. Las organizaciones sociales y comunitarias han venido desplegando una estrategia de seguridad colectiva en sus territorios, construyendo puntos de control, realizando movilizaciones, fortaleciendo las guardias y los lazos comunitarios de solidaridad como único mecanismo de defensa efectivo de las comunidades. Es así que el número de puntos de control veredales va en aumento, mientras que para este 31 de marzo se espera una movilización en contra de la presencia de grupos paramilitares en Caldono.

Pero en los procesos de Liberación de Corinto, la Albania, Vista Hermosa, la Emperatriz y Quitapereza, el movimiento indígena es más vulnerable, se trata de un enfrentamiento por tierras entre una comunidad indígena empobrecida contra uno de los más grandes poderes económicos latinoamericanos, el consocio Ardila Lulle, que maneja sumas que superan los 5.000 millones de dólares de ganancias anuales. Además su poder económico y político le ha permitido a los intereses agroindustriales actuar con impunidad frente a la constante violación de derechos humanos en el Cauca, que para el año pasado registró el mayor número de asesinatos contra líderes sociales y comunitarios del país, con un total de 44 hechos de sangre.

Es evidente que las amenazas surgen como un intento de atemorizar a las comunidades indígenas en su legítimo reclamo por la reconstrucción de sus resguardos y territorios ancestrales, tal y como lo orienta el primer punto de la plataforma de lucha del CRIC de 1971. Pero además no es gratuito que esta amenaza surja a pocos días del asesinato del liberador de tierra JAVIER OTECA en Corinto, ya que la empresa INCAUCA esta buscando por todos los medios acallar los reclamos de justicia que la señalan como responsable material e intelectual del asesinato.

Para callar la exigencia de justicia ante el asesinato, los directivos de la empresa INCAUCA desataron primero una campaña que buscó criminalizar a la comunidad indígena al señalarla públicamente como responsable de secuestro, cuando la comunidad hizo uso de su derecho constitucional al ejercicio de la Jurisdicción Especial Indígena, tal y como lo reconoció el día de ayer en Audiencia Publica un representante de la Fiscalía. Luego ha intentado lavarse las manos al responsabilizar del homicidio de JAVIER OTECA a los trabajadores del ingenio, buscando desatar un conflicto entre las comunidades afro e indígenas de Corinto. Sin embargo los indígenas mantienen su llamado de articulación y solidaridad con las comunidades negras y campesinas, entendiendo que solo la articulación de los sectores populares puede generar la fuerza necesaria para enfrentar la violencia de los grupos estatales y paraestatales del departamento. Ahora se despliega una nueva estrategia, atemorizar a las comunidades a través de amenazas de muerte a sus procesos organizativos. Sin embargo la comunidad indígena no dejara de exigir justicia por el asesinato de JAVIER OTECA, como tampoco cesara en su reclamo por reconstruir sus territorios ancestrales, tal y como lo obliga la ley, el Derecho Mayor indígena y la necesidad de tierra de las comunidades, ya que el despojo histórico de tierras en el Cauca ha llevado a la formación de grandes monopolios económicos, mientras que la población indígena subsiste bajo el peso de una grave crisis alimentaria, así mientras los agroindustriales poseen el 60,22% de la tierra, en donde se encuentra la casi totalidad de tierras planas y fértiles, las comunidades indígenas poseen solo 0,37 hectáreas por persona, muchas de ellas en terrenos empinados y poco fértiles en las montañas.

Mientras no se encuentre una solución efectiva al problema de tierra en el Cauca, mientras se quiera saquear los territorios indígenas con la invasión de empresas multinacionales mineras, mientras se quiera dominar a través de la violencia los territorios, las comunidades indígenas del Cauca continuaran resistiendo y luchando por Liberar la Tierra, ejerciendo un control efectivo del territorio en defensa de la vida.

Extendemos un saludo de resistencia a los compañeros de Caloto y Corinto para que sigan adelante en su lucha por Liberar la Madre Tierra, como hacemos un llamado a todos los sectores sociales y populares para que se movilicen en solidaridad con el movimiento indígena nasa, que en estos momentos esta siendo perseguido por el Estado, como por los poderes agro industriales y paramilitares del Norte del Cauca.

This page has not been translated into 한국어 yet.

This page can be viewed in
English Italiano Català Ελληνικά Deutsch



Venezuela / Colombia

Fri 28 Apr, 04:38

browse text browse image

nota15.jpg imageCajamarca: environmental and territorial dispute in “post-conflict” Colombia Apr 23 04:48 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

vl.jpg image[Colombia] Comunicado público ante situación de violencia machista al interior de nuestra ... Apr 12 02:17 by Grupo Libertario Vía Libre 0 comments

nota15.jpg imageCajamarca, Tolima: consulta popular y disputa por el territorio Mar 30 14:54 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

Tumba de Giovanni Díaz antes de ser profanada (Fotografía de José Antonio Gutiérrez D.) imageColombia: ni siquiera ha llegado la paz de los cementerios Mar 30 00:12 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

17523503_2240490616176370_2385045589157817666_n.jpg imageNuevas Amenazas Paramilitares Contra La Liberación De La Tierra En El Cauca Mar 27 09:02 by Centro de Comunicación y Educación Popular - EnRaizando 0 comments

17425080_2238934159665349_5177126937307903569_n_4.jpg imageIncauca Asesina Y Persigue Judicialmente A La Comunidad Indígena Nasa Mar 27 08:51 by Centro de Comunicación y Educación Popular - EnRaizando 0 comments

17425080_2238934159665349_5177126937307903569_n.jpg imageJavier Oteca muere para vivir Mar 24 11:26 by CEP Enraizando 0 comments

ctl.jpg image[Colombia] Ciclo de Talleres Libertarios Mar 13 06:12 by Acción Libertaria Estudiantil (ALE) 0 comments

de15bd21b3e001320fade618529959e8.jpg image[Colombia] Por un 8 de Marzo Feminista y Popular Mar 13 06:06 by CPEP En Lucha, ALE 0 comments

17141384_1827530404174295_2062682958_n.jpg imageSolidaridad internacional con Mateo Gutiérrez: ¡el pensamiento crítico no es terrorismo! Mar 10 17:44 by Ruptura Coleciva (RC) 0 comments

11428569_1096983846998333_1845338116667769481_n.jpg image“No es solo sembrar semilla, es sembrar pensamiento”, en memoria de Augusto Tyhuasuza Feb 27 03:33 by Steven Crux 0 comments

16938587_405244779828163_6867164121804656776_n.jpg imageLa Fundación Del Cric Y La Lucha Indígena Del Cauca En Los Años 70 Feb 26 03:13 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

chiapasoventicmaizewoman.jpg imagevideoLa Resistencia del Maíz Feb 24 00:35 by CEP-Enraizando 0 comments

liberacion_madre_tierra_corinto.jpg image[Audio] Violento desalojo del ESMAD a proceso de liberación de la Madre Tierra Feb 14 20:44 by Centro de Educación y Comunicación Popular - Enraizando 0 comments

Propaganda guerrillera en Argelia, Cauca (imagen de José Antonio Gutiérrez D.) imageAdiós a los muchachos: Argelia (Cauca), entre la nostalgia y la incertidumbre Feb 14 06:52 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

16473095_2205171906374908_5881832011825268645_n.jpg imageSolidaridad y Defensa de las Comunidades Frente al Avance del Paramilitarismo en el Cauca Feb 13 15:15 by Centro de Educación y Comunicación Popular - Enraizando 0 comments

mural.jpg image[Colombia] Acción directa contra sus leyes y terror Jan 30 20:42 by El (A)guijón 0 comments

efren.jpg imageJoven herido en el rostro por disparo de arma química del ESMAD en Bello, Antioquia Jan 21 00:09 by El (A)guijón 0 comments

César Augusto Roa Carvajal (1982-2016) imageRecordando a César Roa, luchador de la caña Jan 11 15:11 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

15073542_353619641657344_4329290357288863864_n.jpg imageLiberación de la Uma Kiwe, autonomía y territorio: una mirada libertaria para la comprensi... Dec 15 07:19 by Steven Crux 0 comments

14721483_337668683252440_3378481963766854878_n.jpg imageEl rol de mujer dentro de la configuración del proceso de democracia directa y autonomía d... Dec 06 22:30 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

15241292_362162674136374_8014599528954031485_n.jpg imageComunidades Indígenas Y Campesinas Se Movilizan Para Encontrar Y Expulsar A Grupos Paramil... Dec 05 10:10 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

14724352_344345105918131_3514887610734952272_n.jpg imageLos video-foros como herramientas de construcción colectiva Dec 02 01:01 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

15037142_355399941479314_7494995057027465752_n.jpg imageDel tiempo en espiral como mecanismo contra el terror en la lucha por la tierra Nov 27 23:12 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

15027836_353866834965958_2947771895459148195_n.jpg image“Hermano, sabed que vuestra lucha continúa en la tierra”, en memoria de Javier Ascue Caliz Nov 16 09:03 by Rebeldía Cotrainformativa 0 comments

parocivicocolombia.jpg imageBiófilo Panclasta, la CUAR y la Paz. Oct 28 05:59 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

14590298_340037909682184_3699084747642125873_n.jpg image[Colombia] Corinto: Atentado contra activista campesino. Un nuevo ciclo de violencia contr... Oct 24 07:39 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

14034833_954430388036531_5036652134993266582_n.jpg imagevideo[Colombia] [Audio/Entrevista] Violenta arremetida del ESMAD contra indígenas de la Emperat... Oct 16 22:23 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

eln_0.jpg imageNegociación con el ELN y movilización social: apertura de un nuevo escenario para la paz c... Oct 15 06:35 by José Antonio Gutiérrez D. 0 comments

14680554_335231406829501_2872418514104908888_n.jpg imageNuevas Tomas Y Liberaciones De Tierra En El Cauca Como Resistencia Indígena A Los Neo-colo... Oct 15 02:47 by Rebeldía Contrainformativa 0 comments

more >>
© 2005-2017 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]