user preferences

¿Quién sigue ahora?

category venezuela / colombia | antifascismo | non-anarchist press author Tuesday February 09, 2010 23:32author by Óscar Collazos - El Tiempo Report this post to the editors

¿Quién sigue ahora? Primero los estudiantes universitarios de Medellín; ahora, los taxistas de Cali. Como si no bastaran los más de 400.000 efectivos de las Fuerzas Militares ni el fabuloso incremento del gasto en ese rubro, ahora el Sr. Uribe quiere que todos hagamos de informantes. No de ciudadanos responsables. Quiere que hagamos de informantes.
Pero, ¿qué pasaría si alguien denuncia un 'falso positivo'? ¿Qué pasaría si el estudiante o el taxista denuncian un "arreglo" entre miembros de la Fuerza Pública y los "bandidos"? ¿Quién los escucharía si denuncian lo que ha venido ocurriendo durante años y ha vuelto difíciles y recelosas las relaciones de los ciudadanos con quienes velan por su seguridad?

En la lógica simplista del Presidente, aquel que no informa, oculta; se denuncia a los bandidos o se está con los bandidos. Puro reduccionismo. Para el Presidente, la complejidad no existe. Todo es simple y expeditivo: como hierro candente chamuscando la piel del ganado.

Los colombianos que pagan impuestos para que el Estado y sus Fuerzas Militares y de seguridad les garanticen la tranquilidad deben darles una ayudita a las fuerzas del Estado, volviéndose soplones. Es decir, objetivo de los criminales. Es decir, sospechosos en un clima de sospechas e incertidumbre. Si son estudiantes, ahí tienen los 100.000 pesitos; si son taxistas, ahí tienen los avanteles y las frecuencias de radio. Pero como entre los taxistas ya hay infiltrados del crimen, mejor no imaginar lo que va a pasar en adelante.

¿Quiénes vienen ahora? ¿Los vigilantes de edificios? ¿Los vendedores callejeros? ¿Las prostitutas estacionarias? Los argumentos que han servido para justificar la conversión de los estudiantes en sapos son los mismos que sirven para convertir en informantes a los taxistas. De estos últimos se habían servido los narcos en el macabro esplendor del narcoterrorismo. No había capo que no tuviera su flota, toda orejas y oídos.

Un lector de esta columna quiso convencerme la semana pasada de que estaba completamente en desacuerdo conmigo. Me dijo con severidad inoportuna que la columna escrita el jueves pasado para denunciar la propuesta presidencial de crear brigadas remuneradas de estudiantes favorecía a "los bandidos".

Aunque creí en la buena fe de mi interlocutor, lamenté no haber podido convencerlo de lo contrario: que yo y millones de colombianos no hemos hecho nada distinto a protegernos de "los bandidos". ¿Y cómo nos hemos protegido? Impidiendo que sus sistemas de valores, de fanatismo y muerte, con sus métodos criminales, hagan parte de nuestras vidas y de las vidas de nuestros hijos. Hemos combatido a los bandidos tratando de construir un país distinto, sin dejarnos corromper, pero nada les ha impedido a los bandidos copar grandes parcelas del Estado.

Cuando al Presidente se le ocurre meter en el conflicto y de manera activa a miembros de una comunidad que durante décadas lo ha vivido en su interior, a los amigos del susodicho sólo se les ocurre decir que preservar la integridad de la vida y la moralidad civil de nuestra conducta equivale a defender a "los bandidos".

La "ética mercenaria" va y viene en el discurso presidencial. Los esfuerzos hechos en el sector educativo para darles sentido a unas reformas de estirpe liberal, acordes con el pluralismo y la tolerancia, no sirven de nada cuando desde la cúpula del Gobierno todo se vuelve recompensa monetaria. Los educadores hablan de valores, el Presidente habla de precios.

This page can be viewed in
English Italiano Deutsch

Front page

Declaración Anarquista Internacional: A 85 Años De La Revolución Española. Sus Enseñanzas Y Su Legado.

Death or Renewal: Is the Climate Crisis the Final Crisis?

Gleichheit und Freiheit stehen nicht zur Debatte!

Contre la guerre au Kurdistan irakien, contre la traîtrise du PDK

Meurtre de Clément Méric : l’enjeu politique du procès en appel

Comunicado sobre el Paro Nacional y las Jornadas de Protesta en Colombia

The Broken Promises of Vietnam

Premier Mai : Un coup porté contre l’un·e d’entre nous est un coup porté contre nous tou·tes

Federasyon’a Çağırıyoruz!

Piştgirîye Daxuyanîya Çapemenî ji bo Êrîşek Hatîye li ser Xanîyê Mezopotamya

Les attaques fascistes ne nous arrêteront pas !

Les victoires de l'avenir naîtront des luttes du passé. Vive la Commune de Paris !

Contra la opresión patriarcal y la explotación capitalista: ¡Ninguna está sola!

100 Years Since the Kronstadt Uprising: To Remember Means to Fight!

El Rei està nu. La deriva autoritària de l’estat espanyol

Agroecology and Organized Anarchism: An Interview With the Anarchist Federation of Rio de Janeiro (FARJ)

Es Ley por la Lucha de Las de Abajo

Covid19 Değil Akp19 Yasakları: 14 Maddede Akp19 Krizi

Declaración conjunta internacionalista por la libertad de las y los presos politicos de la revuelta social de la región chilena

[Perú] Crónica de una vacancia anunciada o disputa interburguesa en Perú

Nigeria and the Hope of the #EndSARS Protests

How Do We Stop a Coup?

Aλληλεγγύη στους 51 αντιφασίστες της Θεσσαλονίκης

No war on China

© 2005-2021 Anarkismo.net. Unless otherwise stated by the author, all content is free for non-commercial reuse, reprint, and rebroadcast, on the net and elsewhere. Opinions are those of the contributors and are not necessarily endorsed by Anarkismo.net. [ Disclaimer | Privacy ]