user preferences

La minga y los disparos

category venezuela / colombia | antifascismo | non-anarchist press author Wednesday October 22, 2008 05:54author by Reinaldo Spitaletta - El Espectador Report this post to the editors

QUÉ COINCIDENCIA. SUCEDE DESDE hace seis años que si uno no está de acuerdo con el “señor de los caballos” —o con sus políticas antipopulares— entonces pasa a la fila de los “terroristas”, de los “guerrilleros en traje de civil”, o, ahora, acercándose el Halloween, a la de los “comunistas disfrazados”. ¡Ah!, y si de pronto vos sos de los que apoyás a los trabajadores, tan golpeados —qué coincidencia— en los últimos seis años, ahí sí te convierten en enemigo de la democracia y su seguridad.

Lo mismo te puede pasar si estás del lado de la minga de resistencia indígena, que, como todo lo que tenga que ver con la protesta popular, según el Gobierno, está infiltrado por las Farc. Desde hace rato se sataniza la repulsa de los obreros e, incluso, las manifestaciones estudiantiles. De los corteros de caña del Valle del Cauca, que mantienen una huelga en procura de la dignidad y mejores condiciones de trabajo, se dice que están aupados por guerrilleros o por extranjeros. No son huelgas reivindicativas —advierte la oficialidad— sino movimientos para desestabilizar el Gobierno.

Es muy fácil para el régimen, y, además es de su esencia, criminalizar las protestas, macartizar a los sindicalistas, reprimir las luchas sociales y vedar el legítimo derecho a la huelga. Y más aún, si cuenta con la “desinformación” o, de otro modo, la parcialización de algunos medios de comunicación (?) que más que periodismo, hacen propaganda.

Así a una muy “civilizada” columnista le parezca insoportable el tema indígena, me parece que es conveniente, a efectos de contextualizar, referirse a la minga y a las causas que provocaron la resistencia y la movilización, asunto que no han hecho ciertos noticiarios de canales privados. Y uno de ellos ni siquiera ha enterado a sus televidentes de que hay una huelga de corteros de caña. ¿Por qué será?

La movilización de los indígenas obedece a los asesinatos que contra sus comunidades ha cometido el paramilitarismo y ante los incumplimientos de asistencia social prometida por el Gobierno. Según la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), se trata de una campaña de exterminio, que registra 1.240 muertes desde 2002. En los territorios indígenas tanto las transnacionales, como los narcotraficantes y grupos ilegales armados, aspiran a ejercer su control, o para el contrabando, o para siembra de palma o para otros proyectos.

Ante las reclamaciones de los indígenas, de respeto a sus tierras y a sus vidas, la respuesta ha sido a punta de tanquetas, gases, disparos y acusaciones de infiltración armada. Una columnista oficiosa los acusa de no cumplir la Constitución y las leyes, cuando, en rigor, lo que exigen es que éstas se cumplan. Porque, de acuerdo con la ONIC, durante la presidencia de Uribe se ha aumentado el riesgo de extinción de los indígenas.

Lo que denominan como “terrorista” de parte de los indígenas es más bien un asunto de sentido de pertenencia y dignidad. Porque, además, sus protestas se extienden contra el TLC y por la derogación del Estatuto de Desarrollo Rural, que permite legalizar la usurpación de tierras. Pero ante las reclamaciones, qué coincidencia, se les sabotearon sus páginas de internet y se cortó la electricidad a sus emisoras. Pese a las intentonas de bloqueo, ellos insisten en decir: “Que el estado de conmoción interior no apague la voz de los pueblos y el grito de la Madre Tierra”.

La minga de resistencia también se da, entre otras cosas, porque hay 450.000 indígenas sin tierra, por los 4 millones de desplazados internos y porque seis millones de hectáreas de las mejores tierras del país son de “narco-político-paramilitares”. Qué coincidencia. ¿Por qué estarán eliminando a los indígenas?

Related Link: http://www.elespectador.com/columna85088-minga-y-los-disparos

This page has not been translated into Ελληνικά yet.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch

Front page

Reflexiones sobre la situación de Afganistán

Αυτοοργάνωση ή Χάος

South Africa: Historic rupture or warring brothers again?

Declaración Anarquista Internacional: A 85 Años De La Revolución Española. Sus Enseñanzas Y Su Legado.

Death or Renewal: Is the Climate Crisis the Final Crisis?

Gleichheit und Freiheit stehen nicht zur Debatte!

Contre la guerre au Kurdistan irakien, contre la traîtrise du PDK

Meurtre de Clément Méric : l’enjeu politique du procès en appel

Comunicado sobre el Paro Nacional y las Jornadas de Protesta en Colombia

The Broken Promises of Vietnam

Premier Mai : Un coup porté contre l’un·e d’entre nous est un coup porté contre nous tou·tes

Federasyon’a Çağırıyoruz!

Piştgirîye Daxuyanîya Çapemenî ji bo Êrîşek Hatîye li ser Xanîyê Mezopotamya

Les attaques fascistes ne nous arrêteront pas !

Les victoires de l'avenir naîtront des luttes du passé. Vive la Commune de Paris !

Contra la opresión patriarcal y la explotación capitalista: ¡Ninguna está sola!

100 Years Since the Kronstadt Uprising: To Remember Means to Fight!

El Rei està nu. La deriva autoritària de l’estat espanyol

Agroecology and Organized Anarchism: An Interview With the Anarchist Federation of Rio de Janeiro (FARJ)

Es Ley por la Lucha de Las de Abajo

Covid19 Değil Akp19 Yasakları: 14 Maddede Akp19 Krizi

Declaración conjunta internacionalista por la libertad de las y los presos politicos de la revuelta social de la región chilena

[Perú] Crónica de una vacancia anunciada o disputa interburguesa en Perú

Nigeria and the Hope of the #EndSARS Protests

© 2005-2021 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]